El brote de COVID-19 se extiende por la CAV, donde se contabilizan ya nueve positivos

Los seis casos diagnosticados ayer habían tenido contacto con infectados previos

02.03.2020 | 08:38
Un dependiente de una farmacia se protege con una mascarilla.

PAMPLONA. La oleada de contagios por coronavirus sigue su curso en Euskadi y el seguimiento exhaustivo de 110 "contactos" se ha cobrado seis nuevos positivos a lo largo de la jornada de ayer domingo. El departamento vasco de Salud identificaba ayer por la mañana a otros dos pacientes con COVID-19, además de los tres dados a conocer el sábado.

Y por la tarde se contabilizaban otros cuatro más. Estos nuevos contagios se han producido entre personas que estaban siendo controladas por haber tenido contacto con pacientes infectados previamente. Se da la circunstancia de que la mayoría de los contagios están localizados en Araba y que, al menos, cuatro corresponden a profesionales sanitarios, fundamentalmente médicos. De hecho, cuatro de los nuevos casos se derivan de contactos de anteriores positivos en este territorio, en concreto uno de ellos es un hombre vinculado a la primera médica internista del hospital Txagorritxu que dio positivo en coronavirus.

Entre las personas puestas en cuarentena dadas a conocer ayer a última hora, hay también otro facultativo de Gipuzkoa que no guarda ninguna relación con los casos alaveses ni contaba con antecedentes de riesgo, según explicaron los responsables de Salud. la conexión navarra Otro, sin embargo, es un varón, que también es sometido a seguimiento en Araba, y que tuvo contacto con el caso registrado en Nafarroa. En este sentido, el Gobierno foral explicó ayer que la paciente navarra continúa en estado grave ingresada en la UCI del Complejo Hospitalario de Nafarroa. Se trata de una mujer de 39 años, residente en Iruñea desde hace varios años, que había regresado el pasado viernes de un viaje de cinco días a Bélgica, país que no se encuentra entre las zonas de riesgo.

Las pruebas PCR que han detectado el coronavirus también han dado positivo con otras patologías asociadas, lo que podría explicar el cuadro de gravedad clínica de la paciente. Mientras tanto, Osakidetza indicó ayer que los nueve casos positivos vascos permanecen en aislamiento en sus domicilios y su estado de salud es bueno. Los equipos de epidemiología de Salud Pública y Osakidetza están realizando el seguimiento a los contactos de las infecciones confirmadas. Según fuentes sanitarias esta labor es, de hecho, lo que ha permitido identificar los nuevos positivos. Además, y de manera paralela, se sigue "respondiendo de manera rigurosa" a los posibles casos sospechosos, según indicaron.

Las autoridades vascas insisten en las medidas higiénicas (lavarse las manos, toser con la boca y nariz tapadas por el antebrazo y usar pañuelos desechables) como las más importantes para evitar la expansión y han recordado que la enfermedad solo es grave para mayores con problemas respiratorios y cardiopatías. En el caso de personas jóvenes el proceso es similar al de un cuadro catarral viral con unas décimas de fiebre. El departamento de Salud cuenta en su página web con preguntas y respuestas sobre dudas comunes relativas al nuevo virus, con el fin de ayudar a la ciudadanía a conocer la realidad y evitar el pánico.

Por otra parte, la consejera de Salud, Nekane Murga, participó ayer, en formato online, en el Consejo Interterritorial para el seguimiento del coronavirus en España. En este foro convocado de urgencia por videoconferencia y que duró más de dos horas se decidió por unanimidad mantener el actual escenario de contención para frenar la expansión del virus en el Estado español. Durante la reunión, tanto el Gobierno central como las comunidades autónomas subrayaron la "imprescindible colaboración" de las administraciones. Por su parte, el director de Alertas y Emergencias de Sanidad, Fernando Simón, explicó ayer que los responsables de vigilancia epidemiológica y salud pública de las áreas donde se han detectado casos, especialmente aquellos cuyo origen aún no está claro, han creado un grupo de trabajo que se reunirá hoy.

En cualquier caso, Simón descartó, por el momento, elevar el nivel de alerta, y consideró que las medidas que se tomen "han de ser útiles y factibles, hay que valorar con cautela emprender acciones que tengan un impacto excesivo en la sociedad". Por ello, por el momento no está previsto cancelar eventos multitudinarios. Simón manifestó, sin embargo, una paradoja. "Si en Italia no se permite celebrar eventos masivos, nos suena extraño que se permita que 5.000 o 10.000 personas de las zonas de riesgo vengan a reunirse a España", manifestó Simón. En este sentido, el experto en emergencias sanitarias destacó que cancelar eventos en el Estado español "no está previsto", pero que se podría plantear en el futuro. Asimismo, reconoció que hay eventos "peculiares con los que es necesario tener muchísimo cuidado".