Esparza apuesta por la línea dura en su oposición al Gobierno

UPN liga su estrategia a la del PP y anuncia su voto en contra a los nuevos decretos sanitarios

26.09.2020 | 01:17
El parlamentario de Navarra Suma, Iñaki Iriarte, y el portavoz de la coalición derechista, Javier Esparza, en el Parlamento. Foto: Patxi Cascante

Pamplona – Navarra Suma se desmarca como posible apoyo parlamentario del Gobierno y apuesta por la línea dura en la oposición. El presidente de UPN y portavoz de la coalición, Javier Esparza, anunció ayer que su partido votará en contra de los decretos sanitarios que el Gobierno de Navarra debe convalidar la próxima semana en el Parlamento, y que suponen un endurecimiento de las medidas de control para hacer frente al virus. Esparza dejó la puerta abierta a un cambio de posición si el Ejecutivo de María Chivite accede a determinadas condiciones que, no obstante, parecen más la justificación del desacuerdo que una voluntad real de consenso.

De entrada, porque las medidas aprobadas por vía de urgencia del Gobierno de Navarra, y que ahora debe ratificar el Parlamento para que sigan en vigor, vienen avaladas por los expertos sanitarios y no son fáciles de corregir sobre la marcha sin llevar a la confusión ciudadana. Pero sobre todo porque las condiciones que pone el líder de UPN para dar su apoyo (límite de 24 horas para resultados de una PCR; hacer pruebas a todos los profesores y a una mayoría importante del alumnado; más medidas de conciliación y nuevas ayudas directas a hostelería y restauración) tienen un coste presupuestario añadido y son imposibles de aplicar antes de la votación del próximo jueves.

No a todo La derecha se inclina así por votar en contra de las medidas sanitarias del Gobierno foral en un movimiento de calado que dibuja la línea de oposición por la que Esparza ha optado para este otoño. Entre la vía pactista abierta por Ciudadanos en Madrid y el choque frontal que practica el PP –ambos socios de UPN en la coalición Navarra Suma–, los regionalistas han optado por la segunda opción. Si quedaba alguna duda después de que la parlamentaria Cristina Ibarrola reclamara el pasado jueves la dimisión de la consejera de Salud, Santos Induráin, ayer las acabó de disipar el propio Esparza, que hizo al Gobierno de Navarra responsable exclusivo de la situación sanitaria que vive la Comunidad Foral como consecuencia de la covid-19.

A juicio del líder de UPN, los malos datos en lo referente al número de contagios, fallecidos y muertos a causa del coronavirus "responden a una mala gestión" del Gobierno foral y, por tanto, "son su responsabilidad". "El Gobierno está siendo incapaz de controlar la pandemia", subrayó ayer Esparza, que acusó al Ejecutivo foral de "no escuchar, no cumplir en alguna ocasión y en otras actuar pero cuando ya era tarde". "No vemos ningún cambio de actitud, ninguna reacción y ninguna modificación de la manera de hacer", apuntó el dirigente derechista, que en línea con la argumentación de su compañera de bancada el pasado jueves en el Parlamento, apuntó a la consejera como máxima responsable de la situación. "No pueden hacer frente adecuadamente a esta pandemia con el actual equipo de Salud", concluyó.

sin margen para acuerdos Los votos de Navarra Suma no son imprescindibles para el Gobierno foral, que podrá sacar adelante sus decretos con el apoyo de sus socios (PSN, Geroa Bai y Podemos) si logra, al menos, la abstención de EH Bildu. De hecho, la formación soberanista se ha mostrado en disposición al acuerdo y se ha convertido ya en el socio parlamentario más estable del Ejecutivo autonómico en el Parlamento. Sus votos facilitaron la investidura y el primer presupuesto.

Sin embargo, la negativa avanzada ayer por Esparza supone un paso más en el aislamiento por el que la derecha ha optado en Navarra. La semana pasada la coalición de UPN, PP y Ciudadanos ya anunció que abandonaba el foro de diálogo para la convivencia antes incluso de comenzar las mesas de debate de partidos y colectivos del sector. Y no parece probable que este escenario vaya a cambiar durante el debate presupuestario y fiscal de los próximos meses. Así que todo a punta a que la coalición de Esparza también se opondrá a las cuentas de 2021, siguiendo la dura línea de oposición que los dos diputados de UPN vienen ejerciendo en Madrid, donde han optado por la apuesta de confrontación que el PP –junto a Vox– ejerce al Gobierno de Sánchez.

"No se puede hacer frente adecuadamente a esta pandemia con el actual equipo de Salud"

Javier esparza

Portavoz de Navarra Suma