A prisión el conductor que atropelló en una acera de Cuatrovientos a dos peatones que siguen en coma

La juez imputa a Iñaki O.A. los delitos de conducción temeraria, sin permiso, con drogas y lesiones por imprudencia ierte de que el estado de los jóvenes es muy grave y podrían acabar falleciendo

18.02.2020 | 01:07
Un coche de la Policía Foral traslada al conductor al Centro Penitenciario de Pamplona, ayer por la tarde.

PAMPLONA – La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona decretó ayer ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del conductor que el lunes de la semana pasada atropelló a dos peatones en una acera cerca del puente de Cuatrovientos, en Pamplona, los cuales permanecen en estado crítico en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN). La juez imputa al pamplonés Iñaki O.A., de 36 años, un delito de conducción temeraria, un delito de conducción sin licencia o permiso, un delito de conducción bajo la influencia de drogas o sustancias estupefacientes y dos delitos de lesiones por imprudencia grave.

El conductor, que tenía el carné retirado por sentencia firme cuando ocurrieron los hechos y que dio positivo en anfetaminas el test de drogas que le efectuó la Policía Municipal de Pamplona, fue citado ayer por la jueza instructora para tomarle declaración. Tras la comparecencia, la fiscal solicitó su ingreso en prisión provisional, petición a la que se adhirió la acusación particular ejercida por las familias de los heridos, mientras que la defensa pidió su puesta en libertad.

El atropello ocurrió sobre las 17.40 horas del pasado 10 de febrero, en la avenida de Guipúzcoa, a la altura de la calle Ferrocarril. El turismo que conducía Iñaki O.A. se subió a la acera a gran velocidad y arrolló a Neel Vargas Eufracio, de 31 años, y a su novia, Yecenia Maricela Carvajal Calli, de 30, quienes resultaron con lesiones de "enorme gravedad", destaca la juez en el auto de prisión, donde añade que "una de las víctimas puede evolucionar hacia una situación de muerte cerebral o de gran o moderada discapacidad, y la otra, también con un traumatismo craneoencefálico muy severo, puede evolucionar hacia una situación de muerte cerebral o a una situación de gran discapacidad".

SABÍA QUE NO PODÍA CONDUCIR La juez señala que, "sin perjuicio de continuar practicando diligencias de investigación para el esclarecimiento de los hechos denunciados", consta que el imputado "conociendo que no podía conducir por tener el permiso retirado por sentencia firme, circulaba con el vehículo de su madre por la avenida de Guipúzcoa, haciéndolo presuntamente a velocidad excesiva para el tipo de vía y tras la ingesta de sustancias estupefacientes". "Al cometer la irregularidad de pretender adelantar rápidamente al vehículo que le precedía por su lado derecho, y debido a la velocidad, se subió a la acera provocando el atropello de dos viandantes", relata en el auto.

La juez añade que "sostiene el investigado que no había consumido drogas a pesar del informe provisional de Nasertic, argumentando que tiene informes que acredita que en orina no presentaría restos de ninguna sustancia". "Sin perjuicio de sus alegaciones, lo cierto es que en este caso se ha de dar mayor validez a una muestra de saliva que al análisis de orina, máxime cuando en el análisis provisional que hizo la Policía Municipal en el lugar del accidente, también salió un resultado positivo –ligero– de anfetaminas", recoge el auto. De este modo, la juez señala que, "a la vista de todas las circunstancias concurrentes en este caso, el estado del coche, el que el investigado conducía sin carné, el que lo hizo tras consumir sustancias tóxicas, se desprenden indicios racionales de criminalidad" para considerar al investigado responsable de un delito de conducción temeraria, un delito de conducción sin licencia o permiso, un delito de conducción bajo la influencia de drogas o sustancias estupefacientes y dos delitos de lesiones por imprudencia grave.