Rechazo mayoritario a un fallo que UPN, PSN y PPN sí acatan

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Orain Bai e I-E critican la injusticia del juicio y las elevadas penas

08.02.2020 | 23:41
Un vecino de Alsasua observa el cartel con el contador de los días de cárcel de los jóvenes.

pamplona - Las formaciones parlamentarias navarras evidenciaron ayer sus diferencias a la hora de valorar la decisión de la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional que confirmó el fallo que descartó terrorismo en la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua en 2016 y les condenó a penas de entre 2 y 13 años de cárcel al apreciar que sí concurrió un agravante de odio. La sentencia fue rechazada de forma mayoritaria por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Orain Bai e Izquierda-Ezkerra, que cuestionaron la injusticia del propio juicio y la desproporción de las penas, mientras que desde UPN, PSN y PPN fue acatada por "respeto" a las decisiones judiciales" sin ninguna crítica.

El parlamentario de Geroa Bai Unai Hualde afirmó que la sentencia de la Audiencia Nacional que confirma las penas impuestas a los jóvenes de Alsasua "evidencia la injusticia del propio juicio" al dictaminar que los hechos no constituyen un delito de terrorismo y por lo tanto "el caso debió ser juzgado en la Audiencia de Navarra". Además Hualde denunció "la absoluta desproporción de las penas (de 2 a 13 años de cárcel), que demuestran que desde el principio hubo un relato falso que hay que mantener de cualquier manera, incluso llevando a cabo una gravísima injusticia".

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, manifestó que, en este caso, "hay una absoluta desproporcionalidad entre los hechos y esa condena" porque "seguimos pensando que es una pelea de bar a altas horas de la madrugada. Plantear una agravante por contenido ideológico nos parece muy peligroso porque las consecuencias penales son evidentes", indicó, para exponer que "el hecho de que no sea calificado como terrorismo pone de manifiesto algo que ya dijimos y es que se ha hurtado el derecho a un juicio natural a estas personas".

La parlamentaria de Podemos-Orain Bai, Laura Pérez, declaró que "los jóvenes de Alsasua son nuestros presos políticos" y defendió que "aquí no ha habido un delito de terrorismo. No se puede calificar como cuestión ideológica lo que fue una pugna de bar", ha señalado. Por su parte, Tere Sáez, del mismo grupo parlamentario, comentó que "aplaudo que no se vea delito de terrorismo, pero no entiendo que se mantengan las mismas penas; las penas tienen que ser ajustadas al delito cometido".

PETICIÓN DE INDULTO Desde I-E, Marisa de Simón señaló que no comparten "de ninguna de las maneras" la sentencia e indicó que "los dos años que estos jóvenes llevan en prisión son más que suficientes para pagar el delito que cometieron. Vamos a hacer una solicitud hoy al presidente Pedro Sánchez para que indulte y puedan estar en su casa más pronto que tarde. Este caso es un despropósito desde un principio, todos sabíamos que no era un delito de terrorismo y esto no puede ser", expuso.

Por su parte, el parlamentario de UPN Carlos García Adanero mostró su "respeto" a los tribunales de Justicia y añadió que "se pone de manifiesto que no fue una pelea de bar. Lo que es un despropósito desde el punto de vista político es que las instituciones navarras, empezando por la presidenta del Gobierno y los partidos que lo apoyan, apoyaran a los agresores y no a los agredidos, lo que es una disfunción total", comentó.

La portavoz socialista, María Chivite, expresó su "respeto" a las decisiones judiciales. "Teníamos claro que esto no era un tema de terrorismo pero también teníamos claro que no era una simple pelea de bar", dijo, para señalar que "la sentencia ha ido en esa línea y no tengo más que respetar las decisiones judiciales".

La portavoz del PPN, Ana Beltrán, destacó que "la separación existe y debe existir, y los políticos no debemos valorar ni influir en las decisiones de los jueces. Cosa que este Gobierno sí ha hecho con los agresores de Alsasua, a los que ha defendido y se ha puesto de su lado, en lugar de ponerse del lado de los agredidos, que es la Guardia Civil". - D.N.