El bloque progresista critica la falta de argumentos de Navarra Suma para vetar los Presupuestos

PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E tildan el giro de la derecha, que hasta hace poco ofrecía abstenerse, de "incoherente, mentiroso y manipulador"

24.11.2020 | 01:29
Ramón Alzórriz y Ainhoa Unzu, del PSN, ayer en el atrio del Parlamento de Navarra con Adolfo Araiz, coportavoz de EH Bildu.

pamplona – Cada nuevo episodio de la oferta trampa de Navarra Suma con los Presupuestos de 2021 confirma que la estrategia de Javier Esparza de abstención a cambio de veto ha salido al revés de lo esperado. Incluso para los intereses de la derecha. La última ocasión para comprobarlo ha sido a cuenta de conocer la enmienda a la totalidad de las Cuentas y sus medidas fiscales que el portavoz de la derecha anunció en público el pasado día 19, y que decaerá este próximo jueves, cuando se lleve a cabo el debate y votación de la propuesta en pleno del Parlamento.

Un movimiento totalmente desesperado tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y EH Bildu, y que revela que todos los ofrecimientos de mano tendida de semanas atrás eran una simple trampa para tratar de erosionar el Ejecutivo de María Chivite, que ha terminado más cohesionado al ver que la única alternativa de estabilidad en la gobernanza pasa por el acuerdo con el bloque progresista que representan PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E. Así se entiende que ayer el portavoz de Navarra Suma, Carlos Pérez-Nievas, apenas pudiera decir de los Presupuestos que son "nefastos" y que tienen un debe "ético" por haberse pactado con EH Bildu. A eso han quedado reducidas todas las críticas de la derecha, a una descalificación personal y no de contenido. Incluso Pérez-Nievas reconoció este lunes que sí, que claro que Navarra quiere marginar políticamente a EH Bildu, que tenga cuanto menos protagonismo mejor. Pero a tenor de los acontecimientos, es la coalición de derechas la que va caminando poco a poco hacia la irrelevancia política en el Parlamento.

volver a 2014 La estrategia es tan torpe que el primer partido del bloque progresista, el PSN, habla ya de movimiento "incoherente, mentiroso y manipulador". Eso dijo Ramón Alzórriz, portavoz socialista, que sobre todo criticó la enmienda a las medidas fiscales, precisamente en el momento en el que la Hacienda tiene que contar con el mayor consenso posible para paliar la caída de ingresos que conllevará el desplome de alrededor del 10% de la economía navarra. "Dice que hay que aumentar los gastos y reducir los impuestos y los ingresos, lo que no permite llevar a cabo políticas económicas ni sociales, justicia social y reactivación", criticó Alzórriz.

El espíritu de la derecha sigue siendo el que expresó Pérez-Nievas. "Es mejor que mucho paguen poco que a que pocos paguen todo", dijo, a su estilo. La imagen resulta gráfica, pero el que mejor la tradujo fue el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz. "Navarra Suma quiere volver a la contrarreforma, a 2014". ¿Qué quiso decir con eso? A una reforma fiscal que hizo que la Hacienda Foral dejara de recaudar más de 100 millones, tras años de crisis y arcas vacías que llevaron a la Cámara de Comptos a denunciar en un duro informe que UPN estuvo a punto de dejar a Navarra en riesgo de insolvencia. Muestra de la fortaleza del pacto de izquierdas quedó en las declaraciones de Araiz, que defendió públicamente el acuerdo: "Lo más positivo es que llevamos 6 años en Navarra en los que la derecha no condiciona unos Presupuestos". Algo que, dijo, hay que celebrar, tanto como que Navarra Suma ya no condicione negociaciones. Un síntoma de estabilidad por la izquierda que celebró Uxue Barkos, de Geroa Bai, "satisfecha" por el apoyo mayoritario que tienen los Presupuestos en la Cámara. No solo porque son claves en tiempos de covid. También porque suponen estabilidad, esa que corría riesgo en caso de que el Gobierno hubiese picado el anzuelo de Navarra Suma

Y, por último, tanto Podemos como I-E hicieron una lectura crítica del movimiento de la derecha. "Navarra Suma ha decidido oponerse a todo el sistema público de salud, educación, pensiones y derechos sociales. Ese es el trasfondo de su enmienda quedándose al margen de ese gran acuerdo al que hemos llegado cinco grupos", puntualizó Ainhoa Aznárez, de Podemos. Marisa de Simón, de I-E, si bien considera que en materia fiscal hay debes importantes, evidenció que una enmienda a la totalidad está fuera de lugar y muestra la deriva y el aislamiento de Navarra Suma.

"Queda en evidencia la incoherencia, mentira y manipulación de Navarra Suma"

ramón alzórriz

Portavoz del PSN

"Lo más importante

es que el acuerdo proporciona una estabilidad política"

uxue barkos

Portavoz de Geroa Bai

"En fiscalidad, Navarra Suma quiere volver a 2014, a la contrarreforma y la falta de ingresos"

adolfo araiz

Coportavoz de EH Bildu

"¿Marginar a EH Bildu? Nosotros queremos que tengan cuanto menos peso político, mejor"

carlos pérez-nievas

Portavoz de Navarra Suma