Iglesias advierte: Abascal y Ayuso también pueden recibir escraches

Alerta de que la derecha no está libre de las protestas sufridas frente a su casa o la de Ábalos

20.05.2020 | 00:49
Un agente trata de controlar una protesta de simpatizantes de extrema derecha contra el Gobierno de coalición. Foto: Efe

MADRID – Pablo Iglesias expresó ayer su preocupación por que se generalice la crispación que ha llevado a algunos a manifestarse frente a su casa o la del ministro José Luis Ábalos y, sugiriendo que los próximos es sufrir escraches pueden ser Santiago Abascal o Isabel Díaz Ayuso, alertó: "Esto se sabe dónde empieza pero no dónde acaba". El vicepresidente segundo del Gobierno español y secretario general de Podemos, se refirió en estos términos preguntado sobre la protesta ayer frente a la casa del titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, y la del fin de semana en el domicilio que el líder morado comparte con la ministra de Igualdad Irene Montero. Aunque no ve "muy grave" las protestas que él y Ábalos han sufrido, sí considera que "es malo" y pidió que el derecho a la manifestación se proteja "pero evitando situaciones de crispación que nadie deseamos".

A su juicio, sería un error que la gente entendiese que la forma de protestar es ir a su casa o a la de "Ayuso, Abascal o Espinosa de los Monteros". "El problema es que esto se puede generalizar y esto va a terminar ocurriéndole a otros líderes políticos. Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana será gente de izquierdas manifestándose enfrente del apartamento de Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros, de la casa de Abascal...", avisó en La Sexta Iglesias, que cree que también podrían sufrir situaciones como esta periodistas o líderes de opinión.

No obstante, preguntado sobre que él defendía que la legitimidad de las protestas en sus inicios, aclaró: "Yo nunca he defendido que vayan a la casa de nadie. Otra cosa es que cuando uno tiene un cargo público tiene que asumir que la gente pueda protestar, o que te puedan decir algo por la calle o que vayan a la sede de tu Ministerio o de tu partido o al lugar donde trabajas". "Que en el contexto de crisis que los políticos seamos objeto de críticas es legítimo, siempre, no tenemos derecho a quejarnos", añadió Iglesias, que sin embargo precisó que la crispación generalizada no es buena.

Unas declaraciones que fueron respondidas por el líder de Vox. "El vicepresidente del Gobierno amenazando con mandar a su partida de la porra a nuestras casas. En mi tierra ya me lo hicieron sus amigos de ETA. Y aquí estamos", replicó Abascal en un comentario en su cuenta personal de Twitter. También Espinosa de los Monteros reaccionó al aviso de Iglesias y adelantó que le hace "directamente responsable" de cualquier incidente que pueda producirse si se concentran manifestantes frente a su domicilio. "Y me refuerza la convicción de que es un inepto al que el cargo le viene grande", zanjó.

Por su parte, dirigentes del PP afearon a PSOE y Podemos que ahora se quejen de los escraches cuando esas protestas las sufrieron altos cargos del partido de Génova en el pasado durante el mandato de Mariano Rajoy y el propio líder de Podemos los bautizó como "jarabe democrático". Tras expresar su rechazo a esos escraches antes y ahora, criticaron que el PSOE guardara silencio entonces cuando los promovían sus actuales "socios" de Gobierno.

En este contexto, la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, denunció el escrache a Ábalos . "Acosar e intimidar a ministros de España y a sus familias es lo que algunos entienden por libertad", aseveró en su cuenta de Twitter. Para el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique, un escrache es una "concentración de gente humilde a la que le han quitado la casa y dejado en la ruina una panda de ladrones de cuello blanco". Pero esto es una "concentración de pijos pudientes y maleducados y algún que otro simpático neonazi".

Asimismo, la ministra portavoz, María Jesús Montero, condenó las protestas "sean de la ideología que sean", pero eludió referirse a las palabras de Iglesias. "Cualquier forma de violencia verbal o física, rodear el domicilio de una persona infiriendo improperios o insultos, es condenable", verbalizó la dirigente socialista.

"Acosar e intimidar a ministros y sus familias es lo que algunos entienden por libertad"

adriana lastra

Portavoz del PSOE en el Congreso

"Me manda a su partida de la porra, ya me lo hicieron sus amigos de ETA y aquí estamos"

santiago abascal

Líder de Vox