Servicios preventivos de Pamplona critican a Maya y reclaman 'garantías' para atender a la infancia

"Alguien le tiene que contar al Ayuntamiento de Pamplona que nos tiene que dejar trabajar", recalcan

26.08.2020 | 10:46
Representantes de las ocho asociaciones que forma los equipos preventivos de Pamplona

Los servicios de acción preventiva que trabajan con población infantil y adolescente en ocho barrios de Pamplona han pedido al Gobierno de Navarra que les "garantice" que mientras dure la pandemia de Covid-19 van a poder "trabajar sin estar todo el día cuestionados desde lo administrativo".

"Alguien le tiene que contar al Ayuntamiento de Pamplona que nos tiene que dejar trabajar. Luego ya hablaremos. Si hay que hablar de los pliegos se habla, pero lo que dure -la pandemia- necesitamos trabajar con tranquilidad", ha dicho Alberto Jáuregui, miembro de la asociación Umetxea Sanduzelai. Jáuregui ha pedido el apoyo del Parlamento foral y del Gobierno de Navarra a sus reivindicaciones. "Necesitamos que nos defiendan de determinadas actitudes que nos están perjudicado el trabajo con los chavales", ha asegurado.

Representantes de cuatro asociaciones que prestan estos servicios de acción preventiva han comparecido este miércoles en el Parlamento de Navarra a petición de PSN, Geroa Bai, EH Bildu y Podemos para que expliquen su trabajo.

Durante la comparecencia, las asociaciones han sido críticas con la gestión del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona en esta materia.

Xabier Senosiáin, de la asociación Bideberri, ha afirmado que "el sistema de protección a la infancia se ha tambaleado en esta ciudad a lo largo de los 50 días de confinamiento" y ha asegurado que "a lo largo de la pandemia no se ha garantizado el bienestar de la población infantil y adolescente, y eso es un riesgo inasumible que como sociedad no podemos consentir".

Estos equipos de prevención sociocomunitaria trabajan por la protección de la infancia y la adolescencia. "Todo el modelo se basa en la comunidad como sistema de protección y prevención, un territorio donde se puede dar la convivencia, donde se aprende, se crean las relaciones y las redes, y tiene una capacidad protectora. Nuestro objetivo es procurar la protección comunitaria mediante el fortalecimiento de las redes, algo que va mucho más allá del ocio y el tiempo libre", ha explicado Beatriz Cruz, de la asociación Buztitxureando Txuri.

Por su parte, Alberto Jáuregui, de la asociación Umetxea Sanduzelai, ha señalado que al inicio del estado de alarma los equipos de prevención elaboraron espacios virtuales y reconstruyeron redes a través de métodos telemáticos para poder seguir atendiendo a muchas familias. "Se crearon otro tipo de grupos y relaciones en los que siguió la vida. Los barrios de una manera o de otra se organizaron", ha dicho.

Sin embargo, ha afirmado que, "en un momento, el Gobierno municipal suspendió todas nuestras actividades y los profesionales fueron a reforzar los servicios sociales". "No nos pareció mal si hacía falta que se reforzaran unidades de barrio y otros servicios, pero sí quedamos bastante contrariados porque el resto de nuestra actividad se suspendía", ha indicado, para señalar que, sin embargo, los voluntarios y los propios profesionales mantuvieron la actividad fuera de su horario laboral.

A continuación, ha explicado que, al llegar la desescalada en mayo, tenían "grandes expectativas" de retomar el trabajo con normalidad, "pero desde el Gobierno municipal se nos impidió". "Hasta el 5 de junio no se reanudó el servicio y cuando se reanudó, el 12 de junio, se nos prohibieron las actividades con los chavales en los barrios. No obstante, había una orden foral que permitía las actividades y por eso los servicios seguimos trabajando. Entre medio, hubo una modificación de nuestro contrato para que desarrolláramos unas colonias de verano en la ciudad, con lo que no estuvimos de acuerdo, porque significaba que abandonáramos a cientos de chavales con los que teníamos un trabajo establecido. Afortunadamente, el Tribunal Administrativo de Contratos de Navarra nos dio la razón", ha afirmado.

Josune Etxeberria, de la asociación Etxabakoitz Bizirik, ha destacado la labor que han realizado los servicios de prevención durante el verano. "Han participado más de 500 niños y niñas en los espacios en los ocho centros de verano. Ha habido más de 50 adolescentes en la preparación de estos espacios y más de 80 voluntarios en los diferentes servicios. Esta experiencia avala y refuerza lo que defendemos, y es que los servicios de acción preventiva comunitaria se pueden adaptar a cada escenario", ha asegurado.

Por último, Xabier Senosiain, de la asociación Bideberri, ha afirmado que la infancia y la población mayor son las que "más padecen las consecuencias de salud social y mental" derivadas de la pandemia. "La población infantil está doblemente desprotegida, porque vive en una sociedad adulta y se construye bajo la norma de la población adulta. Tenemos que generar espacios de escucha hacia esta población, porque si no pasa inadvertida", ha indicado.

En el turno de intervención de los grupos, la portavoz del PSN, Nuria Medina, ha afirmado que estos equipos de prevención realizan "un trabajo de campo súper importante, cercano a la ciudadanía y a los barrios, pudiendo ver problemas de primera mano que muchas veces son muy difíciles de detectar para las administraciones". Así, ha asegurado que el PSN apuesta por "una labor preventiva para evitar que los problemas se agraven".

La portavoz de Geroa Bai, Isabel Aranburu, ha respaldado la labor de los servicios de acción preventiva, que "es fundamental y la hemos apoyado desde siempre". "No entendemos los intentos del Ayuntamiento de Pamplona por centralizar estos proyectos. Rechazamos también la privatización, porque solo desde lo público se puede garantizar que estos proyectos funcionen como están funcionando hasta ahora. No entendemos la posición de Navarra Suma desde una aversión que parece que se tiene a lo comunitario", ha asegurado.

En la misma línea, la portavoz de EH Bildu, Patricia Perales, ha valorado el trabajo que han realizado los servicios de acción preventiva durante el estado de alarma y ha criticado "la irresponsabilidad de la derecha en Pamplona, que está actuando no en contra de unos grupos, sino en contra de los derechos de la infancia y la adolescencia". Frente a ello, ha pedido que las administraciones refuercen este trabajo. "Vamos a trabajar de manera coordinada la comunidad y la administración, porque es más enriquecedor", ha afirmado.

La portavoz de Navarra Suma, Marta Alvarez, ha respondido que "el modelo no está en cuestión, los servicios preventivos y comunitarios están recogidos en la Cartera de Servicios Sociales desde hace 12 años, cuando se hizo una apuesta porque fuera una cuestión pública". "Me sorprende la posición de Geroa Bai y de Bildu. Entendemos que un sistema de responsabilidad pública es de responsabilidad pública aunque se preste con la colaboración de entidades del tercer sector. De hecho, creemos que es la manera de hacerlo. Desde Navarra Suma hay una apuesta clara por este servicio. Sin embargo, es cada ayuntamiento el que tiene que decidir, participando con las entidades, cuál es el modelo", ha afirmado.

Finalmente, la portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón, ha defendido que el trabajo que realizan los equipos de prevención es "una tarea esencial, en particular en los barrios obreros, donde desarrollan una gran labor con la infancia y juventud más desfavorecida". "El cuidado de la salud emocional, física y mental de nuestra infancia y adolescencia es responsabilidad de las administraciones públicas, pero es fundamental que los barrios se organicen conforme a sus circunstancias", ha asegurado.
noticias de noticiasdenavarra