Incendios en cadena en gipuzkoa

Sospechan que los fuegos en Jaizkibel y Aralar han sido provocados

En menos de 15 horas hubo tres incendios en Gipuzkoa
En Aralar se vieron afectadas entre 25 y 30 hectáreas
En Jaizkibel se cortó la carretera ante la peligrosidad de las llamas

08.02.2020 | 22:00
El viento contribuyó a que las llamas se propagaran ayer con rapidez por el monte Jaizkibel.

donostia - Tres fuegos en menos de 15 horas. Gipuzkoa vivió ayer una jornada muy complicada en la que se desataron tres incendios forestales, los más importantes en la zona del Parque Natural de Aralar, que afectó a entre 25 y 30 hectáreas, y en el monte Jaizkibel, que obligó a cortar la carretera, ambos intencionados según las primeras investigaciones. Además, se registró otro fuego en el alto de Ixua, en una zona de montaña entre Eibar y Arrate, en la muga con Bizkaia.

La sequedad de los terrenos y las altas temperaturas contribuyeron a que crecieran estos incendios y dificultaron las tareas de extinción. Uno de los fuegos más virulentos se declaró sobre las 16.30 horas en el monte Jaizkibel, donde se vivieron momentos de mucha tensión con bomberos tratando de frenar las llamas en cuatro focos distintos, dos de ellos de una magnitud importante. La gran humareda se podía ver desde la rotonda de Lezo, sorprendiendo a los vecinos de la zona, e incluso se tuvo que cortar la carretera de acceso al monte debido a la proximidad de las llamas a esta vía.

Así, lo que comenzó siendo un aviso sobre un pequeño incendio en la zona de las antenas de Jaizkibel se fue complicando a medida que llegaban los bomberos, ampliándose en otros tres focos, separados entre ellos por cerca de un kilómetro de distancia. Hasta el lugar se trasladaron dotaciones de Irun, Zarautz, Tolosa, Donostia, dos retenes contraincendios, guardabosques y personal de la Ertzaintza.

Aunque la zona era de fácil acceso y los equipos de emergencia no tuvieron problemas para llegar al terreno, el cambio de viento que se produjo sobre las 17.30 horas dificultó las tareas de extinción. La situación se complicó tanto que los ertzainas que se encontraban en la zona ayudaron a los bomberos con las mangueras para tratar de sofocar las llamas cuanto antes. También identificaron a varias personas que se encontraban en el lugar ante las sospechas de que el incendio fuera provocado, un hecho que se seguirá investigando.

Obstáculos en aralar Otro fuego en el que todas las pruebas apuntan a que fue intencionado se desató sobre las 1.30 horas de la madrugada en la zona del Parque Natural de Aralar, en un terreno escarpado, de muy difícil acceso. Hasta allí se desplazaron en un primer momento dos brigadas de forestales antiincendios, a las que posteriormente se sumó una más dadas las dificultades para extinguir las llamas. También acudió un equipo de guardas forestales, así como un técnico de la Diputación que coordinó todo el operativo.

El incendio, que afectó a terrenos que forman parte del Parque Natural de Aralar, se concentró en dos frentes: los montes Zabalegi (1.111 metros), situado entre Amezketa y Bedaio; y Balerdi (1.193 metros).

Las llamas se desataron en una zona de difícil acceso, de pastos de montaña y de rocas, a las que es imposible acceder en vehículo. Por ello, en esta ocasión las brigadas no pudieron utilizar el camión cisterna con el que suelen acceder por las pistas de montaña y tuvieron que subir caminando a extinguir el fuego.

A esta complicación por lo escarpado del terreno se sumaron también las altas temperaturas (en la estación meteorológica de Euskalmet en Alegia se llegaron a registrar 29,2 grados), el viento sur y, fundamentalmente, la sequedad del terreno. En Gipuzkoa lleva sin llover ni gota desde el pasado día 11, por lo que en el momento del incendio el monte estaba muy seco y en esas condiciones el fuego se extiende con mayor facilidad. Tanto es así que el aviso de la presencia de las llamas se recibió a las 1.30 horas de la madrugada y no se consiguieron apagar hasta las 15.30 horas, catorce horas después.

Las brigadas antiincendios y el equipo de guardas forestales requirieron asimismo la colaboración de la Er-tzaintza, que sobrevoló con un helicóptero la zona para comprobar el alcance del fuego y vigilar los focos aún candentes. Tras extinguir las llamas, dos brigadas permanecieron en la zona, ante el riesgo de que se reavivara el fuego.

Todo apunta a que el incendio fue intencionado, aunque todavía se está a la espera de la investigación que realizará un equipo técnico, según fuentes de la Diputación foral. Por suerte, en ningún momento estuvo cerca de ningún caserío y tampoco de explotaciones agroganaderas.

Fuego en eibar Horas después, a las 14.15 horas, se desató otro fuego de menor magnitud en el alto de Ixua, una zona de montaña que se encuentra subiendo de Eibar a Arrate, en la muga con Markina (Bizkaia). Al parecer, se prendieron restos de árboles de la limpieza del monte. En la extinción trabajaron tanto bomberos de la Diputación de Gipuzkoa como de Bizkaia.

Ante la jornada que se vivió ayer, los bomberos de Euskadi publicaron un tuit en el que pidieron "máxima precaución en zonas arboladas y montes", ya que fueron "numerosos los pequeños incendios forestales" que tuvieron que sofocar. "Nos encontramos en una época de riesgo alto, sumado a las altas temperaturas que tenemos estos días", advirtieron.