Un informe concluye que una ladera del pantano de Yesa es inestable

La Fundación Nueva Cultura del Agua sostiene que la seguridad no está garantizada en el embalse

07.10.2020 | 00:23
Vista del pantano de Yesa. Foto: Javier Bergasa

pamplona – La Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) realizó un análisis de los últimos informes oficiales sobre Yesa y concluye que la ladera derecha del embalse "sigue siendo inestable" y por lo tanto "la seguridad no está garantizada".

Según FNCA, "en Yesa el debate técnico y científico lo ha dicho prácticamente todo: la ladera no es estable, se mueve y nunca desde 2013 alcanzó ninguna situación que se pueda reconocer como estable", por lo que sostiene que "la estabilidad de la ladera derecha de Yesa sigue siendo un estado a alcanzar, una promesa". "La vida de miles de personas depende de si se sigue persistiendo o no en el error de asumir que el llenado posterior al recrecimiento se puede culminar en las actuales condiciones de no estabilidad, con la ladera rota para siempre, con avance superficial y profundo del deterioro, en movimiento, y sustentando a la nueva presa", advierte.

El informe de la FNCA determina que "en la ladera derecha de Yesa se están produciendo varios deslizamientos de manera simultánea", los dos mayores con superficies de rotura a unos 117 y 60 metros de profundidad. También sostiene que el Factor de Seguridad (FS) absoluto cayó en 2013 a valores de inestabilidad cercanos a la unidad a causa de las excavaciones para la acogida del estribo y las labores de estabilización y por ello, dice, "en Yesa tenemos ahora un deslizamiento reactivado que se mueve entre <2 y 4 mm/mes y se encuentra por lo tanto en equilibrio estricto". Esto significa, precisa la FNCA, que la ladera "es igual de probable que se caiga como que no", y agrega que es "llamativa la paradoja" de que "el aumento de presupuesto no ha mejorado el FS". Otro aspecto que destaca es que, "siendo tan grande el volumen deslizado, cualquier actuación superficial repercutirá poco en la mejora o en el empeoramiento de las condiciones, que como mucho mejorarán (o empeorarán) un 20%". Por eso, precisa la Fundación, "no se pueden alcanzar valores 'generosos' del factor de seguridad, algo que es irrenunciable para garantizar la seguridad en el futuro".