Peñas y sociedades se afanan para una apertura más segura a partir de finales de mes

Una orden foral autoriza desde ayer que abran, con máximo de dos tercios de aforo en el interior y sin servir en barra

09.06.2020 | 01:28
Imagen de la sociedad Napardi, vacía en la tarde de ayer a la espera de recuperar su actividad social adaptada a la 'nueva normalidad.

pamplona – La fase 3 no ha cambiado demasiado el panorama en ciertos ámbitos. Pese a que la desescalada cada vez es más pronunciada y el Gobierno de Navarra autorizó desde ayer a la apertura de las peñas y sociedades gastronómicas, autorizadas mediante licencia municipal y con órganos de gestión constituidos formalmente, lo cierto es que los socios y juntas directivas de este tipo de locales muestran especial celo para descerrajar las puertas. La cautela es la norma imperante y, además, peñistas y socios entienden que no hay ninguna urgencia para proceder a la reapertura de dichos locales y que la misma debe efectuarse con las máximas garantías de seguridad y el riesgo mínimo para socios e invitados. Por ello, después de tres meses de cierre, ahora se van a afanar en la limpieza y desinfección de las cocinas, cámaras frigoríficas y circuitos de bebida de los establecimientos y en sopesar una nueva disposición de las mesas. Las previsiones más optimistas hablan de que en algunas sociedades de tamaño medio de Pamplona prevén que puedan abrir a partir de la nueva normalidad del 22 de junio, sin embargo, la mayoría cree que podrán efectuar la reapertura a finales del mes de junio y de cara a Sanfermines. Para ello, consideran que requieren de una normativa más específica que pueda aclarar ciertos conceptos que han quedado diluidos en la orden foral ahora publicada y que regula su actividad. "Se nos aplica la misma normativa que a la hostelería, pero en los bares hay cocineros y camareros profesionales y nosotros no lo somos. Y hay que tener en cuenta que cada grupo de amigos que viene a la sociedad hace su propia comida, pero no sabemos cuántas personas podemos estar en la cocina, si tenemos que desinfectar cada utensilio según lo cojamos, tener unos propios...", detallaba ayer entre las dudas existentes Miki Ayestarán, de la junta directiva de Napardi, que tiene 200 socios. La Federación de Peñas de Pamplona no ha consensuado tampoco una postura común para el colectivo e interpreta que cada peña actuará en función de su interpretación de la normativa y del deseo de sus socios.

La normativa navarra contempla que en los locales se deben colocar en lugares visibles carteles informativos en relación a los procedimientos de higiene con el coronavirus y se debe disponer de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida para los usuarios. En cuanto a las distancias de seguridad se especifica que se debe mantener entre 1,5 y 2 metros de distancia de seguridad entre las personas y, en caso de no ser posible, se ha de llevar mascarilla. El consumo en el interior de los locales se realizará sentado en una mesa o en una agrupación de mesas, con distancia de seguridad con el resto de mesas, y en cada grupo podrá haber un máximo de 20 personas. En cualquier caso se prohíbe el servicio de barra y se tomarán las medidas necesarias para no sobrepasar los dos tercio del aforo máximo del local.