Mañueco revalida el liderazgo del PP en Castilla y León

Afirma que en las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero solo hay dos opciones: "Los grises de Pedro Sánchez o el futuro que garantiza el PP"

15.01.2022 | 22:45
El jefe del Ejecutivo de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

El jefe del Ejecutivo de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que será proclamado este domingo de nuevo como presidente del PP en esta Comunidad, ha afirmado que afronta este nuevo liderazgo con el objetivo primordial de trabajar para que Pablo Casado llegue a La Moncloa y acabar con los "grises" del 'sanchismo'.

En su intervención ante los compromisarios del partido para defender su candidatura, Mañueco se ha referido en varias ocasiones a las próximas elecciones autonómicas que él mismo ha convocado para el 13 de febrero, y ha recalcado que es necesario que el PP logre una mayoría absoluta que le permita desplegar sus políticas sin las cortapisas impuestas desde otras formaciones.

Así, ha incidido en la necesidad de salir "más unidos y cohesionados" del Congreso para "ir a por todas y ganar las elecciones el 13 de febrero".

"Todos unidos vamos a ser, una vez más, imbatibles", ha apostillado Fernández Mañueco, para quien el 13 de febrero solo hay dos opciones: "Los grises de Pedro Sánchez o el futuro que garantiza el PP".

Mañueco ha remarcado que el PP "es el partido de la gente" y el que ha logrado que los castellanoleoneses "disfruten de unos servicios de calidad que son de los mejores de España".

"También hemos bajado los impuestos para facilitar la recuperación de las familias y de las empresas", ha añadido Mañueco, que ha prometido seguir reduciendo la fiscalidad, especialmente en el mundo rural.

Asimismo ha garantizado que el PP "estará con los jóvenes que quieren sacar adelante en Castilla y León sus proyectos" y "de los habitantes del medio rural que son parte esencial de la identidad de la Comunidad".

Por último, ha remarcado que para que a Castilla y León le vaya mejor hay que cambiar el Gobierno de España, y ha asegurado que, "al contrario de lo que creen Sánchez y sus amigos, los partidos no son únicamente instrumentos para atrapar el poder, sino que deben estar al servicio de la sociedad, que es su verdadera razón de ser".

Con un marcado carácter electoral, el XIV Congreso del PP de Castilla y León ha arrancado con un aplauso al fundador del PP, Manuel Fraga, en el décimo aniversario de su muerte, y el secretario general de la formación, Teodoro García Egea, ha reivindicado su legado de una "política con mayúsculas", en la que el interés general está por delante de las siglas.

El número dos del PP ha señalado que las elecciones regionales del próximo 13 de febrero son un punto de inflexión en el que "el PP se juega consolidar el cambio en España".

El secretario general del PP ha argumentado además que si Castilla y León es "una tierra de éxito" no es por una "casualidad" que después se "desinfla" como le ha ocurrido a otros partidos, "que son una moda", porque el PP no fue fundado "para ser una moda", si no "para transformar España", en una alusión, velada, a Vox y Ciudadanos.

La trascendencia nacional de las urnas castellanoleonesas y la apelación a la unión, tanto del partido, como del centroderecha en las siglas del PP, han sido una constante en la primera jornada del congreso, en la que Fernández Mañueco ha recibido el respaldo de los barones del PP, que se han conjurado para que una victoria en Castilla y León siente las bases para derrotar a Pedro Sánchez.

Ya por la tarde, Mañueco ha contado con el apoyo de los presidentes autonómicos de Madrid, Andalucía, Murcia y Galicia, Isabel Díez Ayuso, Juan Manuel Moreno, Fernando López Miras y Alberto Núñez Feijóo, respectivamente, que se han conjurado para recuperar La Moncloa desde esta Comunidad.

El presidente de Andalucía ha recalcado que, para él, estos comicios tienen especial importancia porque será el próximo en examinarse: "¡Por dios, sacar buen resultado y que tengamos una mayoría suficiente", ha exclamado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, que ha arrancado muchos aplausos de los presentes en León, ha llamado a "coger el testigo" de su victoria el 4 de mayo y demostrar que "no fue un anécdota" y el proyecto de Pedro Sánchez "está acabado".

Según Díaz Ayuso, comienza "un día para la esperanza, para la alternativa de un Gobierno del PP con Pablo Casado a la cabeza" y con "un gran equipo".

Los populares han reivindicado además gobiernos libres, sin trabas de terceros y han pedido que si los ciudadanos quieren depender del PP voten al PP porque "cualquier otra aritmética parlamentaria es menos confianza, menos certezas para gestionar".

"Vamos a unirnos todos en Castilla y León como el primer paso, o un paso más para conseguir el Gobierno de la nación", ha sostenido, por su parte, Núñez Feijóo, tras reivindicar la "mayoría natural" a la que, según su fundador, debía aspirar el PP.

Los presidentes autonómicos han buscado exhibir una imagen de unidad y han llegado juntos al cónclave de los populares, tras compartir una comida en la que han estado también dirigentes como Pablo Montesinos o Ana Beltrán, a la que Díaz Ayuso ha llegado a los postres y en la que no ha participado el secretario general, que se ha ido de León tras inaugurar el congreso.

En la primera jornada del congreso también se han aprobado varias ponencias que marcan la hoja del ruta del partido para los próximos años, una de las cuales, "Castilla y León moderna", que ha sido coordinada por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, apuesta por una Comunidad "verde en la que "impere la economía circular", sin olvidar poner en valor la potencialidad "turística y patrimonial" del territorio.

Está previsto que este domingo se proceda a la proclamación de Fernández Mañueco para seguir liderando el partido los próximos cuatro años y seguidamente el líder nacional, Pablo Casado, clausurará el Congreso, al que asisten 1.200 compromisarios, 800 de ellos de forma presencial.

noticias de noticiasdenavarra