Navarra esperará a ver si el alza de contagios repercute en hospitales para decidir sobre las restricciones

El empeoramiento moderado de indicadores epidemiológicos tras las Navidades no ha tenido aún efecto en ingresos

08.01.2021 | 00:45
Una enfermera atiende a un paciente en un box de la UCI del Complejo Hospitalario de Navarra.

Navarra no ha tomado todavía una decisión sobre un posible endurecimiento de las medidas restrictivas que se mantienen en vigor en la Comunidad Foral. El ascenso de los indicadores vinculados a la situación epidemiológica –fundamentalmente el de los contagios diarios, la incidencia acumulada a 7 y 14 días o el índice reproductivo básico del virus (es decir, el nivel de contagio de una persona, que ya se sitúa en 1,14 y por tanto ha superado la barrera del 1 que indicaría una situación más estable)– ha sido hasta el momento evidente, pero por ahora, a la espera de la evolución de los próximos días, no se ha disparado tanto como sí ha ocurrido en otros territorios del Estado después de haber superado las fiestas navideñas.

En este contexto, Navarra se encuentra en una situación de incertidumbre creciente, puesto que los expertos entienden que esa tercera ola puede seguir creciendo de forma importante, pero sin conocerse a ciencia cierta cuál será el pico en esta ocasión de la tercera ola. Así, los especialistas consideran a día de hoy que la situación de presión asistencial es, por el momento, notablemente mejor a anteriores escenarios. Los hospitales navarros se encuentran con 124 ingresos, 15 de ellos en la UCI, por lo que por el momento el porcentaje de ocupación es óptimo para hacerle frente. Sin embargo, Salud alarga la mirada a más adelante y, por lo tanto, no descarta que estas cifras de hospitalizaciones puedan seguir aumentando de manera considerable y presionar de nuevo el sistema asistencial y sanitario. Ello, además, coincidiría con unas fechas clave como las del plan de vacunación que actualmente se encuentra en marcha y para el que ya hay destinados varios equipos de profesionales sanitarios, especializados en dicha práctica.

Conjugando todos los factores y monitorizando a diario los datos que se les proporciona, los responsables de Salud del Gobierno de Navarra van a observar en los próximos días cada uno de estos indicadores y esperarán a ver si existe una repercusión inmediata en los ingresos hospitalarios del alza de contagios que se ha observado respecto a fechas precedentes. Precisamente, en función de los datos que arrojen dichas situaciones –epidemiológica y asistencial– se decidirá a finales de esta semana si conviene endurecer las restricciones ya existentes.

Así lo venían a sugerir y recomendar los técnicos del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra en su último informe en el que hablaban de recuperar las restricciones existentes en el mes de noviembre. En realidad, el cambio respecto a la situación actual solo sería drástico en el caso de la hostelería (se valoraría cerrar de nuevo los interiores de los bares y, en caso de que la infección se dispare, el cierre de establecimientos), y se limitarían aforos en todo tipo de superficies comerciales, así como se podría contemplar un toque de queda aún más duro. Pero para tomar de nuevo unas decisiones tan severas, Navarra requiere de un mayor afianzamiento de las cifras y de dar por seguro que el volumen de esa tercera ola resultará difícilmente asumible. Por la excepcionalidad de las fechas navideñas, todavía el panorama es volátil como para tomar como referencia las cifras actuales.

INDURÁIN, MEDIDAS EN COHERENCIA Sobre los datos en relación a los nuevos contagios en Navarra, la consejera Santos Induráin señaló ayer en una entrevista en Onda Cero que "preocupan" pero "esperábamos que en las fiestas de Navidad iban a producirse por el aumento de las reuniones, de la movilidad". Según dijo, "aunque tenemos una tendencia al alza, es menor que en el resto del Estado". "La incidencia acumulada a 14 días de 226 cuando la media en el Estado es de 296, y a 7 días es de 129 respecto a 256", indicó, para exponer que "eso no me tranquiliza, como tampoco que haya una estabilidad mantenida a nivel hospitalario porque tenemos una tendencia al alza y todos sabemos que cuando tenemos más casos es cuestión de que en dos o tres semanas que lleguen al hospital". Preguntada si se van a recuperar nuevas restricciones, Induráin apuntó que "estamos en un riesgo alto" y "haremos un balance de toda la Navidad para adaptar la norma". "Estamos monitorizando y valoraremos la situación y medidas en coherencia", zanjó.

"Haremos un balance de Navidad para adaptar y actualizar la normativa"

santos induráin

Consejera de Salud