María Chivite: "Parece que la derecha vivía muy bien con ETA"

"A la izquierda abertzale le pedimos dejar las armas y hacer política, y es lo que han hecho"

14.01.2020 | 10:28
María Chivite, presidenta del Gobierno de Navarra, junto a Javier Remírez en un pleno en el Parlamento.

PAMPLONA. "Parece que la derecha vivía muy bien con ETA. A la izquierda abertzale le pedimos dejar las armas y hacer política, y es lo que han hecho. Es un partido legítimo, aunque a EH Bildu le queda reconocer que asesinar estuvo mal", ha declarado la presidenta de Navarra, María Chivite, en una entrevista para el programa Boulevard de Radio Euskadi, emitido este martes por la mañana.

"La derecha manosea a la Guardia Civil, a las víctimas de ETA, al rey... todo es válido para atacar al PSOE", ha apuntado la jefa del Ejecutivo, quien además ha declarado que no le gusta ver a Navarra en el mapa del tiempo de ETB.

La presidenta ha calificado de "absolutamente falsa" la polémica con el traspaso de competencias de tráfico a la Policía Foral.

Chivite ha insistido en que el traspaso de las competencias de tráfico en exclusiva a la Policía Foral ha sido una reivindicación de "todos" los gobiernos de Navarra, por lo que, ha asegurado, no entender la polémica.

Tras recordar que ya había acuerdos en ese sentido y señalar que era conocedora de lo recogido en el acuerdo entre el PSOE y el PNV, ha comentado que la Ley de Policías habilita una "pasarela" para que agentes de la Guardia Civil puedan integrarse en Policía Foral por lo que ya se preveía esa transferencia en exclusiva.

Ha precisado, no obstante, que no va a ser algo inmediato principalmente porque no tienen "efectivos suficientes" para poder hacerlo, necesitarían entre unos 150 o 200 efectivos más de Policía Foral y deben afrontar el relevo general, por lo que será algo que se realizará en "un medio plazo".

"No sé en que momento UPN habrá cambiado de opinión", ha señalado Chivite, quien ha añadido que no sabe "si ha dejado la política regionalista y ha pasado a practicar las políticas más centralistas del PP".

La presidenta ha opinado que la derecha tanto navarra como española "manosea e instrumentaliza absolutamente todo", lo que ha achacado a que "no asumen el papel que tienen, de que están en la oposición, cualquier cosa es válida para atacar al PSOE o a los gobiernos que son legítimos".

En ese contexto de "falsas polémicas" ha enmarcado la que se ha generado en torno a la decisión de poner a Dolores Delgado al frente de la Fiscalía, algo que ya "sucedió con Moscoso", por lo que "no ve mayores problemas".

En relación con la izquierda abertzale, ha sostenido que se le pedía que abandonaran las armas y defendieran sus posiciones desde un punto de vista democrático y "es lo que están haciendo" por lo que EH Bildu es "un partido legítimo", si bien, "le queda un paso por dar que es la condena, reconocer que los asesinatos estuvieron mal".

Respecto a los presos de ETA, ha recordado que su postura, ya expresada en la legislatura pasada, es que "hay que dar pasos". La política de dispersión "tenía razón de ser cuando ETA existía", pero se han dado cambios y por eso es favorable al acercamiento cuando hay un arrepentimiento o sufren una enfermedad grave.

En cuanto al decreto del euskera, ha indicado que están trabajando internamente para modificar el que fue recurrido y ha reiterado que quieren que el euskera, como lengua propia, sea valorada y cuente como mérito. Es, a su juicio, una cuestión "lógica".

En estos momentos, ha reconocido, entre las fuerzas que sustentan al Ejecutivo no hay acuerdo para la modificación de la ley del euskera.

Sobre la ikurriña, ha indicado que algunos navarros la sienten como propia, pero "no se pueden legislar sentimientos individuales" y tienen claro cuáles son los símbolos propios de Navarra: "la bandera que nos es propia y común a todos los navarros".

Al ser pregunta sobre si le incomoda la presencia de Navarra en el mapa del tiempo de ETB, ha declarado que le "incomoda que no se respete a Navarra como comunidad diferente de la Comunidad Autónoma Vasca".

Chivite, quien está a la espera de que Pedro Sánchez responda a la carta que le envió para mantener una reunión para tratar cuestiones de transferencias y el convenio económico, ha hablado también de la N-121-A, una "prioridad" para su Gobierno que apuesta por una vía "2+1", no por un autovía.