45 entidades locales recibirán 5,2 millones del Gobierno de Navarra para subvencionar los proyectos de empleo social protegido

Permitirá contratar en torno a 700 personas en situación de exclusión social

06.08.2020 | 12:26
La consejera de Derechos Sociales, Mari Carmen Maeztu.

El Departamento de Derechos Sociales ha resuelto y comunicado a un total de 45 ayuntamientos y mancomunidades de Navarra, titulares de servicios sociales, la concesión de subvenciones, por importe total de 5.255.593 euros, para desarrollar en 2020 proyectos de Empleo Social Protegido.

Estos fondos, cofinanciados por el Fondo Social Europeo a través de su Programa Operativo 2014-2020, serán empleados por las entidades locales para contratar a personas en situación de exclusión social, prioritariamente perceptoras de Renta Garantizada, con dificultades para el acceso y mantenimiento de puestos de trabajo normalizado. En 2019 esta convocatoria permitió contratar a un total de 692 personas, de ellas un 64% mujeres, y un 36% hombres.

El Ayuntamiento de Pamplona / Iruña y los municipios y mancomunidades de su comarca acaparan algo más del 50% de los fondos concedidos: 2.834.166 euros. La capital navarra obtiene para sus proyectos algo más de 1,5 millones de euros; le siguen en volumen de cuantía de esta zona el Ayuntamiento del Valle de Egüés / Eguesibar, que recibirá 211.000 euros. Otras entidades como Barañáin / Barañain, Burlada / Burlata, la Mancomunidad de Noáin / Noáin, Villava / Artarrabia o Zizur Mayor reciben más de 100.000 euros cada una de ellas.

El procedimiento concede también subvenciones a otros ayuntamientos importantes de Navarra como Tudela (357.000 euros); Estella-Lizarra (152.000 euros) Tafalla (128.000) o Sangüesa / Zangoza (88.000).

Las entidades que menor cuantía reciben son la la Mancomunidad de Auñamendi (comarca de Espinal y Auritz/Burguete y Erro) con 11.000 euros, y el Ayuntamiento de Ayegui /Aiegi que percibirá 15.000 euros.

La relación completa de entidades locales y subvenciones obtenidas puede consultarse en este enlace.

El 80% de las contrataciones se realizarán entre personas perceptoras de Renta Garantizada y al menos el 50% entre mujeres desempleadas, por ser estas las que presentan mayores tasas de desempleo.

Los proyectos subvencionados deben tener una duración mínima de seis meses y las personas a contratar podrán incorporarse en distintas fechas, con el fin de adecuar su acceso al empleo a su propio itinerario de inserción socio-laboral. A través de este programa, se les ofrece un acompañamiento social y se les ayuda en el aprendizaje de habilidades socio-laborales y de destrezas profesionales, a la vez que realizan una actividad de interés colectivo.

Novedades de la convocatoria


Por primera vez, en la concesión de las ayudas, se ha valorado también el compromiso de contratación o inserción laboral tras el paso de las personas por el programa, es decir, que las personas participantes en el programa consigan a lo largo del semestre posterior algún contrato de trabajo.

Una novedad con respecto a ejercicios anteriores es que la convocatoria de 2020 no financia al personal técnico de apoyo que desarrolla el seguimiento y acompañamiento social de las personas participantes, ya que éste se incluye en el nuevo sistema de financiación de los servicios sociales de Navarra, recientemente aprobado por el Parlamento de Navarra, y que supone mayor dotación de personal y de estabilidad de las plantillas profesionales.

En la concesión de las ayudas para este año ha tenido un peso muy importante el compromiso de cofinanciación del programa por parte de las entidades locales.

Para determinar los fondos concedidos a cada entidad solicitante se han tenido en cuenta diferentes criterios de valoración como la tasa de pobreza severa en la localidad, el porcentaje de persona desempleadas, el número de perceptoras de Renta Garantizada, el tamaño de los municipios o el compromiso de contratación posterior. Asimismo, han contado con puntuación adicional aquellas zonas consideradas como de especial actuación por su dispersión geográfica con el objeto de corregir de las desigualdades territoriales de Navarra.

Igualmente, se ha valorado la ejecución tanto técnica como económica del proyecto del año pasado en aquellas entidades y municipios que ya recibieron las ayudas, como el grado de cumplimento de los compromisos que se habían marcado en cuanto a contratación de mujeres, de personas derivadas por Salud Mental o de personas perceptoras de Renta Garantizada (en especial las que llevan en este programa más de dos años). También se tiene en cuenta la realización del número y tipo de acciones formativas.

Otros aspectos considerados son la calidad técnica del proyecto, entendida como la coherencia existente entre objetivos, actividades, resultados esperados, herramientas de evaluación, etc€, así como el análisis de la propuesta formativa o la propuesta de coordinación con el Equipo de Inserción Socio-Laboral (EISOL) y otros agentes relacionados.