Nacen en Sendaviva 2 tigres blancos, una especie en peligro de extinción

Hay menos de 300 ejemplares de esta especie en el mundo y apenas se reproducen cautivos

09.02.2020 | 17:15
Los dos cachorros de tigre junto a su madre (’Bandi’), una hembra de cuatro años que también pertenece a Sendaviva.

tudela - Dos crías de tigre blanco, una variante de ese tipo de felino en peligro de extinción del que apenas existen 300 ejemplares en todo el mundo, nacieron la madrugada del 15 de abril en Sendaviva, el parque navarro de aventura ubicado en Arguedas. Las crías, un macho y una hembra, son hijos de la pareja de tigres blancos del parque: Chipi, un macho de cuatro años y medio, y Bandi, una hembra de cuatro. El nacimiento de este tipo de tigres en cautividad es poco frecuente por lo que para el parque, el alumbramiento es "un hito muy importante", según constató Rubén González, gerente de la instalación. Los visitantes podrán observar cómo juegan y corretean las dos crías a partir del próximo sábado, 29 de junio, aunque con una presencia controlada de horas que irán aumentando de manera escalonada hasta completar el horario de parque abierto. Además, a través de redes sociales, se convocará un concurso para ponerles nombre.

adultos de 230 kilos Las dos crías de tigre blanco, una especie que posee dicho color debido a una condición genética que elimina el pigmento de su coloración, normalmente naranja, tuvieron un proceso de gestación de unos cien días y nacieron con alrededor de un kilo de peso. Actualmente, el macho pesa cerca de 11 kilogramos y la hembra 9,5. Cuando sean adultos pueden alcanzar los 230 kilos. Como relatan desde Sendaviva, en sus primeros días de vida las crías eran tímidas y no salían del nido ya que su movilidad y visión eran reducidas. Pero, a partir de la tercera semana, comenzaron a ser más activos y, al mes, ya empezaron a jugar y ser revoltosos. Al mes y medio salieron al exterior y empezaron a explorar la naturaleza, entrando en contacto con la vegetación, descubrieron nuevos sonidos y olores? Durante este periodo, su madre, Bandi, ha estado muy pendiente de las crías, mientras el padre se mantenía indiferente a su presencia, algo que cambiará de forma progresiva conforme vaya conociendo a las crías, hasta terminar compartiendo su hábitat de forma conjunta.

Desde el primer momento, la hembra, se ha mostrado más activa y animada que su hermano, siendo la primera en abandonar el nido para explorar y jugar. Así, fue la primera en bañarse y jugar con el agua, mientras que el macho muestra un carácter más tímido y cauto.

seguimiento exhaustivo Desde la llegada de las dos crías, el departamento de Medio Ambiente de Sendaviva trabaja de manera concienzuda en el bienestar de los animales, sometiéndolos a un exhaustivo reconocimiento veterinario con una exploración, un pesaje y una toma de muestras nada más nacer. Además, se cuida especialmente su alimentación, con planes de ir incrementando las técnicas de enriquecimiento animal para su completo desarrollo, por ejemplo, colocando distintos objetos en su hábitat para que los descubran, algunos de ellos con olores distintos; escondiendo comida entre la maleza para que la encuentren? Todo ello pensado para lograr el mejor desarrollo del animal.

Los tigres blancos son ejemplares de tigre (Panthera tigris) con una condición genética (leucismo) que impide que el pigmento de su coloración, normalmente anaranjada aparezca, sin llegar a afectar a las rayas negras. La probabilidad de nacimiento de un tigre blanco de forma natural, es de una entre diez mil. Actualmente, la mayoría de los tigres blancos están en cautiverio, cien de ellos localizados únicamente en la India.