Villarejo insiste en que al CNI "se le fue de las manos" el atentado del 17A

Sostiene que fue una operación de "comando ficticio", mientras las víctimas le reclaman pruebas

12.01.2022 | 15:57
Villarejo

El excomisario José Manuel Villarejo no parece dispuesto a frenar en su estrategia para desprestigiar al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y, en concreto, a su exdirector Félix Sanz Roldán, a quien el policía jubilado culpa de su entrada en prisión y de su enrevesada situación judicial. En esa tesitura, hoy Villarejo ha vuelto a explayarse sobre la supuesta participación del CNI en los atentados del 17 de agosto de 2017 en Catalunya y ha insistido en que a los servicios secretos "se les fue de las manos" lo que iba a ser una operación de "comando ficticio" que tenían controlado.

De esta manera, el comisario retirado se reafirma en que el 17-A fue el resultado de un "error grave" de Sanz Roldán, que quería "darle un pequeño susto a Catalunya", aunque matiza que la intención del CNI no era en ningún caso provocar un atentado, pero la situación se le descontroló al morir el líder de la célula, el imán de Ripoll, que habría sido un confidente de los servicios de Inteligencia. "Muchas veces se han provocado comandos ficticios para tranquilizar. Probablemente la intención en absoluto fuera provocar ningún atentado, pero sí dar la apariencia de riesgo para que Catalunya viera la necesidad de la protección del Estado", ha explicado Villarejo ante la prensa a la entrada de la tercera sesión del juicio en la Audiencia Nacional por varias piezas del caso Tándem.

José Manuel Villarejo ha añadio que al CNI se le puso la situación fuera de control cuando el imán Abdelbaki Es Satty murió en la explosión de la vivienda de Alcanar (Tarragona) en la que preparaban bombas para atentar y entonces, según el excomisario, los miembros de la célula "jovencitos no saben cómo reaccionar". Para reforzar su versión, recuerda que quien investigó los atentados, la actual fiscal general del Estado, Dolores Delgado; dijo en su momento que había que asumir que hubo errores porque si no el atentado no se habría cometido.

Cuestionado por si existen evidencias que prueben su versión, Villarejo ha señalado que la "única prueba" es que no le devuelven sus archivos o agendas, una reclamación que es ya constante en sus declaraciones y en sus respuestas en el interrogatorio al que está siendo sometido en este juicio desde el pasado lunes.

Petición de las víctimas

A esas supuestas evidencias se han referido las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, que demandan al excomisario que haga pública la documentación de la que pueda disponer. Así, la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT) –entidad que representa y asiste a más de 250 afectados por los atentados de agosto de 2017– exige a Villarejo que "presente todas las pruebas" que certifiquen sus declaraciones sobre la relación entre el CNI y los atentados.

En un comunicado, la UAVAT señala que Villarejo está declarando como acusado en un proceso penal y no tiene la obligación de "decir verdad", así como que "no es la primera ocasión en la que ofrece declaraciones similares". Por ello, le pregunta: "¿Por qué ha esperado a tener un juicio en su contra para realizar estas manifestaciones?". En opinión de este colectivo, el excomisario estaría obligado "como policía a aportar cuantas pruebas disponga para esclarecer los hechos que denuncia".

noticias de noticiasdenavarra