Ione Belarra, de la última fila del Congreso, a sentarse en Moncloa en tres años

Premio a la 'diputada revelación' en 2018, Belarra pertenece al círculo de confianza de Pablo Iglesias

31.03.2021 | 00:09
Ione Belarra, prometiendo su cargo de ministra ante la Constitución.

Calviño, Díaz y la joven pamplonesa han prometido su cargo ante el rey y sobre la Constitución tras la reestructuración del Gobierno.

Ione Belarra ha prometido este miércoles su cargo como ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 ante Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela y se ha convertido así en la primera navarra que asume un ministerio.

Las nuevas vicepresidentas segunda y tercera del Gobierno, Nadia Calviño y Yolanda Díaz, respectivamente, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, han prometido sus respectivos cargos esta mañana.

Ante un ejemplar de la Constitución y sin presencia de símbolos religiosos, como ha sido habitual en las últimas ocasiones en que ha tenido lugar este acto, Calviño, Díaz y Belarra han asumido sus nuevas responsabilidades en el Salón de Audiencias.

Lo han hecho en presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en su condición de notario mayor del Reino.

Tras la lectura de los decretos de nombramiento, primero ha sido Calviño la que ha prometido lealtad al rey como vicepresidenta segunda, momento en el que ha dirigido su mirada a don Felipe.

"Prometo cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros", ha sido el mensaje de la promesa.

Calviño, que continúa con su cargo de ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, releva en el segundo rango de la Vicepresidencia a Pablo Iglesias, que ha dimitido para ser candidato de Unidas Podemos en las elecciones de la Comunidad de Madrid.

A renglón seguido, ha sido Díaz la que ha prometido como vicepresidenta tercera, que va a desempeñar junto al de ministra de Trabajo que ya ocupaba.

Díaz ha sido la única de las tres que no ha apoyado su mano en la Constitución al recitar la fórmula de la promesa.

La última en cumplir el trámite ha sido Belarra como titular de Derechos Sociales y Agenda 2030, que hasta ahora recaía en Iglesias.

La dirigente de Unidas Podemos ha optado por completar la lectura del texto diciendo "Consejo de Ministras", en lugar de emplear el término en masculino.

Como es tradicional, la promesa se ha desarrollado con un ejemplar de la carta magna abierto por el artículo 100, relativo al procedimiento sobre designación de cargos.

Todos los participantes en el acto han portado mascarilla y no ha habido apretones de manos para cumplir con las normas sanitarias.

Tras la promesa, Felipe VI ha felicitado a las dos vicepresidentas y a la ministra de Derechos Sociales y ha posado con ellas ante los medios gráficos junto a Sánchez y Campo.

A continuación, han mantenido una conversación informal en el mismo Salón de Audiencias.


Perfil de la primera ministra navarra


Con su nombramiento como nueva ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra completa una carrera meteórica en política. De hecho, en apenas tres años ha pasado de ocupar la última fila en el Congreso de los Diputados a estar en vísperas de estrenarse en el Consejo de Ministros.

Su ascenso comenzó cuando sustituyó durante su baja de maternidad a la entonces portavoz, Irene Montero, un papel por el que recibió el premio de diputada revelación de los periodistas parlamentarios.

Perfeccionista y, por encima de todo, leal, forma parte del pequeño núcleo de toma de decisiones del que se rodea Iglesias, si bien en esta ocasión no conocía de antemano la intención del vicepresidente segundo de dejar el Gobierno y confiarle a ella su ministerio, en el que ya trabajaba desde enero del año pasado como secretaria de Estado para la Agenda 2030.

NEGOCIÓ LOS PRESUPUESTOS Además de este cometido, Iglesias confió a Belarra el papel de negociadora con el PSOE, tanto en los Presupuestos –en este caso junto con Nacho Álvarez, también secretario de Estado– como en otras políticas clave para Podemos como la de Vivienda.

Belarra forma parte de la comisión de coordinación que analiza las diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos en la coalición y tuvo un papel principal en las negociaciones con los socialistas, tanto en las del verano de 2019 que fracasaron y llevaron a la repetición electoral como en las que finalmente desembocaron en la investidura.

Una vez en el Gobierno, Belarra negoció la prohibición de los desahucios sin vivienda alternativa mientras durase el estado de alarma y ha asumido en primera persona la negociación de la Ley de Vivienda con el ministerio que dirige el socialista José Luis Ábalos, de momento encallada.

No se ha prodigado demasiado en sus intervenciones públicas, aunque sí ha dejado ver su estilo directo en algunas confrontaciones, como las que ha mantenido con la ministra de Defensa, la socialista Margarita Robles, a quien ha acusado de ser "la ministra favorita de los poderes que quieren que gobierne el PP con Vox".

Belarra es licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, graduada en Integración Social y máster en Psicología de la Educación en la misma universidad.

En la universidad coincidió y entabló una estrecha amistad con Irene Montero, de cuya mano entró a formar parte de Podemos en 2014. Como portavoz adjunta de Montero en el Congreso, coordinó el grupo parlamentario en un momento de gran tensión interna en la formación, cuando Íñigo Errejón perdió el envite a Iglesias.

Madre de un bebé de 11 meses, Belarra forma parte de la Ejecutiva de Podemos como número 4, por detrás de Iglesias, Montero y el secretario de Comunicación, Juanma del Olmo.