El 83% del personal de atención a menores en desamparo y familias cree que el servicio ha mejorado con gestión pública

Un informe de evaluación del Observatorio de la Realidad Social también indica que la plantilla percibe mejoras en sus condiciones

09.03.2021 | 13:31
Tres jóvenes estudiando

El 83,6% de los trabajadores que se dedican a la atención en los centros de servicios sociales de Tudela y Estella y al cuidado a menores en desamparo, a las familias en situación de emergencia y a jóvenes incursos en procesos de justicia juvenil cree que este servicio ha mejorado tras su gestión directa a través de la Fundación Gizain.

Según ha informado el Gobierno foral, una evaluación externa independiente de la Fundación pública de Servicios Sociales Gizain pone de relieve "el elevado grado de acuerdo existente entre los profesionales de que el cambio de modelo de gestión de estos servicios, pasando de la licitación entre entidades privadas a la gestión pública directa por medio de la Fundación Gizain, ha mejorado la atención a las personas usuarias, así como las condiciones de trabajo". Los trabajadores fueron subrogados desde las entidades concesionarias anteriores a la actual fundación que presta el servicio.

La Fundación Gizain fue creada por el Gobierno de Navarra en enero de 2019 como un ente instrumental con el fin de asumir la gestión pública de una serie de servicios esenciales de carácter estratégico que venían siendo prestados por diversas entidades. En concreto, se encarga en este momento de la gestión de los Centro de Servicios Sociales de Tudela y Estella, del Centro de Observación y Acogida de menores en situación de desamparo, junto al Programa de Familias de Urgencia y Centro de Día de Justicia Juvenil.

En su primer año de intervención, atendió a 2.101 personas, de las que 1.739 son adultas (523 hombres y 1.216 mujeres) y 362 menores.

En la evaluación realizada han participado las 74 personas que trabajan en la fundación en este momento, a través de una encuesta. También se han llevado a cabo 11 entrevistas en profundidad entre las direcciones de los centros de servicios sociales, servicios/programas y personas con representación sindical que también trabajaron en los centros durante la gestión de estos por parte de entidades como Pauma y en Xilema, así como a personas referentes de los servicios sociales de Estella y Tudela, ha señalado el Ejecutivo foral en una nota.

Según los datos obtenidos en la evaluación externa, encargada por el Observatorio de la Realidad Social, organismo dependiente del Departamento de Derechos Sociales, un 98,3% de las personas trabajadoras de la fundación está de acuerdo en que el cambio ha supuesto una mejora en las condiciones de trabajo del equipo técnico, siendo el nivel de acuerdo en cuanto a la mejora en la atención a la población usuaria del 83,6%.

En cuanto a aquellas cuestiones sobre las que hay un grado de acuerdo más elevado, aparece en primer lugar el hecho de asumir que la gestión de los servicios prestados por la Fundación Gizain requiere de procesos de colaboración y coordinación para la obtención de resultados positivos, tanto con Servicios Sociales de Base o Unidades de Barrio, como con otros recursos y departamentos del Gobierno de Navarra. En relación con este aspecto, más del 96% de los participantes manifiestan su acuerdo con ese posicionamiento.

Durante las entrevistas realizadas, la subida salarial (al pasar a ser personal de Gizain) no se planteó nunca en primer lugar como la principal mejora de sus condiciones de trabajo, sino que siempre aparecían en primer término aspectos como un mayor nivel de coordinación con la dirección y una mayor atención a sus necesidades por parte de la fundación. Esos cambios derivados del proceso de publificación han tenido como resultado mejoras en el desempeño de su labor profesional, a juicio de las personas trabajadoras.

Además de lo anterior, se destaca en todo el proceso evaluativo el cambio positivo que ha supuesto la creación de la figura de la directora técnica en cuanto a la mejora de los procesos de gestión y la colaboración con otras entidades. En este caso, se ha registrado un porcentaje de acuerdo del 93,4%, valoración con la que se coincide plenamente desde el equipo evaluador.

Este proceso de valoración también ha sido estimado de forma "muy positiva" por parte de las personas participantes, ya que, el hecho de aportar su visión dentro de una evaluación, supone incorporar sus inquietudes dentro de una herramienta de aprendizaje de la que deben derivarse mejoras en cuanto a los procesos de gestión de la propia fundación y, por tanto, de su trabajo diario.

MEJORAR LA COORDINACION

Como señala la evaluación, con la gestión pública la estructura organizativa "no se orienta a la obtención de una rentabilidad económica propia del sector privado, sino a la gestión más eficaz y eficiente del programa o servicio público".

En este caso, es la Fundación Gizain quien define su estructura organizativa, por lo que elementos estratégicos de la gestión de servicios sociales vinculados a la protección de menores, las mujeres víctimas de violencia de género o la inserción sociolaboral dependen exclusivamente de la propia fundación.

El proceso evaluativo desarrollado ha puesto también de manifiesto que para la adecuada ejecución de los servicios que presta la fundación, así como para la obtención de resultados positivos, "es necesario establecer protocolos de coordinación y colaboración con los Servicios Sociales de Base y Unidades de Barrio, y con otras entidades o dispositivos del Gobierno de Navarra".

Igualmente, se concluye que el equipo de trabajo de la Fundación Gizain y los protocolos aplicados son "muy similares a los que se desarrollaban en el modelo anterior, lo que permite alcanzar resultados cuantitativos similares a los obtenidos en ejercicios anteriores".

Finalmente, la propia evaluación ha permitido identificar algunos aspectos de mejora, no relacionados con el cambio de modelo de gestión, y que serán abordados por la fundación, desde una visión integral, han indicado desde el Gobierno.