Ángela Ugarte/ Psicóloga

"Debido al encierro en casa puede aumentar el juego online, no solo de personas con ludopatía, sino entre quienes nunca han jugado"

22.03.2020 | 01:29
"Debido al encierro en casa puede aumentar el juego online, no solo de personas con ludopatía, sino entre quienes nunca han jugado"

El estado de alarma y el confinamiento de la población es un arma de doble filo para la ludopatía: bingos y bares cerrados, pero Internet y tiempo libre sin límite.

PAMPLONA ¿Han aumentado las consultas atendidas por la asociación Aralar en estos primeros días de estado de alarma?

–En principio no. Si bien es cierto que estos dos últimos días algunas personas se han puesto en contacto con nosotros y nosotras, en general el número de consultas ha disminuido. Al final es una situación en la que se ha paralizado un poco todo, entonces es normal que la gente se este preocupando por otros temas, cambia las escala de prioridades. Aun así nos mantenemos disponibles tanto vía telefónica, como a través del correo electrónico.

¿Qué atención mantiene la asociación en la actual situación de estado de alarma?

–A pesar de que los y las profesionales no estemos presentes en la asociación, estamos disponibles vía telefónica o telemática para cualquier necesidad que puedan tener los usuarios de la asociación. También se les irán enviando ejercicios y/o recomendaciones para poder sobrellevar esta situación lo mejor posible.

Una situación de confinamiento general, ¿qué efectos a nivel psicológico puede tener sobre una persona con una adicción o ludopatía?

–Al final tiene los mismos efectos psicológicos que en otras personas, pero una persona que tiene problemas con el juego puede utilizar este ultimo como estrategia de afrontamiento para esas consecuencias psicológicas que esta trayendo el confinamiento y la situación general. Por lo tanto se puede potenciar la conducta. En otras situaciones la persona puede tener mas capacidad de control sobre la conducta, pero en estos momentos puede ser mas difícil, y el juego puede ser una herramienta para paliar los estados psicológicos alterados que provoca una situación de este tipo, como ansiedad, estrés, desesperanza, incertidumbre, miedo, preocupación constante.

A priori, parece que tener bingos, bares y salas de apuestas cerrados, supone un alivio para las adicciones. ¿U ocurre lo contrario, aumenta la ansiedad, el problema...?

–En el juego presencial el cierre de estos establecimientos, si puede ser positivo. Una de las pautas que damos a las personas, es la de crear una barrera para evitar situaciones de riesgo que les inciten a jugar, y en este caso, que las salas de juego, bingos etc, estén cerradas es una barrera que les ayuda a mantener la abstinencia. Además, la persona que ha desarrollado una adicción al juego por lo general experimenta ansiedad independientemente de que las salas estén abiertas o cerradas, el que actualmente estén cerradas en principio no tiene porque aumentar la ansiedad.

La otra cara de la moneda parece se que tener tanto tiempo libre, permanentemente conectados a Internet, puede agravar las adicciones al seguir activas páginas de póker, bingos online, etc... ¿Temen que ocurra?

–Lo que si puede pasar es que personas que no hayan probado a jugar online y solo hayan jugado de forma presencial, a causa del estado actual (aburrimiento, falta de capacidad de generar alternativas de ocupación del tiempo€) prueben a hacerlo. Puede ser que ante el encierro en casa aumente el juego online, no solo en personas que tengan un problema de ludopatía, sino también en personas que nunca antes hayan jugado, pero que ante la falta de ocupación, decidan probar. Aunque obviamente las personas que han desarrollado una adicción al juego, tienen mas riesgo que las que no.

El encierro puede aumentar las tensiones con familiares. ¿Qué hacer si la persona con la que estás confinada tiene un problema de ludopatía? ¿Cómo afrontarlo?

–En principio las tensiones familiares se prevé que van a aumentar de manera generalizada por que tenemos que mantenernos todos y todas en casa y el espacio personal queda reducido. Hay ciertas características que están mas acentuadas en personas que sufren esta adicción como por ejemplo dificultades para la gestión emocional, falta de herramientas para el autocontrol o el control de los impulsos, quizás una activación fisiológica mas elevada, dificultades con la gestión del tiempo etc. Por lo que es importante para la convivencia incidir en estos aspectos con cosas como animarles a realizar actividades corporales dentro del hogar, facilitar la comunicación, generar un espacio para que hablen de como se sienten validándoles sus emociones, facilitarles actividades de entretenimiento cognitivo manteniendo los pensamientos ocupados etc. Por último, es importante que esas alternativas de ocio que se generen no siempre estén relacionadas con las nuevas tecnologías, limitando el uso de pantallas y acceso a Internet. De esta manera, podemos evitar los estados emocionales negativos que puedan generar todos los impactos de juego que se reciben a través de estos medios (publicidad, etc.).

¿Y si la persona que está confinada sufre una ludopatía y vive sola? ¿Qué recomendaciones sugiere?

–Sobre todo es importante mantener un contacto continuo con las personas mas cercanas a el o ella cada vez que lo necesite. Es decir, evitar el aislamiento social dentro las posibilidades que tenga la persona, estar encerrado no significa estar incomunicado. También es importante que la persona se marque unas rutinas diarias, para favorecer el orden en su vida aumentando su sensación de controlo para una mayor estabilidad psicológica. Tener preparadas estrategias de afrontamiento ante momentos en los que se les pueda generar un impulso de juego también es importante, por ejemplo llamar a una persona que conozca el problema, ejercicios de relajación, técnicas de distracción de pensamiento etc. Se recomienda que se utilicen estrategias que han dado resultados positivos en el pasado. Aun así, que no olvide apoyarse en los recursos de ayuda, tanto la asociación Aralar y otros como FEJAR, que mantienen sus líneas telefónicas abiertas.