Las águilas de Bonelli vuelan ya en Argiñariz

24.06.2021 | 00:39
Representantes del Departamento de Medio Ambiente, de los cazadores, del ayuntamiento y de Guarderio.

El proyecto de Aquila a-life ha reintroducido tres polluelos tras 15 años de ausencia en una zona histórica

Eran esperados como agua de mayo. Tras 15 años de ausencia, el águila de Bonelli ha vuelto a la zona de Girguillano-Etxauri. En concreto, se han liberado tres polluelos, bautizados como Arguiñariz, Guirguillano y Bidaurreta, nombres de las localidades de la zona. Esta iniciativa se enmarca dentro del Proyecto AQUILA a-LIFE, que trabaja en la recuperación de esta especie en peligro de extinción. Los ejemplares, dos machos y una hembra de 78, 42 y 45 días de edad respectivamente, proceden de dos centros de cría en cautividad de Francia y del Grupo de Rehabilitación de Fauna Autóctona (GREFA) de Madrid.

A la suelta de las aves en la localidad de Arguiñariz asistió el Director General de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Pablo Muñoz; El alcalde de Guirguillano, Francisco Javier López de San Román Laño, junto a los vecinos y a los presidentes de las sociedades de cazadores de Echarren, el primer edil de Guirguillano, Rubén Azqueta, y el de Arguiñariz, Pedro Mari Gorritxo y a los técnicos que trabajan en el proyecto.

Los tres pollos de águila de Bonelli han sido liberados con la técnica de jaula-hacking o crianza campestre, con el que pasan a un recinto de aclimatación ubicado en la propia zona de reintroducción, donde permanecerán varias semanas y donde terminarán su desarrollo antes de volver al medio natural.

APOYO VECINAL Desde el pasado mes de mayo, técnicos del proyecto AQUILA a-LIFE trabajan con vecinas y vecinos y también con niñas y niños de Guirguillano y Bidaurreta, en todo lo relativo a esta emblemática especie y las acciones que se van a desarrollar en su entorno. Primero fueron los representantes municipales, cazadores, ganaderos y otros empresarios de la zona quienes conocieron el área, y la visita se repitió después con los más jóvenes. A partir de entonces, la implicación de la población ha sido clave para el desarrollo del proyecto.

Con la introducción de estos nuevos ejemplares, el proyecto continúa su trabajo de protección y recuperación de estas rapaces, ya iniciado y desarrollado con éxito en las zonas de Lumbier y Cáseda, donde en los últimos años se han recuperado al menos, dos de los territorios históricos de la especie: Arbaiun-Leire y la zona de Kaparreta (Gallipienzo). Además, se siguen también los movimientos de al menos otras cuatro águilas de Bonelli liberadas a través de los Proyectos LIFE, que se encuentran en la Ribera del Ebro.

noticias de noticiasdenavarra