El flirteo del PP con Vox cierra una tensa campaña en Castilla y León

Todas las miradas apuntan a Casado tras las encuestas a la baja y el empuje de la ultraderecha

11.02.2022 | 00:34
Pablo Casado, posando ayer para un selfi con una simpatizante durante su visita a Zamora. Foto: Efe

PAMPLONA – La tensión se masca en las huestes del PP. Las últimas encuestas, como la del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), no solo indican la posibilidad de que ni siquiera la suma con Vox le permita retener la presidencia de la Junta de Castilla y León, sino que, de hacerlo, el crecimiento de la fuerza de ultraderecha puede colocar contra las cuerdas al partido de Génova y, concretamente, a Pablo Casado, en tanto que los comicios se dirimen en clave estatal. El equipo de Alfonso Fernández Mañueco, candidato a la reelección, lamenta que se engordaran las expectativas al comienzo de la campaña, y atribuye el desgaste en los sondeos a la confrontación con el Gobierno de Pedro Sánchez y, como se diría tenísticamente, a los últimos errores no forzados, por ejemplo con la reforma laboral.

"Habrá que hablar con todos y ver qué posibilidades hay", se sincera el líder territorial, sabedor de que Vox le presionará hasta el límite para incluir sus políticas e incluso formar parte del Ejecutivo regional. Lo corroboró esta semana la lideresa de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que acudió en auxilio de Mañueco y reconoció que, en caso de que fuera necesario, prefiere pactar "con el partido de Ortega Lara" antes que "con aquellos que pactan con los que lo secuestraron". Un discurso muy ideológico destinado a la derecha más dura en el que se permitió marcar diferencias con el mensaje de Casado. Como la venganza se sirve en plato frío, el exvicepresidente y candidato de Cs, Francisco Igea, pronosticó ayer que "el lunes va a haber dimisiones en el PP" a nivel estatal, y que el líder autonómico de ese partido no será Mañueco. "En este momento no hay nadie a los mandos en el PP", aseveró respecto a la situación del partido que hasta el pasado 20 de diciembre fue su socio de gobierno en Castilla y León y que sigue siéndolo en Andalucía, donde no cree que el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, siga los pasos de Mañueco.

Los socialistas han aprovechado este patio revuelto para avisar de que "el 14 de febrero no valen los lamentos". "La alternativa es el PSOE o Vox", sostuvo la vicesecretaria general, Adriana Lastra. La dirección federal socialista y los responsables de la campaña de Luis Tudanca insisten en que la fractura del voto entre las tres derechas les brinda una nueva oportunidad que puede resultar decisiva en el reparto de los últimos escaños de cada circunscripción. El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, instó al PP a que aclare con qué fuerzas políticas está dispuesto a dialogar "y qué es lo que pretende" hacer. "Nos cuesta creer que una formación política que ha liderado España como el PP plante un escenario de marco de acuerdos con una formación que no cree en el Estado del bienestar, en el Estado de las autonomías, y que no sabemos qué pretenden hacer con Castilla y León", apostilló en alusión a Vox.

españa vaciada Otra de las dudas es el botín de las marcas asociadas a la España Vaciada, que pueden resultar determinantes en decantar la balanza a uno u otro bando ideológico. Las plataformas localistas han cobrado fuerza en la recta final: han pasado de lograr en 2019 el 6% de los votos y dos escaños (uno de Unión por el Pueblo Leonés y otro de Por Ávila) a una proyección demoscópica de un 15% y hasta seis asientos más, según el CIS. PP y PSOE miran con preocupación el auge de estas siglas, que han agitado el tablero de un feudo donde la derecha gobierna desde hace 35 años.

Para el cierre de campaña de hoy desembarcan todos los grandes líderes, que coincidirán en Valladolid. El primero en llegar será Casado, acompañado por el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, la propia Ayuso y el murciano Fernando López Miras. Unidas Podemos ha elegido el Polideportivo de La Victoria, un barrio obrero, donde el candidato Pablo Fernández estará arropado por los ministros Alberto Garzón, Irene Montero e Ione Belarra. Sánchez aterrizará para un último empuje al PSOE, y pisarán terreno a pocos kilómetros Santiago Abascal e Inés Arrimadas.

"Habrá que hablar con todos, incluido

Vox, y analizar todas la posibilidades que hay"

alfonso fernández mañueco

Candidato del PP a la reelección

"El lunes va a haber dimisiones en el PP, donde no hay nadie a los mandos"

francisco igea

Candidato de Ciudadanos

"Me cuesta creer que

el PP plantee acuerdos con quien no cree en el Estado del bienestar"

héctor gómez

Portavoz del PSOE en el Congreso

noticias de noticiasdenavarra