Chivite: "La deducción retroactiva del IRPF da una solución legal y con garantías a las madres"

La presidenta de Navarra insiste en que el Ejecutivo foral "cumple" con las madres que reclaman la devolución de las retenciones

10.02.2020 | 11:23
María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra

Chivite insiste en que el Ejecutivo foral "cumple" con las madres que reclaman la devolución de las retenciones.

PAMPLONA. La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha destacado en comisión parlamentaria que, con la deducción por el IRPF de las prestaciones de maternidad y paternidad, sólo salen perjudicadas las rentas más altas, en comparación con la exención que estaba vigente hasta 2012.

Se trata de una deducción progresiva para compensar la falta de exención de 2015 a 2018, que se aplicará a la declaración de la renta de 2021 (correspondiente al ejercicio de 2020) y se calculará teniendo en cuenta las rentas del próximo año.

Según los datos expuestos en esta comisión por la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, la deducción, de carácter progresivo, llegará al 24,96 % para las rentas de hasta 30.000 euros e irá reduciéndose conforme aumenta la renta. Así, para las demás de 90.000 euros será del 1,06 % y, por encima de 105.000 euros, será de cero.

La deducción será de una media de 873 euros para las rentas de hasta 20.000 euros e irá disminuyendo progresivamente, hasta los 217 euros para rentas de 80.000 a 90.000 euros, un tramo este último que, con la exención, se beneficiaría en una cuantía de más de mil euros.

Con la deducción, ha indicado Saiz, el 73 % de padres y madres afectados estarán en mejor o igual situación que con la exención o con una diferencia desfavorable de menos de 100 euros y el 17 % restante corresponde a las rentas más altas.

Hay 1.378 familias y perceptores que se verán beneficiados con la deducción y que no lo estarían con la exención y 4.981 que tendrán una devolución igual o de menos de cien euros.

Chivite, quien ha comparecido en comisión a petición de EH Bildu, ha subrayado que, tras la sentencia judicial, "la solución que es factible tiene que pasar por la deducción, porque los tribunales han cerrado la vía a la exención".

Por tanto, ha agregado, el Gobierno de Navarra da "una solución legal, con garantía jurídica" y que técnicamente "es mucho más sencilla de hacer, porque no hay que modificar declaraciones de la renta ya presentadas".

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, quien ha afirmado que en este tema ha habido un "juego político" entre Na+ y PSN, ha considerado que el Gobierno foral y los socialistas "han acabado dando la razón" a los que han defendido la deducción desde el principio.

Ruiz, quien ha asegurado tener "alguna duda" sobre la seguridad jurídica de la medida y de que la misma no suponga retroactividad, ha entendido en todo caso que esta solución es "bastante más justa y bastante más progresiva" que la exención.

Javier Esparza
, de Navarra Suma, ha aseverado que el PSN "ha cambiado su posición" al apostar por la deducción y no por la exención, "una posición que aplauden Geroa Bai y EH Bildu" porque a su juicio ha habido un acuerdo con estos partidos.

Tras declarar que "es falso que los tribunales hayan cerrado la vía de la exención", el regionalista ha señalado a Chivite que "usted ha vuelto a mentir" porque "no han querido" buscar una solución para que las familias navarras "sean tratadas igual que el resto de familias de este país".

Por el PSN, Ramón Alzórriz ha reprochado a Na+ que, para ellos, "todo es mentira, todo es pacto con Bildu, hacemos siempre lo que hace la expresidenta Barkos, no tenemos legitimidad para gobernar esta comunidad".

Alzórriz ha resaltado que, por parte del Gobierno de Navarra, ha habido "un cumplimiento de la palabra dada" y "de ninguna manera se está engañando", ya que quien no haya tenido exención de 2015 a 2018 "en 2020 va a tener la devolución automática del dinero" vía deducción.

La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha recordado que UPN y PSN "quitaron las prestaciones por maternidad y paternidad de manera consciente e inequívoca en el año 2012".

Después, ha añadido, ha venido "la crónica de un despropósito anunciado", porque "quienes en 2012 quisieron quitar la exención, en 2018 se afanaron en que la ley se incumpliera y en 2019 es un asunto que sirve para dirimir diferencias de índole partidaria entre quienes en este trayecto han sido socios".

Mikel Buil, de Podemos, ha apuntado que "la sentencia ha sido firme y dice que el recorte estuvo bien hecho", aunque "lo que sí es cierto es que ha habido un agravio comparativo", mientras que Marisa de Simón, de I-E, ha criticado que se haya hecho "un uso muy interesado de este asunto por algunos partidos políticos".