Detenidos los autores de un atraco en una sucursal bancaria de Larraintzar el pasado mayo

Sustrajeron casi 38.000 euros y amenazaron a los trabajadores de la entidad con un hacha para que les abrieran la caja fuerte

09.02.2020 | 15:54
La Guardia Civil localiza el dinero sustraído en una sucursal bancaria de Larraintzar.
Detenidos los autores de un atraco en un banco de Larraintzar el pasado mayo

Sustrajeron casi 38.000 euros y amenazaron a los trabajadores con un hacha para que les abrieran la caja fuerte.

PAMPLONA. La Guardia Civil de Navarra ha detenido recientemente a los presuntos autores de un robo con violencia y detención ilegal cometido en una sucursal bancaria de la localidad navarra de Larraintzar.Los hechos ocurrieron en la mañana del pasado 22 de marzo del 2019 cuando, en la hora próxima al cierre, se produjo un atraco en una entidad bancaria por parte de dos hombres con pasamontañas y con acento sudamericano que accedieron al interior de la sucursal simulando ser clientes. Tras un breve diálogo con un empleado, sacaron un martillo y un hacha con los que presuntamente amenazaron a los empleados a la voz de "esto es un atraco". Seguidamente encerraron al personal laboral (tres personas) en el baño, llegando a inmovilizar a uno de ellos maniatándolo.

La violencia empleada por los autores fue elevada, destacando que durante el atraco, uno de los autores llegó a colocar, presuntamente, el canto del hacha en la cabeza de una de las víctimas mientras profería amenazas para que abriesen la caja fuerte y el cajero automático. Los autores, además inutilizaron las cámaras de video vigilancia mediante golpes con las armas que portaban.Tras tener conocimiento de los hechos en la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil de Navarra (COS), se movilizaron las patrullas más cercanas al lugar para llevar a cabo las medidas de aseguramiento y cierre para la localización de los autores.La investigación fue asumida por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (Equipo de Delitos Contra el Patrimonio) debido a su especialización en la investigación de este tipo de delitos, desplazándose hasta el lugar y realizando la inspección técnico-ocular, dando comienzo a la denominada Operación "GUAREMATE".

Durante el transcurso de las investigaciones, se constató como los autores habrían llegado a las inmediaciones de la sucursal en un vehículo conducido por un tercero, el cual había permanecido en todo momento en el interior del mismo realizando labores de vigilancia con la misión de alertar al resto de una eventual presencia policial.

Los investigadores lograron constatar como habrían realizado reconocimientos sobre el establecimiento durante los días previos, con el fin de ubicarlo correctamente, controlar al personal, dependencias, sistemas de seguridad y vías de acceso y huída.

Aumento del nivel de vida

Las pesquisas realizadas por la Guardia Civil confirmaron como los tres autores del hecho habrían empleado el dinero sustraído en aumentar ostensiblemente su nivel de vida, aprovechando para desplazarse a zonas vacacionales o a adquirir bienes de elevado valor.Este elevado tren de vida llamó incluso la atención de sus familiares y amigos, que llegaron a sospechar que este dinero provenía de actividades ilícitas como el tráfico de drogas.

Entradas y registros domiciliarios

Las gestiones practicadas y las informaciones recabadas por los agentes permitieron solicitar al Juzgado competente 5 órdenes de entrada y registro (Orkoien, Sarriguren y 3 en Pamplona), en las que se han intervenido cerca de 10.000 euros en efectivo, la ropa y los efectos empleados en los ilícitos, así como dos bicicletas, un televisor, una videoconsola y dos vehículos, todo ello adquiridos presuntamente con el dinero sustraído.En dichas intervenciones se ha detenido a los tres presuntos implicados como autores de los delitos de Robo con fuerza e intimidación y Detención ilegal.

Los detenidos cuentan con experiencia en este tipo de sucesos, constándole a dos de ellos hasta 6 antecedentes relacionados con entidades bancarias. Esta experiencia habría hecho que tomarán numerosas medidas de seguridad para dificultar las labores de investigación, tanto previamente al robo, como con posterioridad al mismo.

Por todo ello han sido puestos a disposición judicial, decretándose el ingreso en prisión provisional sin fianza para los tres implicados.