¿A qué grupo de vacunación contra la covid-19 pertenezco? Consulte si tiene prioridad para la vacunación en Navarra

Un documento del Gobierno detalla los sectores prioritarios para recibir el medicamento desde este domingo

24.12.2020 | 17:48
Vacuna Pfizer-BioNTech que se comenzará a inyectar el domingo en Navarra

La campaña de vacunación contra la covid 19 empezará en Navarra este domingo, 27 de diciembre, en la Residencia El Vergel de Pamplona, a la que seguirán de forma progresiva el resto de centros sociosanitarios públicos y privados hasta alcanzar, entre enero y febrero, a las 13.000 personas que componen la población de residentes de estos espacios y los profesionales de los mismos.

Este es el primer grupo marcado como prioritario en el cronograma establecido entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. La previsión del departamento de Salud -dentro de una coordinación estatal y en función de la disponibilidad de las vacunas que se asignen y remitan a la Comunidad Foral- es poder llegar a una población diana de unas 36.000 personas a lo largo del primer trimestre.


Progresivamente se irán incluyendo diferentes colectivos profesionales y sociales vulnerables dentro de esta primera fase. A partir de marzo es cuando se procedería a iniciar la vacunación al resto de la población -también de forma gradual por grupos de riesgo-, según las indicaciones del Ministerio que marca el nivel de vulnerabilidad.


El Gobierno ha dado prioridad a ancianos y trabajadores de las residencias y al personal sanitario de "primera línea". Pero ¿quiénes pertenecen a esa primera línea? Y si usted pertenece a alguno de esos grupos, ¿tiene que dar autorización? El Ministerio de Sanidad ha divulgado un documento pactado con las comunidades en el que explica quiénes pertenecen a cada grupo de prioridad en la vacunación, cómo se ejecutará en cada centro de trabajo, residencia u hospital, así como si es obligatorio vacunarse y los pasos que hay que cumplimentar para que cada persona dé su autorización a la inyección.

Consulte el documento del Gobierno con los detalles del plan de vacunación.


Como se establece en la Estrategia de vacunación frente a COVID-19 en España, en la primera etapa, en la que el número de dosis de vacunas serán limitadas, se ofrecerá la vacunación de manera priorizada a las personas que se incluyen en los siguientes grupos de población:
1. Residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores
y de atención a grandes dependientes
2. Personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario
3. Otro personal sanitario y sociosanitario
4. Personas consideradas como grandes dependientes (grado III de dependencia, es decir, con
necesidad de intensas medidas de apoyo) que no estén actualmente institucionalizadas
Las primeras dosis disponibles se utilizarán para vacunar al grupo 1 y 2 en ese orden y, tras completar estos grupos y en la medida que haya más disponibilidad de dosis, se vacunará a los grupos 3 y 4.


A continuación, se incluye una descripción más detallada de las personas incluidas en cada uno de estos
grupos de población:

Grupo 1. Residentes y personal sanitario y sociosanitario que trabaja en residencias de personas mayores y de atención a grandes dependientes


-Residentes en centros de personas mayores y de atención a grandes dependientes: en este grupo de residentes en "residencias o centros de mayores" se incluyen las personas con gran dependencia que están institucionalizadas. Se incluirá también a las personas vulnerables o con gran dependencia que acuden a centros de día, siempre que estos centros estén vinculados a residencias de mayores, es decir, con actividades y personal compartidos.
En el caso de personas en situación terminal, el personal sanitario responsable de su asistencia valorará
la vacunación de estas personas de manera individual.
En las residencias en las que exista un brote activo se realizará una valoración de la situación y de la
vacunación por parte de Salud Pública.
La vacunación se empezará preferentemente en las residencias más vulnerables (mayor número de
internos, menor capacidad de adopción de medidas de prevención y control y/o residencias que no han
tenido casos de COVID-19).

-Personal sanitario y sociosanitario en centros de mayores y de atención a grandes dependientes:
Todas las personas que trabajan en estos centros, incluidos los que desempeñan otras funciones distintas
a la prestación de servicios sanitarios (administrativo, limpieza, cocina, etc.) están contempladas en esta
categoría. Además, se incluye también a las personas que trabajan en centros de día vinculados a centros
de mayores, es decir, con actividades y personal compartidos. Se recomienda su vacunación en este
primer grupo de la primera etapa.

Grupo 2. Personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario:


Se diferencia entre personal sanitario y sociosanitario de primera línea (grupo 2) y otro personal sanitario y sociosanitario (grupo 3) en función del riesgo de exposición. Se considera personal de primera línea el que tiene mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades la atención directa de pacientes COVID (contacto estrecho y con mayor tiempo de exposición), así como por tener mayor probabilidad de tener contacto con una persona con infección por SARS-CoV2. Además, este grupo de población también está priorizado por los principios de beneficio social y reciprocidad.

Personal en el ámbito sanitario que trabaja de cara al paciente, en los siguientes entornos (incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios - administrativo, limpieza, voluntariado, estudiantes, etc.-):
* Unidades, consultas o circuitos COVID.  
* Puertas de entrada de pacientes agudos a los servicios de salud (servicios de admisión, urgencias, emergencias,  tención primaria, servicios de prevención de riesgos laborales, instituciones penitenciarias y cualquier especialidad que reciba pacientes agudos). También personal de unidades móviles de atención directa a pacientes COVID-19.
* Transporte sanitario urgente.
* Servicios de cuidados intensivos u otras unidades que asuman estas funciones en caso necesario. o Cualquier servicio de cuidado no intensivo donde se realicen procedimientos que puedan generar aerosoles.
* Servicios y unidades con pacientes de alto riesgo (oncología, hematología, etc.).
* Servicios centrales donde se toman y manipulan muestras que potencialmente pueden contener virus viables.
* Personal sanitario de salud pública que trabaja en la gestión directa de la pandemia y en función de su riesgo de  exposición.  
* Personal de los equipos de vacunación, incluyendo a aquellas personas de salud laboral y medicina preventiva que van a participar en la administración de las vacunas frente a COVID19.

 Personal del ámbito sociosanitario. Incluye el personal que trabaja en otros centros de atención a personas mayores y de riesgo diferentes a los residenciales incluidos en el grupo 1. De manera específica, las personas que realizan un trabajo proporcionando cuidados estrechos a personas de poblaciones de riesgo en sus hogares (mayores, personas dependientes, enfermos, etc.) se vacunarán en el grupo 4 (ver más abajo). En este grupo no se incluyen los cuidadores no profesionales (familiares, convivientes€

Grupo 3. Otro personal sanitario o sociosanitario


Personas no incluidas en la categoría de primera línea (grupo 2) que trabajan en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios, pero en esta primera etapa la vacunación se centrará solamente en el personal que de manera específica realiza actividades que exigen contacto estrecho con personas que puedan estar infectadas por SARS-CoV-2, es decir, en función del riesgo de exposición y transmisión.
Se valorará la vacunación de las personas de este grupo que no se vacunen en la primera etapa en las etapas siguientes, como "personal esencial de primera línea" u "otro personal esencial".


Grupo 4. Personas consideradas como grandes dependientes (grado III)


En este grupo se incluyen aquellas personas consideradas grandes dependientes (grado III) según la Ley de Dependencia (Ley 39/2006, de 14 de diciembre* ), aquellas que hayan solicitado el reconocimiento y las que no lo hayan solicitado aún pero esté médicamente acreditado por tener enfermedades que requieran intensas medidas de apoyo para desarrollar su vida, incluidas aquellas institucionalizadas y no institucionalizadas. Como ya se ha mencionado en el marco ético, la protección de las personas consideradas grandes dependientes es prioritaria y así lo recoge el marco jurídico, dado que su situación implica la necesidad de ayuda de otras personas para realizar varias actividades básicas de la vida.
Las personas con gran dependencia que no están institucionalizadas también están incluidas en esta primera etapa. El momento de vacunación se realizará en cuanto sea posible, teniendo en cuenta las características de conservación y utilización de la vacuna disponible. Las personas que ejercen un trabajo de atención a estas personas con gran dependencia en sus hogares se vacunarán en la misma visita que las personas a las que asisten, si no se han vacunado con anterioridad.

Una vez cubiertos los cuatro grupos prioritarios, la segunda fase del proyecto de vacunación alcanzará a la población general, categorizada de nuevo en distintas fases progresivas en función de grupos y niveles de riesgo. En esta fase la red de 134 centros de salud y consultorios cobrarán especial peso.

Población con antecedente de infección por SARS-CoV-2


La evidencia actual muestra que la gran mayoría de las personas infectadas por SARS-CoV-2 producen anticuerpos neutralizantes además de estimular la inducción de respuesta de células T. Sin embargo, todavía se dispone de poca información sobre algunos aspectos, como la posibilidad de reinfecciones y sus características clínicas, la posibilidad de respuesta inmune de memoria tras la infección y el riesgo de transmisión o la duración de la inmunidad tras la infección natural. Aunque el número de casos con reinfección documentada es muy bajo, aún no está claro en qué porcentaje están protegidos los que padecieron la infección por SARS-CoV-2 y por cuanto tiempo.

Dado el alto grado de incertidumbre sobre aspectos esenciales de la inmunidad generada por la infección natural, la vulnerabilidad de las personas internas en las residencias y centros de mayores y la evidencia de la seguridad de la vacunación en las personas que han pasado la enfermedad, se recomienda la vacunación de todas las personas internas en estos centros, incluyendo grandes dependientes institucionalizados, y de todo el personal que trabaja en estos centros, independientemente de que hayan pasado la enfermedad o no. En el caso de que alguna de estas personas haya pasado la enfermedad muy recientemente y estén en periodo de aislamiento, se vacunará en cuanto finalice este periodo y reciban el alta epidemiológica. Del mismo modo, en las personas en cuarentena por ser contacto estrecho de un caso de COVID-19, se pospondrá la vacunación hasta la finalización de la misma.

En cuanto al personal sanitario de primera línea y otro personal sanitario y sociosanitario que ha tenido una infección confirmada por SARS-CoV-2, podrá retrasar la vacunación hasta que transcurran 90 días desde la fecha del diagnóstico. De esta manera se podrá priorizar la vacunación del personal que no haya padecido la enfermedad recientemente, en concreto en los últimos 90 días. No se recomienda la realización de pruebas de laboratorio para la detección de anticuerpos o de infección por el SARS-CoV-2 antes de la vacunación.

Voluntariedad de la vacunación


Sin perjuicio del deber de colaboración que recae sobre los individuos, la vacunación frente a COVID-19 será voluntaria, y ello, a salvo de lo previsto en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas especiales en materia de salud pública. Se considera importante registrar los casos de rechazo a la vacunación en el Registro de vacunación, con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población.

noticias de noticiasdenavarra