“Cuando el puente falta te das cuenta de todo lo necesario que es para el día a día”

Los vecinos de Sansoain están aislados desde el pasado lunes 8 de julio cuando el puente de entrada principal al pueblo se vino abajo debido a la riada, ahora piden que las decisiones administrativas se tomen con más rapidez

09.02.2020 | 20:21
Varios vecinos observan el puente de acceso a Sansoáin destruido por la ríada del día 8.

Los vecinos de Sansoain están aislados desde el pasado lunes 8 de julio cuando el puente de entrada principal al pueblo se vino abajo debido a la riada. Piden que las decisiones administrativas se tomen con más rapidez

Sansoáin - La riadas provocadas por las tormentas del pasado 8 de julio afectaron a muchos pueblos cercanos a Tafalla, punto de origen de la catástrofe, y Sansoáin no fue menos. El pequeño pueblo perteneciente al Ayuntamiento de Leoz lleva incomunicado desde lo ocurrido al venirse abajo el puente que supone la entrada principal. A día de hoy el único acceso a este pueblo es desde las pistas empedradas de los Montes de Valdorba donde los molinos eólicos acaparan todo el paisaje y donde la conducción no es favorable para los vecinos del pueblo. Las obras de reparación del puente comenzaron el día 16 y el pueblo está descontento por la tardanza.

"El Ayuntamiento ha hecho lo que ha podido, pero desde la Administración hemos visto que no se ha hecho todo lo posible. En comparación con Tafalla, que obviamente su catástrofe es peor, aquí no han destinado todos los recursos necesarios. Es un pueblo muy frecuentado y creemos que no se puede dejar incomunicado indefinidamente, a pesar de que tenemos otro camino para llegar pero son las pistas del monte y no son muy seguras para la conducción. Ahora nos preocupa que pase cualquier urgencia, al estar aislados no podemos reaccionar a tiempo. Cuando el puente falta te das cuenta de todo lo necesario que es para el día a día", expresa Bernar Herrera, de 55 años y que lleva desde hace dos viviendo en Sansoáin.

Para este vecino el día en el que el Cidacos se desbordó la preocupación por su familia y su hogar estuvo muy presente: "Lo vivimos con mucha alarma y preocupación porque en ese momento teníamos a un hijo, que tiene 17 años, en Tafalla. Hubo un momento en el que pensamos en ir a recogerlo en medio de la tormenta, pero aun no éramos conscientes de lo que pasaba. Cuando fuimos a bajar nos avisaron que en el primer puente habían caído unos chopos y ya no se podía pasar. Todavía no sabíamos lo del segundo puente, que al poco nos enteramos que había desaparecido".

Los destrozos ocasionados por el agua también ha supuesto un problema para los agricultores de la zona. Los campos se encuentran llenos de materiales que el río arrastró y la cosecha para este verano se ha visto dificultada. "Para la cosecha, que aquí en la Zona Media trabajamos con el secano, nos va a afectar mucho. Tendremos que seguir y tirar hacia adelante", confiesa Ángel Rekalde, vecino de 85 años de Sansoáin. Rekalde y su familia trabajan la cosecha todos los años desde Sansoáin, pero la inexistencia del puente les ha obligado a cambiar la ruta de su tractor: "Hemos tenido que dar muchos rodeos estos días con el tractor, nos hemos visto obligados a ir por las pistas y eso ha atrasado más la labor. Lo que de normal es un trayecto de una hora, ahora nos cuesta tres. Es un camino malo y además en muchos sitios no nos dejaban pasar".

A pesar de la tensión que se vivió aquel día, Rekalde afirma que "no tuve miedo". "Desde la terraza yo veía como venía de fuerte el agua y pensaba que se llevaría el puente y así fue. Lo que sí temimos fue que entrara el agua en casa. Ahora lo peor es el ir a hacer la compra todos los días, las pistas no son buenas para conducir", declara Ángel Rekalde.

Además de la tardanza en la reconstrucción del puente, los vecinos de este pequeño pueblo también están descontentos con la burocracia administrativa y la tardanza de la misma. "Hay un descontento general en lo que respecta al retraso en la toma de decisiones. Con los trámites del arreglo del puente han tardado mucho, todo lo que tiene que ver con el agua está muy controlado y la Confederación Hidrográfica del Ebro ha tardado mucho en responder. Están poniendo pegas por todo, a medida que vas a tocar el río y sus cauces te ponen pegas y no puedes hacerlo sin su permiso", comenta Bernar Herrera. Por su aparte, para el agricultor Ángel Rekalde, la situación en los campos es similar: "Los campos han quedado destrozados e impracticable y si no los arreglan tendremos que hacerlo nosotros mismos. Tenemos que estar limpiando pero nos retrasan mucho, por cada cosa que retiramos tenemos que pedir permiso y va todo muy lento".

hotel vacío La violencia del agua a su paso por las calles destrozó todo lo que tenía a su paso e incluso los huéspedes del Hotel Valdorba tuvieron que ser desalojados y conducidos fuera del pueblo. "De normal aquí viven 7 familias pero aquel día no estaban todas. Tuvieron que desalojar como pudieron a la gente del hotel", expone Herrera. Para el Hotel Valdorba, que a su vez también cuenta con un restaurante y zona de juegos al aire libre dentro del denominado Coto Valdorba, esta situación les ha obligado a cerrar temporalmente. A pesar de la localización de este hotel, junto a la iglesia del pueblo y en lo más alto del mismo, y del pueblo en general muchos visitantes eligen este destino para su hospedaje. Durante las fiestas de San Fermín, aunque Pamplona estuviese a media hora de Sansoáin, este hotel colgó el cartel de completo y durante los fines de semana del año el restaurante es un destino que mucha gente decide visitar. Por tanto, la riada les ha supuesto una gran perdida y falta de ganancias hasta que el puente sea transitable de nuevo.

Desde el Servicio de Conservación del Gobierno de Navarra apuntaron ayer que: "A partir de la semana que viene estará operativo un paso provisional". Las obras de limpieza y restauración que se están realizando ahora darán paso a la preparación del cauce para la instalación de marcos prefabricados de hormigón que permitirán la construcción de un vado provisional.