El proyecto para construir una variante en Arraitz, a finales de año

Cohesión Territorial apuesta por desviar la N-121-A, también en Olabe, y revisar las inversiones del 2+1

11.09.2020 | 02:20
Un camión circula por la travesía de Ventas de Arraitz. Foto: Patxi Cascante

PAMPLONA – El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra trabaja activamente en los proyectos para la construcción de sendas variantes de la carretera N-121-A en Olabe y Arraitz. En este último caso, confía en tener el proyecto concluido para finales de año, con el objetivo de que se inicie su tramitación administrativa. Así se lo transmitió el consejero Bernardo Ciriza a los representantes de la Ultzama y de Ventas de Arraitz en el curso de una reunión celebrada en el departamento para tratar la reforma de la carretera Pamplona-Behobia en una vía de 2+1 carriles.

El Gobierno de Navarra ha escuchado finalmente las reivindicaciones de los vecinos de Olabe y Ventas de Arraitz, que vienen demandando desde hace años que la N-121-A deje de atravesar sus núcleos urbanos. Por ello, el proyecto de conversión de la carretera que conecta la capital navarra con Francias contará con sendas variantes en ambas localidades,

El director general de Obras Públicas e Infraestructuras de Navarra, Pedro López, informó la semana pasada a los alcaldes de Ultzama y Olaibar de la inclusión de ambos proyectos en atención a las alegaciones que fueron formuladas durante el período de exposición pública de la vía en 2+1 carriles. El departamento de Cohesión Territorial ya ha contratado el estudio de alternativas de la variante de Olabe, mientras que en el caso de la proyectada en Ventas de Arraitz, su diseño partirá del proyecto elaborado en 1995 en términos generales.

Este extremo fue tratado ayer en una reunión celebrada en el departamento, con la asistencia de representantes de la Ultzama y de Arraitz, en la que Ciriza expuso que el objetivo de su departamento es tener el proyecto ultimado para finales de año. A partir de ahí, se iniciará la tramitación medioambiental.

Tanto en una como en otra variante, el trazado de la futura N-121-A discurrirá por dos carriles en cada sentido, con una mediana de dos metros de anchura y una barrera vertical metálica de separación. Dispondrán también de pasos a distinto nivel para facilitar la libertad de movimiento de la fauna. Los accesos de estas características se situarán en el sur de ambas variantes.