según una psicóloga y experta en violencia

"Un 28% de adultos reconoce tener secuelas por haber sufrido acoso escolar"

09.02.2020 | 14:53
Fuensanta Cerezo, Teodoro Hernández de Frutos, Olatz Ormaetxea y M. Carmen González-Torres, en la Universidad de Navarra

Pamplona. Un 28 % de los adultos reconoce tener secuelas por haber sido objeto de acoso en el colegio, ha afirmado este viernes en la Universidad de Navarra la psicóloga y experta en violencia escolar Fuensanta Cerezo.

Cerezo, quien ha impartido la sesión inaugural de la jornada "Bullying: claves para entender, evaluar e intervenir", ha asegurado que estas personas sufren efectos a largo plazo y pueden tener conductas antisociales y dificultades en las relaciones interpersonales.

Además, tienen posibilidad de ser objeto de acoso laboral e incluso poseer ideas recurrentes de suicidio, ha explicado.

A corto plazo, la experta ha destacado que un 65,6 % de ellas sufre problemas de gravedad moderada y manifiestan tristeza, nerviosismo, alteración del sueño y soledad.

"Hablar de bullying es hablar de intimidación, de la capacidad de generar miedo", ha declarado Cerezo, quien ha recalcado la importancia de dotar de estrategias al alumnado que le permitan protegerse cuando comienza a producirse una situación de acoso.

Si la víctima "es capaz de no sentirse identificada, de que no le afecte, no habrá bullying. Es ahí donde hemos de trabajar, en la capacidad de resiliencia", ha aseverado.

La psicóloga ha establecido las características del acoso escolar y sus diversas formas (física, verbal, indirecta y ciberbullying) y ha aportado variables que influyen a la hora de sufrir acoso, como la edad, sexo o estatus social.

De este modo, ha expuesto algunas diferencias entre el tipo de acoso que "suele ser habitual en los chicos, sobre todo el físico", y en las chicas, donde "es más indirecto, a través del rumor".

Cerezo ha hecho hincapié en que la situación va más allá de un agresor y una víctima: "Un caso puede comenzar con un compañero agrediendo a otro y pasar rápidamente al grupo, bien porque el resto se sume directamente, o bien porque lo haga indirectamente, haciendo como que no pasa nada".

También ha alertado de los efectos en los agresores, ya que "pueden tender a formar agrupaciones con perfiles similares al suyo, y en algunos casos llegar a producirse situaciones de predelincuencia". Además, al llegar a la vida adulta, este tipo de personas afianzan estos comportamientos.

Esta jornada, que ha finalizado con un taller sobre cómo pueden afrontar las familias este problema, se enmarca en una nueva edición de las Jornadas de Centros Educativos organizada por la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra.