Sortu encarga su estrategia al último jefe de ETA, David Pla

Fue uno de los tres encapuchados que leyeron el comunicado del cese de la violencia en 2011

22.12.2021 | 10:54
David Pla.

Las últimas decisiones de la izquierda abertzale han reabierto el debate sobre su sinceridad en materia de paz y convivencia. Sortu propone a su militancia que el último jefe político de ETA, David Pla, forme parte de su cúpula como responsable del marco de orientación estratégica. Esta decisión fue recibida con rechazo desde otros sectores políticos, y engorda la polémica que ha suscitado la izquierda abertzale en las últimas horas al mostrar su respaldo en público a Mikel Albisu Antza cuando se disponía a declarar por el asesinato de Gregorio Ordóñez.

Tampoco fue bien recibido su cierre de filas con la figura de Antton Troitiño tras su muerte por cáncer, a quien lloró como una víctima del conflicto frente a la incomprensión del resto de la clase política por contar con más de veinte asesinatos en su trayectoria.

Sortu presentó la propuesta de Pla poniendo en valor que fue uno de los interlocutores de ETA para la resolución del conflicto y uno de los que anunciaron el cese definitivo de la violencia en 2011. Puso el foco en que fue uno de los artífices del nuevo escenario de paz, aunque la impresión que se llevó el resto del arco político fue que colocaba a un exjefe de ETA en su cúpula sin haber realizado aún autocrítica sobre el daño injusto causado.


DELEGACIÓN EN NORUEGA PARA HABLAR CON RAJOY

Pla, nacido en Iruñea en 1975, fue uno de los tres encapuchados que aparecieron en el vídeo del cese definitivo de ETA en 2011. También formó parte de la delegación de ETA que viajó a Noruega con la expectativa de que el Gobierno español de Mariano Rajoy enviara un emisario para abrir una negociación. Permaneció en el país desde finales de 2011 hasta 2013 con José Antonio Urrutikoetxea e Iratxe Sorzabal. Se le atribuye igualmente haber ejercido de enlace con los presos para mantener la disciplina en las cárceles.



No es la primera vez que Pla da el salto a las planchas de la izquierda abertzale. Ya concurrió en las listas de Herri Batasuna. Su militancia la comenzó en movimientos juveniles, como Ikasle Abertzaleak y Jarrai. Además, ya se había incorporado el año pasado a la dirección de Sortu, en su secretaría navarra.

ARKAITZ RODRÍGUEZ SIGUE COMO LÍDER

Pla es la principal incorporación en una cúpula en la que se mantiene Arkaitz Rodriguez como secretario general, un cargo que ha ocupado desde 2017. Muchos de los cargos son menores de 40 años. La votación se producirá del 19 al 21 de enero.

La Secretaría Nacional la componen 15 personas, de las cuales cinco son los responsables territoriales de Bizkaia, Gipuzkoa, Araba, Nafarroa e Iparralde. Entre los otros diez integrantes, hay paridad de género, con cinco mujeres y cinco hombres. Si se suman los responsables de herrialde, son 9 hombres por 6 mujeres.

El Consejo Nacional ha dado a conocer este miércoles su propuesta para la Secretaría Nacional. El Consejo lo forman 30 personas: las 15 de la Secretaría, y 15 que se votarán de una en una. El plazo para presentar candidaturas se abre este jueves hasta el 5 de enero. Se aplicarán como mecanismos correctores que al menos el 40% sean mujeres, y que haya equilibrio entre herrialdes.

LA PLANCHA

Sortu ve un equipo que "ha contribuido positivamente para que fuese posible el nuevo tiempo abierto tras el cambio de estrategia". Aboga por la euskaldunización, la lucha contra la precariedad, el feminismo, la pacificación o el ecologismo.

Rodriguez seguirá como secretario general, seguido por Nuria Altzugarai, como subsecretaria primera, y Oihana San Vicente, subsecretaria segunda. El cuarto nombre es Pla, como responsable del marco de orientación estratégica y subsecretario tercero. Completan la plancha Itsasne Fernandez, Kizkitza Gil de San Vicente, Xabi Iraola, Gotzon Elizburu, Elena Beloki, Haimar Altuna, Lur Albizu, Jon Iker Aramendi, Aitor Servier, Paul Laka y Aritz Arzallus. El histórico Rufi Etxeberria sale de la cúpula.

El nombre de Pla contribuye a la cohesión interna con los sectores que dudan del giro pragmático de la izquierda abertzale, aunque generó rechazo en unos socialistas a los que quiere acercarse.

SUS INTERVENCIONES

Pla se ha pronunciado recientemente en TV3, donde admitió que ETA no acertó para poner fin antes a su actividad armada. Pero no deslegitimó su trayectoria y dijo que el comunicado del cese fue un momento importante porque él no solo se representaba a sí mismo, sino a "décadas de lucha". Informes policiales de anteriores operaciones recogieron que Pla había recibido instrucciones de Txapote para lograr información sobre posibles objetivos.
noticias de noticiasdenavarra