La enseñanza de adultos en Navarra alcanza cifras récord: 5.843 alumnos

Esta subida se explica por el aumento de los inscritos en los cursos de español para extranjeros: de 1.164 a 2.119 - Hay 1.671 matriculados en formación básica, 642 en Bachillerato y 1.411 en estudios no reglados

17.01.2020 | 06:17
El jefe de Ordenación Académica presenta la plataforma EPALE que busca mejorar la enseñanza de adultos y compartir experiencias con Europa.

pamplona - Después de tres años de ligero descenso, la enseñanza de personas adultas creció el pasado curso un 18% en Navarra y alcanzó la cifra récord de 5.843 alumnos. La matrícula en las distintas modalidades se mantiene bastante estable con la excepción de los cursos de español para extranjeros, donde se registró un subidón muy notable al pasar de los 1.164 inscritos de 2017-18 a los 2.119 alumnos de 2018-19. En formación básica se escolarizaron un total de 1.671 personas mientras que el alumnado de estudios no reglados ascendió a 1.411 inscritos y 642 personas se presentaron para obtener el título de Bachillerato.

Estos datos se desprenden del Informe del Sistema Educativo de Navarra, que elabora cada año el Consejo Escolar. Las actuaciones de educación de personas adultas se contemplan en el marco de la educación a lo largo de la vida. En los últimos seis años, la matrícula en las distintas modalidades de aprendizajes ofertadas, tanto reglados como no reglados, se mantiene estable con una medida de 5.500 inscritos si bien el pasado curso se alcanzó una cifra récord con 5.843 alumnos.

La importancia que han adquirido estas enseñanzas queda constatada con el progresivo incremento del alumnado. Así las cosas, hace dos décadas, la educación de adultos atendía a 2.500 personas. A comienzos de este siglo se superó la barrera de los 3.000, en 2007-08 se alcanzaron los 4.000 y tres años después se rebasó la cifra de 5.000 inscritos.

amplia y variada oferta Estos alumnas cursan sus enseñanzas en los dos centros específicos de educación de personas adultas que hay en Navarra (Jose María Iribarren, de Pamplona, y el CEBA Tudela) así como en un grupo de institutos de Secundaria en distintas localidades navarras. En total algo más de un centenar de docentes imparten los distintos aprendizajes.

La educación de personas adultas ofrece estudios reglados y no reglados. Los primeros consisten en cursos de enseñanzas iniciales, que abarcan desde la alfabetización hasta la preparación para presentarse a la Educación Secundaria para personas adultas; cursos para obtener el graduado en ESO, que pueden ser presenciales o a distancia, y otros dirigidos a la obtención del título de Bachillerato. Estos aprendizajes aglutinan a un total de 2.164 personas, de las cuales 802 cursan enseñanzas iniciales, hay 720 alumnos de Secundaria y 642 de Bachillerato.

También hay grupos específicos para personas con discapacidad intelectual o auditiva; clases de español a diferentes niveles para facilitar la integración de extranjeros; y cursos de competencias clave que permiten adquirir conocimientos formativos para iniciar el estudio de un certificado de profesionalidad de nivel 2 del Servicio Navarro de Empleo. En total suman 2.268 personas si bien la mayoría se engloban en las clases de español para extranjero. El número de alumnos casi se ha duplicado en el último curso: de los 1.164 de 2017-18 a los 2.119 de 2018-19.

Por último en estudios no reglados de formación personal (informática, iniciación en lenguas extranjeras...), están matriculados 1.411 personas.

más mujeres que hombres En todas las modalidades, las mujeres son mayoría. En concreto, en los cursos de formación personal, las clases de español para extranjero y en las de competencias clave suponen el 64% del total, mientras que en los cursos de enseñanzas iniciales y en los de ESO las diferencias se reducen si bien ellas siguen representando el 59% y el 53% respectivamente.

Por otra parte, como es lógico, la distribución del alumnado por zonas pone de manifiesto que la mitad de los inscritos están escolarizados en Pamplona, un 34% en Tudela. En el caso de los estudiantes de Secundaria las diferencias aún son mayores y el 76% está matriculado en la capital.

estudios reglados

Enseñanzas iniciales. Abarcan desde la alfabetización hasta la preparación para incorporarse a la Educación Secundaria para las personas adultas. En 2018-19 se matricularon 802 alumnos frente a los 697 del curso anterior.

Enseñanza Secundaria. Están dirigidas a personas mayores de 18 años que desean adquirir competencias y conocimientos necesarios para obtener el título de graduado en ESO. Existen dos modalidades presencial, con 500 alumnos, y a distancia, con 220. En 2018-19 hubo 720 estudiantes distribuidos en nueve institutos, 89 menos que el curso anterior.

Bachillerato Va dirigido al alumnado que quiere obtener el título de Bachillerato. Se imparten las modalidades de Humanidades y Ciencias Sociales y de Ciencias en tres institutos de Pamplona y uno de Tudela. En 2018-19 hubo 642 alumnos (373 en el nocturno y 269 en la modalidad a distancia) frente a los 661 del año anterior.

Español para extranjeros. Son clases de español de diferentes niveles, de conocimientos constitucionales y socioculturales de España (preparación de la prueba para la adquisición de la nacionalidad española) y de educación vial, y de comprensión lectora. Es la modalidad que experimenta el mayor crecimiento al pasar de los 1.164 alumnos de 2017-18 a los 2.119 de 2018-19.

Competencias clave y otros grupos. En estos cursos se matricularon un total de 149 personas para adquirir competencias clave que les permitan iniciar el estudio de un certificado de profesionalidad de nivel 2.

estudios no reglados

Formación personal. Son cursos de carácter no formal (introducción a la informática e internet, iniciación en lenguas extranjeras, ampliación cultural) para el desarrollo de las capacidades personales y de participación en la vida social y cultural. El pasado curso hubo 1.411 alumnos frente a los 1.445 de 2017-18.