Los familiares de víctimas del franquismo apelan a trabajar para que “no vuelva el fascismo”

Cientos de participantes y amplia presencia política en el acto de la Vuelta del Castillo

09.02.2020 | 04:53
Los colores de la República presidieron el acto, aunque hubo muchas menos banderas que en otras ocasiones.

Pamplona - Cientos de personas se dieron cita ayer en la vuelta del Castillo de Pamplona en vísperas del día de la República para seguir pidiendo justicia y reparación por las víctimas del franquismo y alertar a la sociedad que hay que estar firmes para que "no vuelva el fascismo para quitarnos la libertad". El acto, organizado por AFFNA-36 en recuerdo especialmente de los 300 fusilados en estos fosos de Pamplona, contó con presencia política a institucional al mayor nivel de un amplio espectro de partidos (Geroa Bai, Izquierda-Ezkerra, Podemos Ahal-Dugu, PSN...). Entre los asistentes se encontraba la propia presidenta del Gobierno de Navarro, Uxue Barkos.

Esta celebración es una de las que tiene más arraigo en el calendario anual de la memoria histórica (el 19 de mayo tendrá lugar el acto del Fuete de San Cristóbal, por cierto), pero este año llegó con el plus del contexto electoral en el que, desde las formaciones de derecha y ultraderecha, se ha puesto el tema de la memoria histórica en la agenda política, pero en un sentido totalmente contrario al que se viene trabajando en Navarra durante muchos años y de manera especial en la legislatura que termina. Por eso los tradicionales discursos y testimonios, además de las emociones, tuvieron una lectura aún más intensa que en otras ocasiones en esta clave.

Sara Cordón, nieta del que fue concejal de Pamplona, abogado, director de la escuela de Magisterio y militante del PSOE, asesinado en Ripa en 1937 a los 40 años, señalo que su abuelo trabajó por revertir las cifras de analfabetismo en "un país en el que el general Millán-Astray se hizo famoso por su frase "muera la inteligencia", y en el que fue patente "el odio de los fascistas a los intelectuales y educadores". Así, "más de 300 docentes fueron represaliados en Navarra". En referencia a unas declaraciones del PP o Vox , reconoció con orgullo "que seguimos buscando huesos en las cunetas, pero no para abrir viejas heridas sino para cerrarlas".

Antes de depositar claveles en el monolito colocado en el lugar en recuerdo de quienes fueron fusilados, tomó la palabra la vicepresidenta de AFFNA-36, Amaia Lerga. Tras agradecer (en euskera y castellano) el respaldo social y recordar que hoy en día también hay personas que tienen que de sus países y del terror como los exiliados republicanos, señaló la importancia de los símbolos y pidió el derribo del Monumento a los Caídos, "un monumento a la muerte, un edificio que es una mancha ética. Reivindicamos desde la dignidad la memoria de nuestros antepasados". E instó a aprender de ellos para que la historia no se repita. "Personas como Josefina Lamberto recuerdan que entonces ya se sabía lo que iba pasar por lo que ahora hay que seguir luchando para que el fascismo no vuelva a quitarnos la libertad", concluyó, antes de la ofrenda floral y el aurresku.

detalles

Pluralidad política y ausencia de la derecha. La nómina de cargos y líderes políticos fue muy amplia. Por el Gobierno foal acudieron la presidenta, Uxue Barkos, la consejera Ana Ollo y el responsable del Instituto de la Memoria, Josemi Gastón, entre otros. Geroa Bai estuvo representada por Koldo Martínez, Daniel Innerarity, Ana Lujan, Patxi Leuza, Unai Uhalde, Iñaki Cabasés... I-E contó con una nutrida delegación: Marisa de Simón, José Miguel Nuin, Iñaki Bernal, Egino, Txema Mauleón, Oneca, Rudi...). El PSN (y UGT) acudió también a la cita con nombres relevantes como María Chivite, Ramón Alzórriz, José Luis Arrasti, Martín Zabalza... Por CCOO estaban Chechu Rodríguez y Javier Barinaga. ELA también tenía representación. Podemos-Ahal Dugu se volcó con Mikel Buil Ricardo Feliu, Guillén Carroza... Ainhoa Aznárez se fue a otro homenaje en Olite. El PCE también acudió, la izquierda abertzale tuvo una presencia de perfil más bajo que otras ocasiones, aunque Bel Pozueta va hoy a Sartaguda. No hubo participación oficial de Navarra Suma.

Acompañamiento musical. El acto sirvió para que se estrenara la pieza musical Lágrimas rojas (de Bartolomé Burgos) de la mano del grupo Canciones de siempre y fue cerrado con un aurresku. Entre el público estaba El Drogas.