La juez manda a prisión al detenido por disparar con una escopeta a su vecino en Goizueta

Reitera que disparó de forma sorpresiva, a escasa distancia y por la espalda

12.04.2020 | 00:42
Los agentes intervinientes, en Goizueta el pasado miércoles.

PAMPLONa – La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Pamplona decretó el pasado viernes el ingreso en prisión comunicada y sin fianza, por un delito de homicidio en grado de tentativa, del varón de detenido este miércoles en Goizueta tras haber disparado con una escopeta de perdigones "de forma sorpresiva, a escasa distancia y por la espalda" a un vecino de la localidad al que hirió en el cuello. La magistrada sostiene en la resolución judicial, que puede ser recurrida, que el investigado "tenía intención de matar a la víctima", ya que dirigió sus disparos "a la cabeza". Según recoge el auto, los disparos de perdigones causaron al denunciante dos heridas de unos dos centímetros cada una en la región occipital derecha.

En la comparecencia celebrada este viernes tras la declaración del investigado, el Ministerio Fiscal ha solicitado el ingreso en prisión mientras que la defensa ha reclamado la puesta en libertad. Para la adopción del encarcelamiento provisional, la juez destaca en primer lugar la gravedad de las penas contempladas para el delito de homicidio, castigado con entre 10 y 15 años.

La magistrada resalta de igual forma que los disparos se realizaron "a corta distancia" y, además, tiene en cuenta que el investigado no auxilió al herido. Es más, le dijo que "él acabaría en la cárcel y la víctima en el cementerio", unas circunstancias que, para la juez, "ponen de manifiesto la voluntad de causar la muerte del denunciante". Por tanto, la magistrada justifica la prisión provisional por la gravedad de los hechos, para impedir que el encausado pueda volver a reiterar su conducta y para evitar el riesgo de fuga.

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado miércoles en la localidad de Goizueta cuando, según algunos testigos, los dos varones se enzarzaron en un enfrentamiento dialéctico debido, al parecer, porque el agresor podía haber envenenado a unos animales que posee la víctima. En un momento dado, uno de los implicados disparó con una escopeta a otro, al que alcanzó en el rostro y en el cuello con perdigones, y a continuación huyó del lugar. Tras tener conocimiento de los hechos, agentes de la Policía Foral se trasladaron a Goizueta, hasta donde también acudieron patrullas de la Guardia Civil, para localizar al supuesto autor del disparo, que fue apresado en un domicilio.