Los incendios que arrasan Australia, en manos de miles de bomberos voluntarios

La muerte de dos de ellos activa el debate sobre si los ciudadanos deberían cobrar

26.12.2019 | 06:16
Tres bomberos apagan unos árboles dañados por el fuego en Balmoral, Sidney.

Sidney - Con la fuerza de bomberos voluntarios mas grande del mundo, Australia lucha contra uno de los peores incendios forestales del siglo, mientras la muerte de dos de ellos ha activado el debate sobre si estos ciudadanos no profesionales que trabajan en condiciones extremas deberían cobrar.

Contrarreloj, los bomberos intentaban contener el martes los focos antes de que aumente el calor a finales de la semana, especialmente en el área de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney y donde han muerto ocho personas y unas mil casas han sido destruidas.

El Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur cuenta con más de 72.000 voluntarios, muchos de ellos inactivos o en puestos de apoyo, hombres y mujeres que han dejado a sus familias e incluso en muchos casos han renunciado temporalmente a cobrar sus salarios o han abandonado sus negocios para combatir las llamas y son considerados héroes.

Un bombero voluntario, el argentino-australiano Xavier Cerbelli declaró que él y sus compañeros "no están allí (luchando contra los fuegos) porque quieren, están allí porque aman al prójimo y, sobre todo, porque aman lo que hacen".

El primer ministro australiano, Scott Morrison, alabó en su mensaje navideño, emitido el martes, el trabajo de "aquellos que pelean como voluntarios contra los fuegos", en una jornada en la que además anunció que los empleados públicos podrán tener 20 días de permiso laboral con sueldo para combatir los fuegos.

Con la actual crisis de los incendios, que debido al aumento de las temperaturas podría convertirse en la nueva norma en Australia, se ha vuelto a desencadenar el debate sobre la posibilidad de remunerar económicamente a los bomberos voluntarios y la necesidad de profesionalizar estos servicios.

"Es Nochebuena pero, en lugar de pasarla con sus familias, nuestros bomberos voluntarios están en la línea del frente, manteniéndonos a salvo. Sus servicio debe ser reconocido, su sacrificio no puede ser ignorado. Necesitan compensaciones y el Gobierno debería estar dispuesto a proporcionárselas", dijo el líder de los laboristas, Anthony Albanese, en su página de Facebook.

Sin embargo, Scott Morrison, que ha estado esta semana de viaje en la zona afectada, solamente ha dado facilidades a los trabajadores del sector público que se presenten para combatir los incendios, pero no ha anunciado pagos adicionales o exenciones tributarias para ellos.

El primer ministro pidió a las empresas privadas que den facilidades a sus empleados que trabajen como voluntarios, tal y como hizo recientemente el banco ANZ, que anunció que dará permisos pagados a quienes participen en los servicios de emergencia.

Pero el presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Nueva Gales del Sur, Mick Holton, dijo al Canal 9 de televisión que los gobiernos estatales y el federal han ignorado el hecho de que estas personas han tenido que costear la gasolina para desplazarse a combatir los incendios.

En una entrevista con el canal 9, un joven bombero voluntario sollozó por el "abrumador apoyo" que está recibiendo por parte de su comunidad, que envió juguetes a sus hijos por las fiestas navideñas. "Es lo que más necesitan porque no he tenido tiempo de comprarlos", declaró.

El portal de noticias Yahoo Finance Australia indicó que se ha registrado un aumento en el número de consultas para unirse a los bomberos voluntarios. "Hemos recibido cerca de 10.000 preguntas por internet desde el 1 de julio de 2019. En todo el año fiscal 2018-19 recibimos 3.140", declaró un portavoz del buscador.

La cifra

72.000

Son los voluntarios inscritos en el Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur.

LA clave

El apunte de Greta Thunberg. La activista abroncó a Morrison, primer ministro: "Ni siquiera catástrofes como ésta parecen suscitar medidas políticas".

noticias de noticiasdenavarra