La mediación penal evitó la llegada de 209 asuntos a juicio en plena pandemia

La Justicia restaurativa se reinventó de forma 'on line' durante el confinamiento y tuvo éxito en 7 de cada 10 casos en los que intervino - El servicio navarro recibe la felicitación del CGPG por su actividad

13.06.2021 | 18:44
Una mediacion penal fue exitosa en el 67% de los casos tratados.

La reinvención obligada por la pandemia al formato on line de la mediación penal, la conocida formalmente como justicia restaurativa, ha contribuido a evitar que 300 asuntos lleguen a juicio y se resuelvan a través de una solución alternativa y reparadora. La mediación es un método de resolución de conflictos que debe ser voluntario entre las partes, gratuito, confidencial, oficial a través de la derivación del asunto desde el juzgado, flexible en cuanto a los plazos y bilateral para que ambas partes puedan pronunciarse y expresar sus pretensiones. En el año de la pandemia, la mediación ha tenido también que reinventarse y la ha sorteado con más éxito que nunca a través de los recursos online y la actitud proactiva de los implicados. La Asociación navarra de la mediación (Aname), que cuenta con diez profesionales en el servicio entre abogados, trabajadores sociales y psicólogos, intervino en 2020 en 297 expedientes, de los que finalmente resolvió de manera positiva 209 de ellos, el 67% del total. En todos estos casos se pudo solucionar el conflicto al haberse acordado que hubiera disculpas formales del victimario a la víctima, de que estas renunciaran a las acciones civiles que pudieran corresponderle y que ambas partes se comprometieran a acciones de mutuo respeto. En 123 de estas conformidades se efectuaron además pagos a las víctimas, en 31 se ofreció una reparación simbólica y en seis de los casos el acuerdo contempla que no se acudiera a ciertos lugares.

La mayoría de los 88 expedientes que se cerraron de manera negativa lo fueron por desacuerdo económico (45 casos) o por desacuerdo en los hechos (31). Hubo otros 133 asuntos en los que los profesionales de la Justicia restaurativa no pudieron intervenir porque bien no se pudo localizar a las partes (49 casos) o los implicados no quisieron la intervención de los mediadores (84 asuntos). En cuanto a las tipologías delictivas que se les remitieron, dominan los delitos de lesiones (263), amenazas (144), daños (44) y coacciones (23). Los especialistas en mediación advierten de que cada vez es más frecuente en sus intervenciones detectar como circunstancias influyentes problemas de salud mental (95 casos) y también hubo 30 asuntos en los que se observó influencia de intervenciones de drogadicción y alcoholismo.

Manolo Ledesma, responsable de mediación penal de Aname, habla con pasión de la reconversión obligada del método de trabajo al que la covid les condujo. "Podíamos habernos quedado en casa, pero decidimos ser proactivos. Y lo hicimos con la ayuda de la Fiscalía, de la jueza decana y de la consejería de Justicia. Actuamos por dos razones: primero porque las personas con un conflicto penal durante el confinamiento necesitaban ayuda para superarlo, especialmente porque todos teníamos otra cosa en la cabeza. Y, luego, porque la Justicia tradicional necesitaba más que nunca de la restaurativa, porque cuantos más procesos ayudáramos a resolver menos atasco tendría la Justicia al volver del confinamiento".

la accesibilidad de la mediación 'online' Ledesma recuerda que la mayoría de conflictos se resuelven en menos de un mes porque muchas veces la reacción primera del denunciante es retirar la denuncia y olvidarse del proceso judicial. Y explica que seguramente la pandemia ha contribuido a retirar esas denuncias porque el conflicto humano y penal se ha visto relegado a un segundo plano "por la importancia de la situación sanitaria global". Pero ello "ha permitido también tener otras experiencias hasta ahora nunca vistas. Y así nos introducimos en la mediación online, que ha sido todo un éxito para un servicio en el que llevamos 15 años y donde hemos recibido la felicitación del Consejo General del Poder Judicial. Antes de la pandemia, la mediación era presencial con espacios y horarios determinados y, sin embargo, el confinamiento les ha dado la vuelta. El usuario está más accesible y los horarios son mucho más rápidos y ágiles, con mayor disponibilidad para amoldarnos a los horarios".

La Justicia restaurativa no solo se acomodaba a un contexto distinto y a los nuevos sistemas de comunicación, sino que además había que encontrar la manera de que el sistema cumpliera con todos los requisitos legales para que los acuerdos fructificaran. "Y ahí hemos descubierto otro problema –advierte Ledesma–. ¿Quién tiene en casa un ordenador, con escáner e impresora? Lo que hemos observado es que el 90% de las personas intervinientes solo disponía de un teléfono móvil para poder realizar todos los trámites que se le pedía. Ahí se ve la brecha digital. Por eso, el hecho de compartir documentos por whatsapp a través de esa aplicación se convirtió en el mejor aliado para oficializar los expedientes".

El responsable de Aname resume que, entre las bondades de la resolución alternativa de conflictos, se encuentra el hecho de que permita una mayor flexibilidad que la justicia ordinaria. "En mediación no existe, por ejemplo, la insolvencia. Cuando las partes acuerdan una satisfacción, que puede ser moral en primer lugar y luego práctica. Es decir, puede que una persona no tenga el dinero que le reclamas, pero te puede ayudar a limpiar o colaborar en una mudanza. Esas son ciertas ventajas que tenemos los que trabajamos en este ámbito. Somos flexibles porque las decisiones en esta Justicia dependen de los seres humanos y no de las leyes. La Justicia restaurativa pone el foco en las personas y la resolución de sus asuntos es la que quieren las personas".

Resultado de la intervención en los expedientes cerrados.

  • -Existe intervención: 297 (70%)
  • POSITIVOS: 209 (67%).
  • Negativos: 88 (33%).
  • -No hay intervención: 133 (29%)
  • No se localiza a las partes: 49 (37%).
  • Partes que no quieren mediación: 84 (63%).

Número de personas atendidas por el servicio.

  • 411 varones (58%).
  • 300 mujeres (42%).
  • 711 en total.

Condición jurídica del usuario.

  • 706 personas físicas (99%).
  • 5 personas jurídicas (1%)

Tipo de intervención realizada y terminada en positivo.

  • Mediación (95%):
  • - Directa: 22 (10,5%)
  • - Indirecta: 176 (84%)
  • Círculo (5%):
  • -Círculo restaurativo: 3 (2%)
  • -Círculo restaurativo con intervención terapéutica: 8 (4%).

Contenido de los acuerdos.

  • Disculpas formales: 209/209.
  • Pago a la víctima: 123/209
  • Reparación simbólica:31/209
  • Mutuo respeto: 209/209
  • Renuncia acciones civiles: 209/209
  • No acudir a lugares:6/209.

Razones del no acuerdo.

  • Desacuerdo económico: 45/88
  • Desacuerdo de los hechos: 31/88
  • No reconocimiento de los hechos denunciados: 9/88
  • Otras cuestiones: 3/88

Tiempo entre el inicio y la conclusión de la mediación.

  • Menos de un mes. 156 (53%)
  • Entre 1 y 2 mesess: 99 (33%)
  • Más de 2 meses: 42 (14%)

Circunstancias influyentes detectadas.

  • Drogadicción/Alcoholismo: 30.
  • Exconsumidor: 6
  • Antecedentes penales: 21
  • Enfermedad mental: 95.

Tipologías delictivas remitidas.

  • Acoso: 5
  • Apropiación indebida: 11
  • Amenazas: 144.
  • Coacciones: 23
  • Daños: 44
  • Atentado: 1
  • Estafa: 8
  • Hurto: 15
  • Lesiones: 263
  • Maltrato de obra: 10
  • Maltrato ámbito familiar: 10
  • Usurpación: 3
  • Ocupación: 1
  • Robo: 1

Número de expedientes.

  • 297 cerrados (95%).
  • 17 abiertos (5%)

Momento procesal de la recepción del asunto a mediación.

  • 440 delito leve
  • 4 Procedimiento abreviado
  • 63 diligencias previas
noticias de noticiasdenavarra