Navarra suscribe 225 millones de deuda a bajo interés gracias a su buena situación financiera

Standard & Poor's sitúa a Navarra en la "zona alta de la tabla" de solvencia, lo que permite renegociar y ahorrar millones Hace una semana se pidieron préstamos por 150 millones, y ayer se concertó deuda a 20 años por valor de 75

28.04.2020 | 00:55
Fachada del departamento de Economía y Hacienda, en una foto de archivo cuando se remodeló el edificio.

pamplona Navarra está aprovechando su buena situación financiera para suscribir paquetes de deuda a tipos de interés bajo. Concretamente, el Gobierno de Navarra se ha valido de su buena calidad crediticia, acreditada por la agencia Standard & Poor's y que es incluso superior que la del Estado, para concertar 225 millones en préstamos y bonos de deuda sostenible con cuatro entidades bancarias.

La idea es aprovechar que "Navarra se sitúa en la zona alta de la tabla de regiones solventes" –en la actualidad la calificación es de AA–, dos peldaños por encima de la del Estado y la máxima autorizada para las comunidades autónomas– para obtener dinero más barato y ahorrar a base de refinanciar créditos antiguos que se suscribieron a tipos de interés más alto, cuando el mercado era otro o cuando Navarra tenía una peor situación financiera. De hecho, el Gobierno foral asume que para 2020 quiere "cubrir necesidades de financiación por valor de 318 millones de euros", por lo que estas operaciones irán a más.

El Gobierno detalla cuatro operaciones en los últimos días. El pasado día 22 de abril, el Ejecutivo suscribió un préstamo de 50 millones con el banco Sabadell, a un tipo de interés fijo del 1,01% y con una vida media de 10 años. Dos días más tarde se repitió la operación. Esta vez con Abanca, y por valor de 100 millones, con un tipo ligeramente superior –1,1%–. Las dos últimas operaciones están fechadas ayer mismo. Son dos operaciones de deuda sostenible diferentes: una de 65 millones de euros con el gigante HSBC y otra de 10 millones con el Santander. Para estos bonos de deuda sostenible, se ha previsto una duración de 20 años al 1,45% de interés.

La idea, expresada por el propio Gobierno, es "minimizar el coste del endeudamiento con preferencia por las operaciones a tipo fijo para no asumir riesgos de tipos de interés". Es decir, aprovechar la buena situación crediticia para renegociar deuda a mejores condiciones y propiciar un ahorro en las cuentas públicas. Además, el Gobierno quiere "continuar alargando la vida media de las operaciones aprovechando el entorno favorable de tipos de interés", "aumentar la base inversora" y "apostar por la financiación sostenible".

¿deuda o recortes? Precisamente, ayer también el Parlamento abordó uno de los planteamientos que últimamente se ha instalado en el debate político: la posibilidad de afrontar la crisis económica –o al menos una de las derivadas, la del Presupuesto público– a base de "deuda o recortes". Javier Esparza, de Navarra Suma, dijo que fijarán su postura más adelante, pero los demás portavoces sí tomaron parte. Ramón Alzórriz, del PSN, dijo que su partido aboga por que s elimine la regla de gasto y por emitir "toda la deuda que se pueda", porque "en ningún caso" contemplan "recortes". El mismo escenario contempla María Solana, de Geroa Bai, que animó al Gobierno a concertar operaciones de crédito mientras la calificación de la deuda siga siendo buena y a repensar los ingresos previstos, hoy a todas luces inverosímiles. "Hace un mes que Geroa Bai lleva diciendo que el Gobierno tiene que aprovechar su buena calificación crediticia, porque conforme el tiempo avance y suba la prima de riesgo concertar deuda será más caro", insistió. "La posibilidad de la deuda siempre va a estar ahí", razonó Bakartxo Ruiz, portavoz de EH Bildu, que además dijo que habrá que tener en cuenta "el superávit, los fondos europeos y el próximo Convenio Económico".

Mikel Buil, por su parte, también compartió la idea de PSN y Geroa Bai de que "a la hora de disponer de fondos, la deuda siempre será la opción antes que un recorte", al margen de que los Presupuestos tendrán que reorganizarse. Por último, Marisa de Simón, de I-E, adelantó que su coalición dirá "no a los recortes y a la salida neoliberal".

cifras

50

Millones de préstamo con Sabadell se concertaron el pasado 22 de abril, a un tipo del 1,01% y durante 10 años. El diferencial con el Tesoro es de menos 17 puntos básicos.

 

100

Millones de préstamos con Abanca, durante el mismo periodo pero y con más de interés: 1,1%.

 

65

Millones en deuda sostenible con el HSBC, a veinte años y con el 1,45% de interés fijo. La operación se fechó ayer.

 

10

Millones más con el Santander, en la misma operación. En ambas el diferencial sobre el Tesoro es de 13,5 puntos básicos.

fin de las clases

la seguridad en las aulas, clave

La posibilidad de volver al cole. Los grupos creen que en el debate sobre la vuelta al cole debe primar la seguridad. "Si es con seguridad, todos queremos que se vuelva. Si tenemos garantía de que no supondrá un rebrote, todos queremos, no solo para los niños sino para todos", dijo Esparza. Alzórriz se acogió a lo que dicen los expertos: "Siempre que los parámetros sanitarios y de salud lo aconsejen, puede ser positivo para la atención socioemocional del alumnado y para la coordinación pedagógica". Solana, que fue consejera de Educación, dijo que la vuelta "debe ser compartida" ya que, igual que para el conjunto del plan de desescalada, "si hay corresponsabilidad, hay codecisión". Más crítica se mostró Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, quien consideró que quizá puede resultar "precipitado". En la misma línea, Marisa de Simón, de I-E, pidió "rigor", "prudencia" y calibrar si "merece la pena", y ha apuntado que con estos principios "parece que no va ser posible", aunque a su grupo lo que le preocupa más ahora es "el próximo curso, para que ningún alumno se quede atrás". La cuestión será posiblemente abordada este mismo jueves en el Parlamento.