Ione Belarra: examen a una ministra navarra

11.04.2021 | 01:43
Ione Belarra, ante los medios, a las puertas de la Moncloa.

Se ha convertido en uno de los nombres claves de Unidas Podemos y del Gobierno español. Su crecimiento político genera expectativas, pero también algunas dudas. El gran reto le llega ahora. Lo diagnosticamos con cuatro expertos.

En Podemos Navarra destacan de ella que es una mujer trabajadora, perseverante, idealista y discreta. Una combinación provechosa para su destacada carrera política. La tenacidad es una virtud importante en un ámbito tan competitivo como la política. Ione Belarra ha estado en la fontanería negociadora, zafándose dialécticamente en el Congreso o picando piedra en modo campaña. Al ritmo de las necesidades de cada coyuntura. "Un voto a Sánchez puede acabar en una gran coalición o en un gobierno con recortes en sanidad y educación", dijo en noviembre de 2019 a este periódico, entrevistada antes de las Generales, las segundas de aquel año. "Todo parece indicar que el Partido Socialista se va a echar en brazos del Partido Popular", alertaba Belarra, si bien al mismo tiempo invitaba a la constancia, "porque perseverando las cosas salen". Salieron tan bien que dos días más tarde de los comicios Sánchez e Iglesias se dieron un fuerte abrazo (eran tiempos pre pandémicos) y labraron un acuerdo. Año y medio más tarde, Sánchez preside un Ejecutivo del que Belarra acaba de entrar a formar parte. El paso de la navarra coincide con dos hechos sumamente relevantes para el futuro de Unidas Podemos: la salida de Pablo Iglesias del Ejecutivo y el ascenso de Yolanda Díaz. En ese nuevo organigrama Belarra tiene ante sí un reto no menor. Sale al terreno de juego con el partido empezado, por más que su responsabilidad como secretaria de Estado le pueda enganchar rápidamente a su nuevo cometido; el de la primera ministra navarra en la historia. La examinamos con ocho ojos: los de Txema Gutiérrez, Eva Silván, Juan Mari Gastaca y Toni Aira.

txema gutiérrez

Presentador del matinal Koneketa en Onda Vasca

"Belarra ahora mismo es una incógnita"

"Espero que haga las cosas bien", afirma el nuevo locutor matinal de Onda Vasca, "porque si así lo hace, en un ámbito como es el social nos va a repercutir para bien a todos". Gutiérrez observa que Belarra "desde casi el principio ha tenido una importante presencia en la organización interna de Podemos", y pertenece al "círculo de mayor confianza de Pablo Iglesias, recordando asimismo un papel "destacado en el Congreso", lo que auguraba que, tarde o temprano, "las cosas iban a caer por su propio peso, de cara a desempeñar labores más importantes, como así ha sido". Una responsabilidad con alta exposición mediática. "Belarra ya no está solo bajo las siglas de Podemos, sino que ya es una ministra de un Gobierno. Y ojo, porque su Ministerio, con todo lo que ha provocado la pandemia y la crisis social y sanitaria, conlleva una labor importante en una materia muy sensible". La llegada al Gobierno de Belarra coincide asimismo con el ascenso de su compañera Yolanda Díaz y la presencia mantenida de Irene Montero. Una suerte de "triunvirato" que para Txema Gutiérrez "hay que tener muy en cuenta" y que deja claro el buen posicionamiento de Belarra. En opinión de este presentador de Onda Vasca, Díaz ha sido "el gran descubrimiento de este Gobierno de Sánchez, al menos de la parte de Podemos". La considera una "buena ministra de Trabajo que está consiguiendo avances en el diálogo social". Gutiérrez, "firme defensor de la meritocracia", quiere pensar que a Belarra, "más allá de que sea joven o mujer", se le ha encomendado este Ministerio "por sus capacidades y méritos propios, y su buena labor hasta ahora dentro de Podemos". La incógnita a su juicio es ver cuál es su comportamiento "dentro del siempre inestable" gobierno de coalición español.

Eva silván

Consultora y analista

"Tiene que dejar huella, comunicar con claridad y dialogar"

La politóloga Eva Silván ve en Belarra una persona del aparato, del núcleo de confianza del secretario general, Pablo Iglesias, que ha ido creciendo políticamente". Piensa en su "poca experiencia en cargos de responsabilidad y gestión elevada como es un ministerio", y resalta que este cargo, "una de las mayores responsabilidades que puede ocupar una persona en su carrera política le llega a una edad muy temprana", aunque aclara que "eso no significa que la invalide". En suma, "un liderazgo por construir", y cuyo recorrido habrá que "observar con atención este próximo año después de que no resaltó en su anterior responsabilidad como secretaria de Estado de la Agenda 2030". Si bien "el contexto pandémico tampoco lo facilitaba demasiado, tuvo menor protagonismo político y mediático que anteriormente".

Silván advierte que el Ministerio que va a dirigir Belarra está muy limitado, "porque gran parte de las competencias de las políticas sociales están transferidas a las comunidades autónomas". Y pone dos ejemplos: "Se ha visto muy claramente en el impulso del Ingreso Mínimo Vital, una política pública muy transformadora encuentra un aterrizaje muy complicado porque las competencias y la gestión de los recursos están descentralizadas. Pasó lo mismo con la Ley de Dependencia. De hecho ha trascendido una queja de Pablo Iglesias, hasta qué punto el Ministerio que él ocupaba si no hubiese sido por la vicepresidencia segunda, tenía una capacidad de traccionar políticas públicas transformadoras".

Respecto a la Agenda 2030, Eva Silván considera que "la izquierda más a la izquierda, las confluencias que forman Unidas Podemos, no han hecho una apuesta clara por esta cuestión, una defensa ferviente como ha hecho por ejemplo el Partido Socialista, que clarísimamente la ha elegido como una bandera suya y herramienta transversal de muchas políticas públicas en busca de la igualdad de oportunidades y la reducción de la pobreza. Al ser un instrumento que nace de Naciones Unidas y cuenta con un consenso internacional muy amplio, formaciones muy de base como Unidas Podemos, les cuesta apostar políticamente por algo que viene de las altas instancias". Para esta consultora la Agenda 2030 es además un asunto "que si no estás muy en contacto con la actualidad o la gestión política, no se conoce, no es fácilmente vendible, y ese es uno de los motivos por los que no ha lucido suficientemente durante su etapa como secretaria de Estado". Si Belarra quiere seguir creciendo políticamente, Silván le aconseja trabajo y diálogo. "Un liderazgo tiene que dejar poso. Tiene que dejar muestras de que esa persona ha pasado por ese espacio de poder público. Se tiene que visibilizar su presencia, que es una de las cosas precisamente que se le ha echado en cara a Pablo Iglesias tras el año y medio de ministro de Asuntos Sociales: cuál es el poso y los resultados que deja. Así que Ione Belarra tiene dos años y medio por delante "para que su liderazgo deje algún poso". Una "oportunidad en un equipo de Gobierno con una alta participación de mujeres, de seguir construyendo liderazgos femeninos que aboguen por el consenso, la colaboración y la construcción conjunta en un Ministerio con las competencias tan transferidas", en una dinámica de "diálogo que puede liderar con las comunidades autónomas". Pero asimismo advierte: "Los liderazgos se tienen que caracterizar por construir mensajes claros y dejar claro a la ciudadanía cuál es su cometido y los compromisos que tiene, saber escuchar y dialogar con sus interlocutores, y dejar huella".

juan mari gastaca

Analista en el Grupo Noticias

"Responde al sustrato político de Unidas Podemos"

Este articulista cree que el ascenso de Belarra "es una confirmación de la confianza de Pablo Iglesias" en su perfil ideológico. Gastaca, que sigue la actualidad política de dentro y fuera del Congreso de los Diputados, considera que la cartera ministerial es un "premio de reconocimiento a la fidelidad, fundamentalmente". Piensa que Belarra ha "sabido aprovechar muy bien los momentos desde posiciones definidas". Por ejemplo, durante la baja maternal de Irene Montero "para ser un peón de absoluta confianza y de mucha utilidad a Pablo Iglesias". También la recuerda en las negociaciones fallidas entre Unidas Podemos y el Partido Socialista, en 2019. "Ahí las relaciones entre Carmen Calvo y Ione Belarra no fueron las mejores, y quedaron algunos jirones y pelos en la gatera por las posiciones que mantenía Ione", en un papel que califica de "bastante ideológico".

horizonte futuro Este analista valora como "un premio muy gordo" llegar a ministra con 33 años, "aunque sea una cartera con una capacidad de gestión muy limitada", un "reconocimiento" que observa de cara a presente pero también a medio plazo. "Para ir apuntalando cuál el futuro de Unidas Podemos tanto interno como en una futura repetición de un Gobierno de coalición", pues cree que la navarra "representa bastante bien el sustrato de las esencias de Unidas Podemos". Por ello, Gastaca considera que el papel de la nueva ministra morada va a tener un alto componente "ideológico", en "un Ministerio propenso a marcar el acento de Unidas Podemos, que "va como anillo a esa especie de escudo social que ha querido marcar desde el primer momento esta formación en el Ejecutivo".

Gastaca vincula el protagonismo de Yolanda Díaz con Ione Belarra, y no tanto con Irene Montero, "la gran descartada". Una "combinación entre la figura más visual, estratégica o pública de proyección que tiene Yolanda Díaz, que llena mucho más el escenario y el complemento de la cuestión ideológica de Ione Belarra, que puede hacer esa conexión desde dentro hacia fuera de la formación". Sobre la nueva vicepresidenta Yolanda Díaz, sus palabras son muy elogiosas, y aunque constata que la designación de Iglesias ha sido "a dedo", no escatima halagos. "Lo tiene todo. Es una persona que la vengo siguiendo desde la anterior legislatura y que domina la materia en la que está. Sabe utilizar la diplomacia y dar auténticos golpes encima de la mesa. Es una trabajadora sin límites, se lee absolutamente todo, tiene un buen gabinete y en el tema de comunicación está bendecida. Sabe perfectamente el terreno que pisa y es una figura totalmente a seguir". Gastaca subraya además su capacidad de interlocución. "La relación con Garamendi no voy a decir que es idílica pero sí de reconocimiento mutuo. Con los sindicatos en algunos momentos les ha llegado a cabrear, pero reconocen que domina la materia como ninguna. Para mí es uno de los valores más consistentes, ojo, no solo de Unidas Podemos, sino del propio Gobierno". Por contraste, observa que "el perfil comunicador de Yolanda Díaz supera muchísimo más al de Ione Belarra, que está mucho más acostumbrada a las frases contundentes e ideologizadas y ganarse un titular por la dureza que expresa". Y cree que carece de la "mano izquierda que Yolanda Díaz ha prodigado con la CEOE".

toni aira

Profesor de Comunicación Política en la UPF-BSM

"Es como el Podemos de los orígenes"

Para este profesor universitario, el perfil de la nueva ministra es "interesante desde muchos puntos de vista". Primero, porque conecta con la esencia de los inicios de esta formación, en "la idea de la activista de inmigración que no es una política profesional, pero que una vez puesta en política se pone a ello con todas las de la ley, y pasa a ser una pieza clave en el engranaje de su formación y de su grupo parlamentario". Toni Aira cree que entre los factores del nombramiento de Belarra ha pesado otra conexión "que no es baladí, su pertenencia al círculo más íntimo de Pablo Iglesias, y especialmente de Irene Montero. Y la lealtad que les ha demostrado durante todo este tiempo", algo que "en la corta pero convulsa vida de Podemos tiene premio".

A juicio de este politólogo, Belarra mostró que puede "asumir responsabilidades de gestión importantes". Como Gastaca, Aira recuerda cuando "sin tiempo de rodaje" a la navarra "le cayó encima la portavocía del Congreso porque Montero se puso de parto prematuro". Según este politólogo, "cuando ha resultado necesario Belarra ha sido la más beligerante con el PSOE. Con bastantes intervenciones contundentes en Twitter", entre las que cita alguna contra Margarita Robles. Mordiente que para una formación pequeña dentro de una coalición "es imprescindible de cara a sobrevivir al abrazo del oso, marcar perfil y recordar que son una cosa diferente al PSOE". Aira cree que Belarra puede ser adecuada para mantener en determinados espacios una "tensión creativa" con los socialistas. Una cierta disputa "productiva para las dos partes" siempre que "no sea sinónimo de barullo".

juventud coherente Sobre la edad de Belarra al asumir la cartera ministerial, Aira cree que no es óbice. "Felipe González en el 82 tenía 40 años. En las primeras elecciones, 35. Podemos, como los socialistas en la Transición española, proponía insuflar savia nueva, con un componente generacional importante", y recuerda que en el partido morado "se proponían hacer posible acabar con el régimen del 78, porque estaban proponiendo otra Transición y pasar página de aquello que ellos describían como una casta que identificaban con los partidos instalados y los políticos profesionales". Piensa Aira que aunque esa apuesta se ha "dejado un poco de lado", "la juventud de sus cargos dirigentes, primero de partido y luego institucionales, ha sido una seña de identidad de Podemos". Belarra es "coherente con eso, y les ayuda a proyectar dicho mensaje".

Respecto al Ministerio en el que aterriza Ione Belarra, Aira identifica algunos riesgos. "Hoy día la ciudadanía tiene una confusión muy importante con las carteras y sus competencias, sobre qué es de Trabajo, qué de Economía o de Asuntos Sociales". Por tanto piensa que es clave que consiga que la cartera "se traduzca en cosas prácticas". Si en cambio la Agenda 2030 se queda "sin fondo, solo como una nota de color", Aira cree que Belarra terminaría "diluida". Un error como el que a su juicio en la época de Zapatero aquejó al Ministerio de Vivienda, "muy criticado porque se había identificado una necesidad y un problema social importante, pero sin competencias específicas o dinero".

Este contertulio le augura en cambio oportunidades a la navarra "si sabe dotar al Ministerio de contenido, y hay gobiernos que están demostrando que la Agenda 2030 es un frente estratégico político y social clave". Así que entiende que tendrá que marcar perfil", pues Podemos "no se puede permitir" lo contrario. Toni Aira recuerda que "la Agenda 2030 es una bandera que Pedro Sánchez ha querido levantar en persona. Lo vemos habitualmente con el pin, ha querido ir a las cumbres y asumir papel. Por tanto, Belarra tendrá un frente de competencia con el PSOE, como también ocurre en el frente feminista".

"Su Ministerio conlleva una labor importante en una materia muy sensible con la crisis"

txema gutiérrez

Presentador de 'Konekta', en 'OndaVasca'

"Para liderar debe dejar claro a la ciudadanía cuál es su cometido y los compromisos que tiene"

eva silván

Consultora y analista

"Es un premio de reconocimiento a la fidelidad, pues ha sabido aprovechar muy bien los momentos"

juan mari Gastaca

Analista en el Grupo Noticias

"Si sabe dotar al Ministerio de contenido, la Agenda 2030 es un frente clave en competencia con el PSOE"

toni aira

Profesor de Comunicación Política


noticias de noticiasdenavarra