Johnson se encierra en Downing Street en medio de llamamientos a su dimisión

El ‘premier’ británico cancela sus actos y se confina después de que un miembro de su familia haya dado positivo de covid

14.01.2022 | 00:10
Una periodista muestra la portada de un diario británico que hace referencia a Boris Johnson frente al 10 de Downing Street en Londres. Foto: Efe

Londres – El primer ministro británico, Boris Johnson, canceló ayer un acto oficial y limitará sus contactos personales hasta el próximo martes después de que un miembro de su familia haya dado positivo de covid, mientras en el Reino Unido aumenta la presión para que dimita del cargo tras reconocer que asistió a una fiesta en Downing Street durante el confinamiento.

Un portavoz del jefe del Gobierno informó de que Johnson no iba a visitar, como estaba previsto, un centro de vacunación en el condado inglés de Lancashire, donde la prensa esperaba poder preguntarle por su asistencia al acto del 20 de mayo de 2020 en el jardín de su residencia y despacho oficiales, al que se invitó a un centenar de colegas en un momento de duras restricciones.

La fuente también dijo que, "siguiendo las directrices actuales", durante siete días el líder conservador se hará test de antígenos diarios y "limitará sus contactos" con personas ajenas a su núcleo familiar, "tanto dentro como fuera de Downing Street".

La reducción anunciada ayer del periodo de aislamiento para contagiados de esos siete a cinco días (si obtienen un test negativo en los dos últimos) no se aplica, pues entra en vigor este próximo lunes.

El portavoz, que no precisó quién es el caso positivo –si su esposa, Carrie, o alguno de los dos hijos pequeños de ambos, Wilfred y Romy–, confirmó que Johnson seguirá celebrando reuniones con su equipo, pero la mayoría "serán virtuales".

Cumplir prioridades Preguntado por los medios si el primer ministro está preocupado por las críticas desde sus propias filas, la fuente mantuvo que está centrado en "cumplir con las prioridades" para el país y no en hacer una "autoreflexión".

El líder tory se disculpó el miércoles ante el Parlamento por haber asistido a ese festejo organizado por su secretario personal, Martin Reynolds –quien en un correo electrónico instó a "traer bebida" aprovechando "el buen tiempo"–, pero aseguró que pensaba que era "un evento de trabajo".

Su justificación no convenció ni a la oposición, liderada por los laboristas, ni a buena parte de sus propios diputados, de los cuales el jefe del Partido Conservador en Escocia, Douglas Ross, pidió abiertamente su dimisión.

Apoyos de ministros La mayoría de los ministros declararon por su parte su apoyo al jefe, al menos hasta que la funcionaria Sue Gray concluya, posiblemente la próxima semana, su investigación interna sobre las reuniones sociales que tuvieron lugar en Downing Street durante los confinamientos y que pudieron infringir las normas.

El ministro de Economía, Rishi Sunak, presunto máximo aspirante a sustituir al primer ministro, calculó más su respuesta al señalar que Johnson "hizo lo correcto al disculparse" y secundar su "petición de paciencia" hasta que Gray termine su pesquisa. El ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, insistió ayer en que el gabinete "está unido" y pronosticó que el líder tory aún puede "ganar las próximas elecciones", mientras que la portavoz laborista de Vivienda, Lisa Nandy, advirtió de no subestimar el nivel de indignación que existe en el país.

Todos los ojos están puestos ahora en la investigación de Gray, aunque los analistas advierten de que seguramente se limitará a establecer los hechos sin atribuir directamente responsabilidades.

Dependiendo de lo que diga, podría haber dimisiones en el Gobierno o que los diputados del grupo parlamentario conservador instigaran una moción de confianza interna para sustituir al líder, para lo que se necesitan al menos 54 peticiones (de 360 parlamentarios tories en la Cámara de los Comunes).

Es más improbable que Johnson, que durante su carrera ha superado más crisis que ningún otro político británico, dimita motu propio.

Dimisión

Asesor médico

El asesor médico adjunto del Gobierno británico en Inglaterra, Jonathan Van-Tam, muy conocido en este país por sus intervenciones en los encuentros con los medios para explicar la evolución de la pandemia, dejará ese cargo el próximo marzo, según anunciaron ayer fuentes oficiales. Durante la crisis del coronavirus, las aportaciones de Van-Tam en las habituales ruedas de prensa celebradas virtualmente desde la sede del Gobierno en Downing Street, con frecuencia al lado del primer ministro, Boris Johnson, se hicieron populares por las curiosas analogías y metáforas que empleaba el experto para explicar de manera didáctica la evolución del virus. Tras haber trabajado desde 2017 adscrito al Departamento de Sanidad del Ejecutivo, Van Tam asumirá un nuevo puesto en la facultad de Medicina y Ciencias Sanitarias de la Universidad de Nottingham.

noticias de noticiasdenavarra