Exigen que se retomen las terapias de menores con discapacidad

Cocemfe Navarra lamenta que Educación y Salud no hayan ofrecido todavía una solución

03.07.2020 | 01:05
Un niño con discapacidad juega en la primera 'Fiesta de la diversidad' organizada por Cocemfe Navarra.

pamplona – Llevan desde marzo sin recibir terapias rehabilitadoras, y, en algunos casos, las secuelas son visibles y difíciles de revertir. Los menores con discapacidad de Navarra dejaron de recibir esta atención vital para su desarrollo en marzo, debido al cierre de los colegios, y a día de hoy continúan en la misma situación. Por ello, desde Cocemfe Navarra, federación de asociaciones de personas con discapacidad física y orgánica, exigen que se ofrezca una solución y se atienda de manera inmediata a las personas que más lo necesitan, ya que aseguran que las secuelas pueden llegar a ser irreversibles.

Así se lo trasladaron primero al Departamento de Educación, en la reunión que mantuvieron hace ya cuatro semanas, y después a Salud, al que facilitaron, a petición del propio Departamento, un listado con las personas que desde la entidad creían "que estaban en riesgo vital y necesitaban esas terapias de manera urgente", explicó Manuel Arellano, presidente de Cocemfe Navarra, que aseguró que, a pesar de esto, y de que vieron buena disposición por parte de ambas consejerías, las familias siguen sin recibir una respuesta.

"Lo que más nos duele es ese silencio administrativo. Les planteamos priorizar e individualizar los casos, pero ni siquiera han llamado a las familias", explicó Yolanda Fonseca, presidenta de Hiru Hamabi, asociación de daño cerebral adquirido infantil. Desde las organizaciones entienden "que ha habido un plazo de tiempo donde la intervención era complicada porque había que proteger la salud de las personas", pero que, conforme iba pasando el tiempo y se iban retomando servicios –las entidades sociales han empezado a prestar servicios de rehabilitación, fisioterapia o logopedia–, ven necesario que se actúe y se ofrezca una solución. En las reuniones presentaron algunas posibles soluciones como que los menores acudan a los centros escolares, "que están cerrados y son espacios libres de covid. Incluso las familias se han prestado a que los fisioterapeutas fueran a su casa", apuntó Fonseca.

verano y rebrotes Además de reclamar que se retomen las terapias, desde Cocemfe piden que estas se presten "las 54 semanas que tiene el año, no solo en los meses de colegio". Esto es algo que vienen reclamando desde hace años, ya que, cuando llega el verano y cierran los centros escolares, los menores se quedan sin estos tratamientos. Una situación con "carencias" que viven las personas con discapacidad y que trasladaron ayer al presidente del Parlamento foral, Unai Hualde.

"Cuando termina el ámbito educativo estamos en el limbo, y eso hay que solucionarlo. No se puede parar de prestar la atención a la que las familias tienen derecho", señaló Arellano, quien mostró preocupación por si hay un rebrote, cierran los colegios y se vuelven a paralizar las terapias. "Tiene que haber una solución definitiva para esta situación, y es el momento de plantearse cómo abordar esto, ahora y en el futuro, pero esa valoración no debería ser la que frenara la recuperación inmediata de las terapias", concluyó.

menores

919

personas con discapacidad de entre 6 y 15 años residen en Navarra.

organizaciones

Cocemfe Navarra. Cocemfe, federación de asociaciones de personas con discapacidad física y orgánica, une el esfuerzo de 18 entidades navarras, que suman más de 6.000 personas asociadas, 4.300 de ellas afectadas, indica en su página web.

Hiru Hamabi. Hiru Hamabi | 3/12 es la primera asociación dedicada exclusivamente a la atención del Daño Cerebral Adquirido Infantil en el Estado.

la situación

Sin terapias. El cierre de los colegios por la pandemia ha provocado que los menores con discapacidad lleven sin atención en áreas como logopedia, fisioterapia o refuerzo educativo desde marzo, lo que puede causar secuelas irreversibles. A día de hoy las terapias no se han retomado, y las familias afectadas piden una solución urgente. A esto se suma la incertidumbre de no saber qué va a ocurrir en los meses de verano y cómo se va a desarrollar el próximo curso.