El nuevo túnel de Belate dispondrá de cinco galerías de emergencia cada 500 metros, conectadas al actual

La obra viaria más importante en la última década ya conoce cómo será el proyecto de la duplicación

26.05.2021 | 11:34
Boca sur del futuro túnel de Belate.

El nuevo túnel de Belate dispondrá de cinco galerías de emergencia cada 500 metros, conectadas al actual túnel. La galería central permitirá el paso de vehículos de emergencia y las otras cuatro serán peatonales con acceso a vehículos ligeros. Se prevé que su construcción dure en torno a 27 meses.

En lo que respecta al futuro túnel de Almandoz, que será finalmente 160 metros más largo que el actual, contará con dos galerías de emergencia y las obras se estima que se ejecuten en un período de 17 meses. De igual modo, cabe destacar que, en el tramo entre túneles, se construirá un nuevo viaducto de 210 metros para salvar el gran desnivel existente.


Bernardo Ciriza y Pedro López presentan el proyecto a María Chivite y José Luis Arasti.

Son las principales novedades que ha dado a conocer este miércoles la Presidenta de Navarra, María Chivite, en relación al proyecto de trazado de la duplicación de los túneles de Belate y Almandoz en la carretera N-121-A (Pamplona-Behobia), que próximamente se someterá a información pública. Se trata de la obra viaria más importante que afronta Navarra en la última década. Durante la presentación, ha estado acompañada por el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y por el director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López.

Chivite ha remarcado que "disponer de una red de carreteras más seguras, que mejoren las comunicaciones dentro del territorio, apoyen la lucha contra el despoblamiento y favorezcan el desarrollo económico local es una de nuestras prioridades, tal y como se recoge en el Plan Reactivar Navarra-Nafarroa Suspertu, nuestra hoja de ruta para salir de esta crisis".

En relación a los túneles de Belate y Almandoz, la Presidenta ha destacado que "se tenía que haber dado una solución a esta problemática de seguridad hace no muchos sino muchísimos años. Se trata de una deuda histórica con esta zona, habiéndose acumulado más de 15 años de retraso en la toma de decisiones en relación a estos túneles".

Fue en octubre de 2019 cuando el Gobierno de Navarra decidió duplicar estos túneles por dos motivos: por un lado, para aumentar la seguridad; por otro lado, para dar cumplimiento de la Directiva 2004/54/CE, sobre requisitos mínimos de seguridad para túneles de la Red Transeuropea de Carreteras. Se consideró la mejor opción técnica posible y la solución definitiva.

En su intervención, la Presidenta también ha incidido en que la duplicación de los túneles es "la obra pública de mayor envergadura que va a ejecutar Navarra en años". "Esta obra va a tener un impacto económico destacado en la Comunidad Foral y en nuestras empresas. Va a generar más de 1.400 puestos de trabajo a tiempo completo y cerca de 100 millones de euros de VAB (Valor Añadido Bruto)", ha señalado.

Características generales del nuevo trazado

El nuevo trazado de duplicación, con una longitud de 7.647 metros, será adyacente al existente, separado entre ejes en los tramos de túnel entre 30 y 100 metros. Se ubicará a la izquierda de la actual vía. Comenzará en el punto kilométrico 27+040 y constará de 5 tramos: tramo a cielo abierto previo al túnel de Belate; túnel de Belate; tramo a cielo abierto entre túneles; túnel de Almandoz; y tramo a cielo abierto tras el túnel de Almandoz.

Según el calendario previsto, las obras comenzarían a partir de 2022 y se estima que para finales de 2024 o principios de 2025, todos los túneles de la Red Transeuropea de más de 500 metros en la red de carreteras de Navarra podrían estar completamente adaptados a los requisitos de seguridad de la directiva.

Durante la ejecución de esta obra se prevé mantener el tráfico actual, a excepción de momentos puntuales.

Las obras de Belate, con un 36% de dificultad alta o muy alta

El proyecto de desdoblamiento se inicia con el tramo a cielo abierto previo al túnel de Belate, en la intersección existente con la carretera NA-1210 que sube al puerto de Belate (enlace de Ventas de Ultzama), en donde existen cuatro carriles en calzada. De ellos, uno es el carril de deceleración de la salida de la carretera nacional en sentido Pamplona / Iruña, otros dos sentido Pamplona y el último, sentido Bera.

Los primeros metros la ampliación de calzada se proyecta en el lado derecho. A partir del punto kilométrico 27+700 la margen derecha de la plataforma recupera el trazado de la carretera actual y la ampliación de calzada comienza por su lado izquierdo, dando inicio al nuevo túnel de Belate.

La nueva galería (sentido sur) se inicia en el punto kilométrico 28+010 y tendrá una longitud de 2.885 metros aproximadamente, similar a la del actual túnel. En este nuevo tubo se han previsto cinco galerías de conexión con el túnel existente cada 500 metros. La central permite el paso de vehículos de emergencia y las otras 4 serán peatonales con acceso a vehículos ligeros.

Los dos carriles tendrán 3,5 m de anchura cada uno de ellos, con arcén de 3 m en el lado derecho en sentido de la circulación y otro de 1 m en el lado izquierdo. A ambos lados de la calzada se consideran dos aceras de 0,75 m cada una y se dispone de un gálibo de 5,5 m.

El 38,2% de la longitud del nuevo túnel tendrá una dificultad constructiva baja o muy baja (1.096 metros), el 25,5% tendrá una dificultad media (730 metros) y el 36,3% una dificultad alta o muy alta (1.040 metros).
Mostrar el resto de la noticia

Tramo a cielo abierto entre túneles

El tramo a cielo abierto entre túneles dará comienzo en el punto kilométrico 30+895, junto al centro de control existente. Se ha realizado un nuevo diseño de los accesos al mismo con el objetivo de aumentar la seguridad. Habrá dos vías de servicio en la propia N-121-A, una por sentido, de tal manera que sirvan tanto como carril de aceleración como de deceleración.

En este recorrido será necesaria la ejecución de uno de los mayores terraplenes de la obra de 220 metros. La ampliación necesaria en este tramo entre túneles se ejecutará hacia el lado del desmonte, es decir, en su margen derecha, para evitar afectar a los muros de contención existentes en la margen opuesta.

Previo al nuevo túnel de Almandoz se ha propuesto la ejecución de un nuevo viaducto de 210 metros para salvar el gran desnivel existente. Éste estará compuesto por 6 vanos de 35 m de longitud cada uno, ejecutado con vigas artesa prefabricadas.

El túnel de Almandoz, 160 metros más largo

Tras el viaducto se encuentra el nuevo túnel de Almandoz, que comenzará en el punto kilométrico 32+885 y tendrá una longitud aproximada de 1.355 metros, es decir, 160 metros más que el actual túnel. Se prevén dos galerías de conexión peatonales separadas como máximo 500 metros entre ellas y entre boca y galería.

Los dos carriles tendrán 3,5 m de anchura cada uno de ellos, con arcén de 3 m en el lado derecho en sentido de la circulación y otro de 1 m en el lado izquierdo. A ambos lados de la calzada se consideran dos aceras de 0,75 m cada una y se dispone de un gálibo de 5,5 m.

El 83,8 % de la longitud del nuevo túnel tendrá una dificultad constructiva baja o muy baja (1.127 metros), el 8% % tendrá una dificultad media (108 metros) y el 8,2% una dificultad muy alta (110 metros).

Los últimos metros del desdoblamiento, en el tramo a cielo abierto tras el túnel de Almandoz, son para la convergencia y transición de ambas calzadas, alcanzándola de manera previa en el enlace existente de Almandoz con una plataforma de 4 carriles.

Ventajas de la duplicación de los túneles

La duplicación de estos túneles conlleva una serie de ventajas destacadas sobre otras alternativas para adecuar las infraestructuras a la normativa europea. Se trata de una solución definitiva, al disponer de dos tubos los sentidos de circulación son independientes y se reduce el número de vehículos que transitan por cada uno de los túneles, y la ventilación longitudinal es suficiente ya que la circulación en cada tubo es unidireccional.

Además, en caso de avería de un vehículo en el interior de uno de los tubos, posibilita cortar un carril dentro del mismo y se permite el paso por el otro carril. Si el incidente es más grave se puede cerrar uno de los tubos completamente a la circulación y desviar todo el tráfico por el otro, haciéndolo momentáneamente "bidireccional", sin necesidad de desviar uno de los sentidos de circulación por el puerto. En todo caso, la intervención de los equipos de emergencia es más rápida.

noticias de noticiasdenavarra