empresa Iveco de San Fernando de Henares

La Fiscalía investiga la difusión del vídeo sexual que provocó un suicidio

Una mujer se quitó la vida tras difundirse entre sus compañeros de trabajo una grabación íntima

09.02.2020 | 12:27
Planta de Iveco, ubicada en San Fernando de Henares (Madrid), donde trabajó la mujer que se suicidó.

Madrid - La fiscal de Sala de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, pidió ayer a la Policía un informe sobre las circunstancias que rodearon el suicidio de Verónica, la mujer que se quitó la vida el sábado tras difundirse entre sus compañeros de trabajo un vídeo suyo de contenido íntimo. Fuentes de la Fiscalía informaron de que Tejada ordenó la apertura de diligencias informativas y pidió este informe para determinar si hay actuaciones que tengan relevancia penal y puedan ser investigadas. La Policía Nacional está investigando quién grabó y quiénes enviaron y reenviaron el vídeo de contenido sexual que fue difundido entre numerosos empleados de la empresa Iveco de San Fernando de Henares (Madrid), ya que todos pueden incurrir en delito.

La mujer, de 32 años, se ahorcó después de que un vídeo grabado hace cinco años se difundiese entre gran parte de la plantilla. La Policía investiga si fue la mujer la que grabó el vídeo o si lo hizo alguien, con su consentimiento o sin él, así como quién lo difundió en primer lugar y quiénes lo hicieron posteriormente, explicaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Hasta el momento, el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares se ha encargado del caso, pero solo respecto al suicido, toda vez que no hubo denuncia previa por la difusión del vídeo.

La sección sindical de CGT en Iveco explicó que la mujer se grabó en el citado vídeo hace cinco años, y que recientemente alguien comenzó a difundir entre los compañeros, lo que hizo que ella se dirigiera a Recursos Humanos para denunciar lo ocurrido. Allí le instaron a denunciar lo ocurrido, pero ella rechazó hacerlo.

Por su parte, un grupo de trabajadores de Iveco subrayó que la mayoría de empleados de la empresa "mostraron su disconformidad" con la difusión del vídeo, por lo que exigieron que no se generalice y se busque a los responsables. El grupo de empleados, en su mayoría hombres, aseguró sentirse "perjudicado por pertenecer a la empresa" y la generalización de este tipo de conducta", con la que mostraron su "absoluta desaprobación".

Concentración de repulsa Los compañeros de Verónica se concentraron ayer, por segundo día consecutivo, en repulsa de esta muerte. La convocatoria, que se prolongó durante algo más de 10 minutos, reunió a unas 150 personas en la puerta de la planta y que concluyó con un aplauso para Verónica, que tenía 32 años y era madre de dos hijos.

"No hay derecho", señaló, con indignación, una de las compañeras de la fábrica. "Creo que la gente no es consciente de lo que pueden suponer sus actos a veces, lo que puede llegar a desencadenar lo que para ellos podía parecer una broma", comentó otro trabajador. Los empleados están "tristes" y "muy afectados" ante lo ocurrido. Algunos aseguraron que el vídeo no trascendió más allá de la sección de carretillas en la que trabajaba la víctima, empleada de Iveco desde hace años.

Otros, sin embargo, afirman que el vídeo sí se difundió masivamente entre los empleados. "A lo mejor no lo vieron los 2.500, pero sí 2.000. Personalmente a mí no me llegó ni lo vi, pero se vio por toda la zona, sabes quién lo tiene y quién lo puede enseñar", declaró un compañero de Verónica de otra sección de la fábrica. - Efe