Javier Remírez: "El peor enemigo ahora mismo es el exceso de confianza"

"Prudencia, coordinación y participación" marcan la desescalada

05.06.2020 | 09:52
El Vicepresidente primero del Gobierno de Navarra, Javier Remírez

La adaptación a sus especificidades, junto a la "prudencia, coordinación y participación", han sido las premisas con las que el Gobierno de Navarra ha acometido una "desescalada propia y específica" que ha dado "buenos resultados hasta la fecha", aunque el "peor enemigo ahora mismo es el exceso de confianza".

Así lo ha asegurado en el Parlamento foral el vicepresidente y consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, que, en nombre del Gobierno foral, ha hecho un "llamamiento a mantener la responsabilidad", especialmente a la ciudadanía en fechas festivas que se desarrollarán en los meses veraniegos.

Con la convicción de que este viernes se conocerá el pase de Navarra a la fase 3 de la desescalada, tras pedir hacerlo con sus propias especificidades, ha solicitado que "la prudencia, la responsabilidad y el sentido común deben seguir centrando nuestra forma de relacionarnos" y ha pedido que la ciudadanía mantenga su "compromiso".

Por su parte, la Administración seguirá "velando por el cumplimiento de las medidas establecidas en el ámbito de la seguridad pública y sin bajar la guardia en lo sanitario, con una intensa y exhaustiva monitorización de los nuevos casos y de sus posibles contactos para seguir transitando el camino hacia la nueva normalidad de forma tan satisfactoria como hasta ahora".

Tras hacer un repaso de la situación actual, el vicepresidente ha valorado que a día de hoy se ha recuperado "poco a poco nuestra libertad y la normalidad, avanzando con ritmo firme, con medidas propias, adaptadas a Navarra".

"La brújula que nos ha guiado en todo este recorrido ha sido siempre contener la epidemia y evitar nuevos contagios. Se ha priorizado en todo momentos la salud, pero al mismo tiempo, hemos buscado el equilibro con la recuperación de la actividad y la economía, teniendo en cuenta, además, las demandas de la sociedad civil que también se ha implicado en este proceso de desescalada", ha dicho.

Ha valorado además la situación económica, tras conocer que Navarra es "donde menos empleo se ha destruido", y se ha comprometido a seguir tomando decisiones "a la medida de nuestra circunstancia con cautela y prudencia, sabiendo que cualquier paso en falso puede hacer que volvamos atrás y eso no debemos olvidarlo".
"Primero la salud, luego la economía y después la política", ha dicho Remírez como prioridades de las medidas de respuesta ante la pandemia, que ha repasado en sus diferentes ámbitos en cuanto a las fases 1 y 2 se refiere, y ha remitido a conocer este viernes si Navarra pasa a la fase 3 para comunicar las medidas.

En cuanto a los datos actuales, ha apreciado que esta semana Navarra ha encadenado 6 días sin fallecimientos, los nuevos casos bajaron ayer a tan solo 4, hay 10 personas en la UCI y 63 hospitalizados, y se han realizado casi 55.000 pruebas PCR, una situación que "el proceso de desescalada, hasta la fecha se ha producido de manera satisfactoria" en Navarra y en España.

Sobre el modelo propio seguido en Navarra, ha defendido que ha sido "una desescalada adaptada, participada y coordinada que, por supuesto, y pese a lo exigente de los plazos, ha partido siempre de un riguroso análisis y un continuo estudio de la situación epidemiológica y sanitaria y que se ha regido por la máxima prudencia y reserva".

También ha valorado que "la parte más importante del éxito de este plan de transición, tanto en Navarra como en el Estado, se ha debido a la gran responsabilidad mostrada por la ciudadanía", a la que ha apelado a continuar en esa línea porque "nuestro peor enemigo ahora mismo es el exceso de confianza".

En el turno de los grupos, el interpelante, José Suárez (PP), ha sido el más crítico al considerar que el vicepresidente no había aportado novedades en su comparecencia y que se había remitido a la que este mediodía ofrecerá la presidenta María Chivite, cuyo Gobierno "se está dedicando a ponerse de perfil" y a no ejercer la co-gobernanza que proclama con el Ejecutivo central.

También ha lamentado la "sensación de incertidumbre" que a su juicio se ha trasladado a la ciudadanía en estos meses cuando "hay que asumir riesgos, con prudencia, y eso es lo que está esperando la sociedad navarra", "menos indecisión y seguidismo" del Gobierno de España y del señor Urkullu, ha afeado.

El resto de los grupos ha sido condescendiente con el consejero, al entender que, como ha dicho Inmaculada Jurío (PSN), "no puede decir más de lo que han dicho hasta ahora durante estos meses, porque ha sido un gobierno transparente con comparecencias diarias" en las que han ido relatando las novedades, ha dicho para pedir una "crítica constructiva" desde la oposición.

En la misma línea se han mostrado el resto de portavoces, que han reconocido las frecuentes comparecencias del Gobierno en estos meses, si bien desde EH Bildu, Txomin Gonzalez ha reclamado medidas expresas contra la COVID-19 en el centro penitenciario y ha preguntado sobre las medidas previstas ante un posible rebrote, tras alertar de su preocupación por los comportamientos en eventos festivos.

En este punto, el consejero Remírez ha advertido de que su Gobierno pretende "ir de la mano" de la Federación Navarra de Municipios y Concejos (FNMC) y proponer prudencia en las celebraciones, dado que estas son "una competencia estrictamente local".