Los secretos del ojo de la ballena de Sopela

El equipo Oftalmológico de la Universidad del País Vasco liderado por Elena Vecino expondrá hoy conclusiones obtenidas Del estudio del nervio óptico de la ballena varada en la playa de Sopela el pasado 3 de febrero

08.02.2020 | 20:35
Grúas para retirar la ballena de la playa de Sopela

Desde hace semanas el equipo que lidera la catedrática en biología celular Elena Vecino se ha centrado en analizar los elementos que forman el ojo de la ballena que eligió para morir a la playa de Sopela a principios de febrero. Algunas de las conclusiones serán expuestas hoy en el congreso internacional de oftamología titulado Glaucoma y nervio óptico que se celebra en Bilbao. "Sentí mucho la muerte de la ballena, pero para nuestro equipo ha sido un regalo porque el ojo de la ballena nos proporcionará grandes informaciones para atajar enfermedades neurogenerativas", destacó a este periódico Vecino.

Las ultimas semanas han sido intensas en el laboratorio de la UPV, de vértigo, pero, según la científica, extremadamente interesantes para este equipo de investigadoras cuya labor es pionera a nivel mundial. La noticia del ojo de la ballena tuvo repercusión a nivel mundial y despertó el interés de expertos en oftamología que se pusieron inmediatamente en contacto con Vecino para conocer los análisis que realizarán a partir de ahora. "Somos punteros. En el congreso se desglosarán todas las cuestiones que podremos analizar y estudiar gracias al ojo extraído a la ballena", dijo Vecino.

El ojo del animal más grande del mundo esconde en su interior infinidad de informaciones que pueden servir para avanzar en enfermedades neurogenerativas o mentales como por ejemplo el alzhéimer.

Por eso la posibilidad de realizar un estudio del ojo de ese mamífero de mar ha sido una oportunidad para Elena y su equipo de científicas. Los astros quisieron unirse a favor de la ciencia para dotar al equipo de la UPV con esta parte del cuerpo del cetáceo. "No hay podido caer en mejores manos", destacó.

El ojo es la estructura del cuerpo que más información da, es como la ventana del cerebro: "El ojo tiene sistema nervioso, vascular y podemos enterarnos de muchas cosas que ocurren dentro del cuerpo mirando solo a través del él", destacó la científica de la UPV.

Habitualmente trabajan con ojos de cerdos a través de los que estudian enfermedades que causan el envejecimiento. En la actualidad, Bizkaia cuenta con el único grupo del mundo que trabaja con neuronas adultas en cultivo, ya que son difíciles de mantener y de conservar.

El glaucoma es la principal línea de investigación desarrollada por el grupo, pero la casualidad ha abierto la puerta a analizar en detalle el nervio óptico de la ballena. Además, existe la oportunidad de estudiar el párpado interno y externo, su anatomía y sus glándulas. Como explica la científica, "los peces pueden regenerar su nervio óptico cuando se daña. En el proceso evolutivo, los mamíferos han perdido esa capacidad de regeneración. Y ahora tenemos la posibilidad de saber qué ocurre en el caso de estos mamíferos que viven en el mar". Hasta ahora no se había podido observar al detalle la retina y sus células neuronales, el nervio óptico o el párpado de la ballena.

Por eso cuando saltó la noticia de que un cetáceo había fallecido, Elena Vecino ni se lo pensó; solicitó permiso para extraer el ojo del rorcual y se plantó en el arenal con su bisturí. "El ojo pesó 921,89 gramos y tenía una estructura blanca dura, como un hueso de cuatro centímetros de grosor, para soportar la presión del agua", describió Vecino.

Desde que el ojo llegó al laboratorio, el equipo compuesto además por Noelia Ruzafa, Xandra Pereiro y Miguel de la Fuente lo ha diseccionado de diferentes maneras; algunas para mirar las características más en detalle moleculares; otras para mirar con microscopio: "Hemos hecho cuadraditos pequeños de cada una de las partes para estudiarlas con distintas técnicas, morfológicas, moleculares, bioquímicas. Es tan grande que tenemos posibilidades de estudiarlo de diferente manera".

Congreso Algunas de esas investigaciones y conclusiones obtenidas serán expuestas hoy en el congreso internacional de oftamología titulado Glaucoma y nervio óptico que se celebra en la capital vizcaina. Elena Vecino, investigadora principal del grupo de Oftalmo y Biología Experimental de la Universidad del País Vasco se ocupa de la retina. El objetivo de este equipo es resolver problemas del sistema visual, y, en concreto, el glaucoma.

Expertos del todo el mundo expondrán a lo largo de la jornada los diferentes estudios e investigaciones que se llevan a cabo a nivel internacional en este ámbito. El encuentro reunirá a profesionales de Singapur, Alemania, Estados Unidos.... Elena Vecino aprovechará este encuentro para hacer hincapié en la necesidad de invertir en la investigación: "Lo estamos haciendo con las poquísimas fuentes de financiación que las instituciones públicas aportan. La investigación no se está financiando y sin embargo, somos punteros", añadió. Contar con un fondo para casos excepcionales ayudaría mucho. "Lo mismo que para retirar la ballena había un fondo de 12.000 euros, sería de agradecer que también hubiese un fondo para invertirlo en la investigación", lanzó.