Pleno del Parlamento

Los grupos de izquierdas afean a Navarra Suma que trate de equiparar fascismo y comunismo

El PSN critica la iniciativa de la derecha porque otras veces ha sido reacia a condenar el franquismo

13.03.2020 | 01:15
Marisa de Simón, parlamentaria de Izquierda-Ezkerra, durante la defensa.

pamplona – El Parlamento de Navarra aprobó ayer una moción, propuesta por Navarra Suma, en la que se pedía al Gobierno trabajar por una "cultura europea común de memoria histórica basada en el rigor, la tolerancia, el rechazo de los totalitarismos y radicalismos religiosos y políticos de todo signo". De los cuatro puntos se aprobaron los tres más importantes. El primero, que ya se ha mencionado, salió adelante con la abstención del PSN y el voto contrario del resto. El segundo fija el 23 de agosto como el día de las víctimas del nazismo y el estalinismo. Y el último se adhiere a la declaración del Parlamento Europeo de la que, en realidad, emanaba esta moción. Podría parecer que no hubo debate. Pero lo cierto es que la moción suscitó un curioso intercambio que derivó prácticamente en una discusión histórica en torno al fascismo, el nazismo, el comunismo o el marxismo leninismo. Por resumir las posturas: Navarra Suma, mediante el parlamentario Iñaki Iriarte, defendió que, de alguna manera, hay que rechazar los totalitarismos "de todo signo" bien estuvieran enclavados en la derecha –como dijo, por ejemplo, ocurría con el nazismo– bien en la izquierda, como el estalinismo u otras dictaduras. Los grupos de izquierdas entendieron que eso significa equiparar el nazismo, fenónemo sin parangón, con el comunismo, una ideología que contribuyó a liberar Europa y ha inspirado avances sociales, algo que nunca hizo el nazismo. Eso fue, a grandes rasgos, lo que se reprocharon.

críticas a la equiparación Iriarte, durante su turno, defendió que la memoria histórica común "servirá para dignificar a las víctimas, fomentar la tolerancia y definir un marco de encuentro entre todos". Hubo, dijo, regímenes autoritarios de derechas e izquierdas que "privaron de derechos democráticos a los ciudadanos" y "todos estos regímenes asesinaron a miles de personas", que mal está hacerlo en nombre de España, Euskal Herria, el cristianismo o el Islam", aunque dijo que lo que más ha habido aquí ha sido la "dictadura nacionalista española y ultraconservadora".

Inma Jurío, del PSN, consideró que con esta moción "UPN lo único que pretende es lavarse la cara en cuestiones de memoria histórica", más si cabe después de dar plantón al Gobierno y al Parlamento en el Día Europeo de las Víctimas. Además, recordó que la postura de la derecha "siempre ha sido ambigua" puesto que "nunca han hecho una clara condena del franquismo".

Por parte de Geroa Bai, Jabi Arakama dejó claro que no comparten "la criminalización que se pretende hacer de la ideología comunista", ya que "una cosa en ponerse en contra de prácticas totalitarias y otra generalizarlas en una ideología". En ese sentido, alertó del "uso perverso" que han hecho la derecha española –"que siempre considera que los que le echan del poder están menos legitimados"– de la resolución europea e indicó que les parece "inaceptable que se mezcle, equipare y diluya" a las víctimas. Para Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, esta resolución "es un despropósito" que pone "patas arriba" la historiografía más solvente. "Es que nada se puede comparar con el nazismo, que quiso construir un estado racista". En el fondo, Ruiz consideró que la iniciativa "quiere borrar la contribución decisiva de los comunistas a la liberación de los pueblos y la victoria sobre los nazis".

Mikel Buil, de Podemos, señaló algo curioso. Precisamente, como se niega la construcción de la memoria europea es denostando el papel del comunismo, que "no se puede comparar en ningún caso con el nazismo". De hecho, Buil criticó que en la declaración no se habla de la dictadura de Franco ni de su apoyo por parte de nazis y fascistas.

Por último, Marisa de Simón, de I-E, insistió en el hecho de que "el régimen nazi no puede equipararse a ningún régimen político", y que mientras "el comunismo combatía a los nazis, la derecha española estaba con Franco y con Hitler". "Así que lecciones democráticas, ninguna", reivindicó De Simón, cuya postura apuntaló por la tarde el Partido Comunista de Navarra en una nota en la que criticaba la moción, pero sobre todo "la abstención cómplice del PSN".

"Servirá para dignificar a las víctimas, fomentar la tolerancia y definir un marco de encuentro"

iñaki iriarte

Parlamentario de Navarra Suma

"Mientras los comunistas luchaban contra los nazis, la derecha española estaba con Franco"

MARISA DE SIMÓN

Portavoz de Izquierda-Ezkerra