Un hombre mata a su madre y se atrinchera en su casa de un pueblo de Zaragoza

La mujer fallecida, de 75 años, recibió un fuerte golpe en la cabeza

08.02.2020 | 14:47
Efectivos policiales, en las inmediaciones de la casa del asesinato en Fuentes de Ebro, Zaragoza.

zaragoza - Un hombre de 43 años y con problemas mentales asesinó presuntamente a su madre, de 75 años, en el hogar familiar de Fuentes de Ebro (Zaragoza) y permanece atrincherado en la casa, según informan fuentes de la Guardia Civil de Zaragoza.

El presunto asesino llamó al centro de salud de Fuentes de Ebro, y al domicilio acudieron una médico y una enfermera. En torno a las 14.20 horas, la médico advirtió a la Guardia Civil de que en el domicilio se encontraba una mujer fallecida tras un fuerte golpe en la cabeza y que había varias manchas de sangre por la casa. Posteriormente, la enfermera especificó que el hijo de la víctima habría sido el asesino.

El presunto asesino se encerró en su vivienda, a las afueras de la localidad. Hasta el lugar de los hechos se trasladaron varias patrullas de la Guardia Civil de Zaragoza.

Los agentes se desplazaron al lugar provistos de chalecos antibalas y rodean por delante y por detrás la vivienda. Asimismo, se estableció un cordón de seguridad a unos 80 metros de la urbanización.

Las patrullas de la Guardia Civil se encontraban ayer a la tarde en la zona mientras un negociador de la Policía Judicial intentaba hacer que el asesino, que sufre trastornos psicológicos, cambiase de actitud.

La familia es muy conocida en Fuentes de Ebro, pues la mujer asesinada regentó una carnicería, que ahora llevan su hija y su sobrina, mientras que el presunto asesino se dedicaba al pastoreo de ganado hasta que su salud se lo permitió.

Según el testimonio de algunos vecinos, madre e hijo solían pasear juntos y no había ningún problema entre ellos. El presunto asesino tiene una hermana y su padre falleció hace unos años.

El Centro Médico de Fuentes de Ebro, que comunicó el fallecimiento de la madre, advirtió de que se trataba de un paciente psiquiátrico sin medicación desde hacía tiempo. Una enfermedad mental que los vecinos de la zona desconocían.

Cuando las patrullas llegaron al lugar de los hechos, la médico y la enfermera se encontraban fuera de la casa porque habían sido expulsadas por el asesino antes de atrincherarse en la vivienda. Ambas sanitarias confirmaron de que la fallecida, de 75 años, sufría un fuerte golpe en la cabeza. - D.N./Efe