Comptos revisará el contrato de la obra del parque central de Bomberos que adjudicó UPN

El Parlamento aprueba una solicitud de EH Bildu para fiscalizar el proyecto

09.02.2020 | 00:24
Imagen de las obras del parque de Bomberos de Cordovilla.

Un informe interno del Gobierno de Navarra concluye que el procedimiento de adjudicación gestionado por el Gobierno de UPN entre 2006 y 2010 incurrió en diversos incumplimientos de la Ley de Contratos Públicos.

PAMPLONA - La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra acordó el lunes solicitar a la Cámara de Comptos la emisión de un informe de fiscalización sobre el procedimiento de contratación de obras de Parque de Bomberos y Helipuerto de Cordovilla, a instancias del grupo de EH Bildu. Un informe interno del Gobierno de Navarra concluye que el procedimiento de adjudicación gestionado por el Gobierno de UPN entre 2006 y 2010 incurrió en diversos incumplimiento de la Ley de Contratos Públicos.

La adjudicación del parque de Bomberos y Helipuerto de Cordovilla se produjo el 12 de diciembre de 2006 a la empresa Obras Especiales de Navarra SA (Obenasa) por un precio total de 6.842.540,09 euros, con un plazo de ejecución de 19 meses, y las obras se iniciaron en marzo de 2007. En los dos años que transcurrieron entre la adjudicación del proyecto y la recepción de la obra en marzo de 2009, se produjo una desviación en el presupuesto de licitación de 18,24%, en concreto, 1.247.807,35 euros, para sumar una inversión total de 8.090.347,44 euros, que el expediente justificó en varias modificaciones realizadas a requerimiento del Gobierno de Navarra.

El 31 de marzo de 2009 fue firmada el acta de recepción de la obra, donde se ponía de manifiesto que "se encuentra completamente terminada y que la misma se ha realizado según el proyecto aprobado por el Gobierno de Navarra, iniciándose el plazo de garantía de tres años". Sin embargo, la Agencia Navarra de Emergencias recibió la obra del Parque de Bomberos sin helipuerto; sin torre de maniobras, de la que solo se había construido la planta baja; sin piscina de inmersión y sin el sistema de climatización en disposición de funcionar.

La desviación presupuestaria que habría requerido finalizar el proyecto, según el informe del responsable coordinador de Buenas Prácticas y Anticorrupción del Gobierno de Navarra, superaba con creces el 50% del precio de adjudicación, "lo que desde un punto de vista normativo obligaba a una nueva licitación", de conformidad con el artículo 105 de la Ley Foral 6/2006 de Contratos Públicos. Además, según el mismo informe, la recepción de la obra no ejecutada en su totalidad sería acorde con el artículo 22.3 de la Ley Foral de Contratos Públicos que establece que "no podrá fraccionarse el objeto del contrato para disminuir su cuantía y eludir los requisitos de publicidad o el procedimiento de adjudicación que correspondan".