Restricciones en la hostelería de Navarra: menos sillas y más distancia

Hostelería, comercios e instalaciones deportivas, golpeados por las nuevas restricciones aprobadas por el Gobierno. Algunos locales han tenido que bajar la persiana ante las mayores limitaciones de aforo y horario.

14.10.2020 | 01:20
Lorea Lozada posa delante del bar Monasterio.

Las restricciones en la hostelería han reducido hasta el mínimo el aforo de algunos locales y bares de la Parte Vieja pamplonesa. Los bares deben tener una capacidad máxima de un 30% en el interior y un 50% en el exterior. Por su parte, el comercio no podrá sobrepasar una ocupación máxima del 40% en el interior. Sobre las nuevas medidas, Nacho Calvo, secretario general de la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra, expresó que "sinceramente, cerrar a las 10 el sector de la Hostelería significa que cenas no se dan, que en los restaurantes es la mitad del negocio, y que en bares no se puedan dar pinchos. Es el hundimiento del sector".

En el caso del bar Gaucho son dieciséis las personas que pueden permanecer en el interior. Al ser preguntada por la situación, la dueña del local, Pruden Serrano, destacó que "al principio, tienes el derecho a la pataleta, te enfadas, pero luego dices tengo que tirar para adelante, las asumimos como mejor podamos, vamos a tratar de hacerlo". Además de aceptar las medidas, manifestó que la necesidad de la ayuda de la ciudadanía, que "se está portando la verdad, de maravilla, porque tienen paciencia, porque el trabajo es diferente". y añadió que ahora que "ponemos un cartel con el aforo y tienen que esperar, la gente te escucha y eso es lo que nos da ánimo".

Las reducción del aforo ha sido un impedimento para la continuidad de la actividad de algunos negocios como el bar Monasterio. Según explicó la cocinera del establecimiento, Lorea Lozada, va a permanecer cerrado al menos esta semana porque al final el bar es "muy pequeño". En esta línea, explicó que tienen "un aforo limitado. En el fondo tenemos dos mesas y delante otras dos pequeñas y con la ampliación que nos dieron, pudimos poner tres mesas más en terraza". Con las nuevas restricciones, "al bajar más el aforo, ya nos limita mucho más", reconoció. Sobre los próximos días, adelantó que "el jueves vendremos y hacemos limpieza de todo, guardaremos todo lo que se pueda y lo que no, pues a tirar y a esperar, porque no sabemos qué va a pasar dentro de 14 días".

La limitación del aforo también ha tenido un impacto importante el la cafetería De Norte a Sur de la plaza Consistorial pamplonesa. Desde ayer, en su interior pueden permanecer siete personas y su terraza cuenta con tres mesas. En este punto, la encargada del negocio, Yaile Acosta, explicó que "al final un grupo es de seis y los grupos grandes ya no te entran" y "al bajar el aforo te baja también lo que vendes". Por otro lado, confesó que "los que vivimos de esto, al final estamos afectados. Cómo lo vamos a afrontar no sabemos" y añadió que "estamos viviendo al día".

En cuanto a los comercios, que han visto reducido su aforo hasta el 40%, Rubén Encinas de la zapatería Samoa reconoció que "de momento, prácticamente no nos hemos dado ni cuenta, porque todavía no ha dado ni tiempo". Además, añadió que en las tiendas "tampoco estamos igual con tanta gente, por desgracia, desde hace ya bastante tiempo entonces". Sobre las restricciones, adelantó que "tampoco no nos va a afectar muchísimo. Obviamente si, se nos llena la tienda de más gente de lo establecido en el aforo, les rogaremos que esperen fuera".

Sobre la situación actual de la Comunidad Foral, Francisco Navarro de Sucesores de Ortega, expresó que la ciudadanía todavía "no se ha dado cuenta de lo que realmente nos viene encima". Sobre las medidas que han tomado en el establecimiento, explicó que "estamos mirando que si estamos tres atendiendo, pues que no haya más que tres. Por lo demás, estamos siempre con la incertidumbre de lo que pueda ocurrir".

Instalaciones deportivas

Menos actividades y cita previa

Llevan haciendo encaje de bolillos desde que reabrieron sus puertas tras el confinamiento. Las instalaciones deportivas han ido cambiando los calendarios de las actividades y los aforos permitidos en función de una normativa que ha ido cambiando constantemente al ritmo que marcaba la covid-19. Ahora han reducido los aforos al 30% en el interior y al 40% en el exterior, han establecido la cita previa como requisito para poder ir a hacer cualquier tipo de actividad deportiva y han clausurado vestuarios, duchas y fuentes.

Trabajar así no es fácil, aunque con la incidencia de casos disparada a los centros deportivos y a sus usuarios no les queda otro remedio que adaptarse a esta situación. "Nos hemos visto obligados a suspender las actividades dirigidas porque no tenía sentido hacerlas con menos de seis personas. Las hemos aplazado, de momento, 14 días", expone Juan Eseverri, responsable de la Ciudad Deportiva de Sarriguren. Reconoce lo grave de la situación y entiende que les afecten las restricciones, pero el constante cambio de normativa es algo que les está "trastocando mucho". "Cada 15 días estamos con medidas nuevas y al final nos trastoca todo y a los usuarios les desorienta", comenta. En este sentido, Eseverri constata un descenso de deportistas "porque tienen que pedir cita previa y es un incordio, te hace tener que organizarte con tiempo".

La reducción de deportistas es la realidad de la mayoría de centros deportivos, también del Sparta Sport Center de Pamplona, que ya ayer, en el primer día con las nuevas medidas, percibió una menor afluencia de personas. "Las restricciones nos afectan, porque hay más bajas. Hoy (por ayer) hemos notado que han venido menos usuarios porque la gente tiene miedo", explica Blanca Ossa, responsable del gimnasio. De momento no han suspendido actividades y siguen con la misma oferta, solo que adaptada a la nueva norma. "Ya teníamos todo bastante limitado así que el cambio tampoco ha sido tan grande", señala.

Las restricciones en los centros deportivos llevan vigentes desde la desescalada, por lo que en el Complejo Deportivo Aranzadi tampoco han tenido que cambiar mucho su funcionamiento. "Los aforos ya estaban bastante reducidos, antes a la sala de cardio venían 13 y ahora el máximo va a ser de 11, y en la sala de musculación de 8 personas", comenta Cristina Pérez, trabajadora de las instalaciones. De momento no han notado un descenso de usuarios, pero el cierre de las duchas y la cita previa pueden echar para atrás a mucha gente. "Hoy (por ayer) ha venido mucha gente preguntando por el funcionamiento de las instalaciones, pero más o menos han venido los mismos", señala.

"La ciudadanía todavía no se ha dado cuenta de lo que realmente nos viene encima ahora"

javier navarro

Sucesores de Ortega

"Entiendo las restricciones, pero cambiar de medidas cada 15 días nos trastoca y desorienta al usuario"

Juan Eseverri

Ciudad Deportiva de Sarriguren

"Al principio, tienes el derecho a la pataleta, pero luego ves que tienes que tirar para adelante"

pruden serrano

Bar Gaucho