María Chivite renueva este sábado su liderazgo al frente del PSN

La presidenta del Gobierno afronta su tercer congreso regional sin oposición

22.10.2021 | 18:15
Chivite, felicitada por Santos Cerdán en el último congreso del PSN, celebrado en julio de 2017.

El PSN despacha este sábado otro plácido congreso regional. Es el tercero consecutivo con María Chivite como única candidata. Asentada al frente del Gobierno de Navarra y con el que fue su número 2, Santos Cerdán, al frente de la organización federal del partido, la formación socialista es hoy una balsa de aceite. Nada que ver con la convulsa etapa que capitaneó Roberto Jiménez (2008-2014), en la que los acuerdos con UPN lastraron a la sigla en las urnas, mientras internamente crecían las voces contrarias a los pactos con la derecha.

Hoy María Chivite lidera un partido unido, con un rumbo que ha terminado por definir desde que en las elecciones de 2019 recuperó la condición de segunda fuerza y que cuenta con el aval de los cuadros y la militancia. Prueba de que la línea política de entendimiento con el nacionalismo vasco y con las otras izquierdas goza de la confianza de sus bases es que nadie se ha postulado para disputarle el cargo. Como tampoco lo hizo nadie en el congreso celebrado el 29 de julio de 2017, ni en el cónclave extraordinario convocado el 13 de diciembre de 2014 para finiquitar antes de tiempo el mandato de Roberto Jiménez.

PRIMARIAS CON ACEDO


La última vez que hubo más de un aspirante para tomar las riendas del partido fue justo ahora hace siete años. El PSN celebró, el 19 de octubre de 2014, unas primarias para elegir la candidata con la que los socialistas concurrirían a los comicios forales de 2015. Se presentaron María Chivite, por entonces senadora, y Amanda Acedo, exparlamentaria y que había rivalizado en 2008 por la secretaría general con Jiménez.

Chivite, que recibió 2.506 votos (el 58%), salió victoriosa de la pugna ante Acedo, que logró 1.771 votos (el 41%). Terminado el recuento, en su primera comparecencia ante los medios de comunicación dejó claras sus intenciones.

"La mayoría de la sociedad está pidiento a gritos un cambio de Gobierno", proclamó Chivite. "El tiempo de UPN se acabó; ha tenido muchas oportunidades y las ha desaprovechado", añadió.

No se equivocó en su predicción, aunque las cosas inicialmente no le salieran como ella ansiaba. Apenas siete meses después se retrataba en las urnas como candidata con el peor resultado histórico del PSN: siete parlamentarios. Dos menos que los que tenía en aquel momento el partido, si bien el batacazo era atribuible mayoritariamente a la gestión de Jiménez, su antecesor.

AL MARGEN DEL CAMBIO DE 2015


No fueron sencillos los inicios para Chivite como secretaria general. En aquellas elecciones de 2015 su partido quedó relegado al quinto puesto del escalafón parlamentario por detrás de UPN (15 escaños), Geroa Bai (9), EH Bildu (8) y Podemos (7), aunque empatado en representación con la sigla morada. Solo por delante de PP (2) e Izquierda-Ezkerra (2).

Eran números suficientes para dar un vuelco al tablero político, pero Chivite prefirió que su formación no participase.
En consecuencia, el PSN quedó al margen del cuatripartito liderado por Uxue Barkos, al que le hizo una frontal oposición –no le apoyó ni uno de los presupuestos–, que combinó con su respaldo a contadísimas medidas sociales. Por citar un ejemplo paradigmático, ni siquiera dio sus votos a la renta garantizada que acordaron Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E en 2016, que incrementaba los recursos tras años de duros recortes de UPN.

No obstante, su estancia en la oposición le dio resultado. Con el viento de cola a favor gracias a la moción de censura que catapultó hasta la Moncloa a Pedro Sánchez en junio de 2018, Chivite repitió como candidata en 2019 y recuperó cuatro escaños –subió de siete a once– y la condición de segunda fuerza. Un botín lo suficientemente amplio para liderar una alternativa a la derecha junto a Geroa Bai (9 escaños) y Podemos (2), que gobierna la Comunidad en minoría pero con holgura recostada en el entendimiento con EH Bildu, lo que enrabieta a la derecha, mientras consolida la hoja de ruta del PSN. Estrategia que hoy recibirá un nuevo espaldarazo de la militancia en el XII Congreso regional que celebra en Baluarte.

LA FRASE

 
"El tiempo de UPN se acabó; ha tenido muchas oportunidades y las ha desaprovechado"
María Chivite (el 19 de octubre de 2014)
 
noticias de noticiasdenavarra