pleno del parlamento

La mayoría progresista de Navarra y todos los sindicatos piden el fin de la dispersión de los presos

PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E proponen que los cerca de 200 reclusos navarros que cumplen condena fuera ingresen en la cárcel de Pamplona, al 30% de capacidad - Navarra Suma vuelve a quedarse como la única que ve en la iniciativa un plan oculto de excarcelación masiva de presos

22.01.2021 | 01:08
De i a d: Imanol Pascual, de ELA; Javier Barinaga, de CCOO; Igor Arroyo, de LAB; Juanje Soria y Txemi Pérez, del Foro Social, ayer en el Parlamento.

pamplona – La amplia mayoría del Parlamento foral, apoyada por todas las centrales sindicales, pidió el jueves al Gobierno de España que acabe con la política de dispersión que, hoy en día, siguen sufriendo alrededor de 200 presos navarros, tanto comunes como de ETA, que cumplen condena lejos de su lugar de origen. PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, todos los grupos del bloque progresista que apoyan al Gobierno y suponen 30 de 50 escaños en la Cámara, lo solicitaron atendiendo a la propia legalidad penitenciaria, a la nueva realidad sin ETA que se vive desde hace casi diez años y también a la mejora de las condiciones para familiares y presos en tiempos de pandemia, con restricciones de movilidad e incertidumbres sanitarias.

Lejos de compartir el diagnóstico, Navarra Suma se parapetó en un retorcido argumento para votar en contra: el de que esta moción esconde un plan oculto de excarcelación masiva y paulatina de los presos de ETA, los únicos a los que iría dirigido el texto. Una visión alejada de la realidad, en total minoría política y también social y sindical, algunos de cuyos representantes estuvieron el jueves durante el debate de la moción (el Foro Social y los sindicatos ELA, LAB y CCOO) y que han apoyado, en un comunicado conjunto, de UGT a CGT, pasando por ESK, Steilas, EHNE, HIRU, Solidari y CNT, en una unión sindical sin precedentes a favor de lo que consideran que es una reclamación inexcusable.

Bajo esa premisa transcurrieron todas las intervenciones del debate, que abrió Jabi Arakama (Geroa Bai) con la lectura de la resolución. A saber: que la ley penitenciaria es clara en cuanto a cumplimiento de las penas cerca del lugar de origen para evitar el desarraigo; que la covid desaconseja precisamente los desplazamientos, sobre todo los largos y que sobrepasan fronteras autonómicas; y que la nueva cárcel de Pamplona cuenta con espacio de sobra, ya que de mil plazas que tiene, solo trescientas están ocupadas, por lo que tiene capacidad holgada para los alrededor de 200 presos navarros –entre comunes y de ETA– que cumplen su pena fuera de Navarra. La intervención más dura fue la de Inma Jurío, del PSN, que salió al atril en el turno a favor y prevenida de los reproches que sabía que les iba a hacer Navarra Suma. "Nosotros apoyábamos la dispersión cuando ETA existía, pero ya no existe y no es un problema para la sociedad", argumentó Jurío, quien entiende que en el nuevo escenario post-ETA "era necesario hacer cambios en la política de alejamiento".

Cambios que, por otra parte, cabe mencionar que empezaron tímidamente con el Gobierno de Rajoy, por mucho que hoy el PP utilice los acercamientos para tratar de erosionar a Sánchez, con el que se han acelerado las progresiones de grado y las aproximaciones parciales –180 desde 2018–, si no a cárceles de Navarra y la CAV, sí a algunas más próximas a estas comunidades. Por eso Jurío, que recordó cuando Miguel Sanz y José María Aznar abrían la mano a negociar todo –el famoso "Navarra será generosa" del expresidente de UPN–, pidió a Esparza menos hipocresía y que deje de utilizar un tema "tan sensible" para erosionar al Ejecutivo: "Ustedes sobrepasan todos los límites de la ética pública, se creen unos salvapatrias, y usan el dolor ajeno y de las víctimas para hacer política en contra del Gobierno siempre que no lo ostentan ustedes".

Menos beligerante fue Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, que inició su intervención avisando: "No vamos a entrar a ese lodazal". Se refería al terreno que sabía que iba a empantanar Navarra Suma. Ruiz defendió el fin de la excepcionalidad porque así lo marca la propia ley, que ya no puede amparar una política "anclada en la venganza". Misma idea que expresó Ainhoa Aznárez, de Podemos, que prefirió quedarse con el amplio consenso que supone que el 60% de los escaños firmen la moción, necesaria para una correcta resolución del conflicto. Y también por ahí tiró Marisa de Simón, de I-E, quién espera que acabe una política "que nunca tuvo sentido". Eso sí, quiso hacer una aclaración expresa a la derecha: pedir el fin de la dispersión no tiene nada que ver con la impunidad.

encontronazo Será que los debates se repiten, pero Javier Esparza (Navarra Suma) fue por ahí en su intervención, centrada exclusivamente en los presos de ETA. "El primer paso es el acercamiento, luego conseguir la transferencia de prisiones, y luego ya los iremos sacando de forma ordenada", enumeró Esparza, con el tono como de ironía enfurecida que le suele brotar antes de decir que algo le parece "indecente". Partiendo de esa premisa, el líder de la derecha llegó a decir que el apoyo del PSN a la moción evidencia que los socialistas han comprado la tesis de que los presos de ETA son presos políticos que deben ser liberados. "El PSN ha vendido el alma al diablo". Y ahí saltaron las chispas. Alzórriz, desde su tribuna, pidió amparo a la presidenta, entonces ejercida por la regionalista Yolanda Ibáñez. El portavoz socialista apeló al reglamento –artículo 84.3– para defender el decoro de su grupo parlamentario. Pero Ibáñez, presidenta segunda de la Mesa y miembro de Navarra Suma, no es que no le diera la palabra a Alzórriz para que este solicitara la retirada de las insinuaciones que había vertido Esparza, sino que directamente le retiró la palabra y hasta le dio dos avisos de expulsión. "Es indigno lo que acabas de hacer", le dijo, a micrófono cerrado Alzórriz a Ibáñez, que demostró poca cintura.

Fue en el último turno, a cargo de Arakama, cuando el bloque progresista pudo lamentar desde el atril que este debate siempre acabe igual. "Antes había más altura de miras", lamentó Arakama, ante la evidencia de un tema que sigue partiendo al Parlamento.

reacciones

ugt "eSTA INICIATIVA CONTRIBUIRÁ A ASENTAR UNA POLÍTICA DE PAZ Y CONVIVENCIA"

En un comunicado, la central sindical dirigida por Jesús Santos apoya la moción del Parlamento y ve "imprescindible para el futuro" acabar con la excepcionalidad.

ccoo "Es el momento para quebrar una anomalía legal para con los presos de eta"

El sindicato, que estuvo presente en el Parlamento con Javier Barinaga, enmarca la petición como una obligación a la hora de respetar los Derechos Humanos.

ela "El gobierno debe elaborar un plan para acoger a las personas presas en pamplona"

En un breve comunicado, el sindicato abertzale –presente en la Cámara con Imanol Pascual– se felicita por la moción e insta al Gobierno español a dar pasos.

lab "la dispersión ha sido siempre injusta, y además ahora es anacrónica; los presos deben ir a iruñea"

El sindicato soberanista, que también siguió la moción desde el Parlamento con Igor Arroyo, recuerda en un comunicado que la dispersión se ha cobrado al menos tres víctimas en Navarra.

foro social "el valor de este acuerdo es claro, con el 60% del prlamento y todos los sindicatos"

Txemi Pérez y Juanje Soria, del Foro Social, asistieron al debate de la moción, impulsada por el Foro Social y que contó con amplio respaldo.

200

presos navarros en el estado. El Foro Social calcula en alrededor de 200 los presos navarros que cumplen condena fuera de la Comunidad Foral.

noticias de noticiasdenavarra