Apymas y centros rechazan la jornada continua y piden volver a la normalidad

Las familias creen que existen las mismas garantías sanitarias para ofrecer extraescolares como para volver a la jornada partida

07.09.2021 | 20:10
Miembros del profesorado del IES Sarriguren ultimando la vuelta a las aulas.

La decisión de continuar con la jornada continua en todos los centros de la red pública y concertada de la Comunidad Foral es algo que no ha sorprendido, pero que tampoco ha caído bien entre las familias del alumnado navarro, ni tampoco en los centros académicos.

Las asociaciones de padres y madres, que han encajado esta noticia "con resignación", llevan meses rechazando la imposición de la jornada continua al no entender la motivación sanitaria, puesto que la jornada partida "no aumenta la posibilidad de contagio ya que los grupos estables de convivencia se mantienen intactos".

Un principio que rompería el hecho de añadir la oferta obligatoria de extraescolares hasta las 17.00 horas, así como anunció ayer el Departamento de Educación, ya que aunque estas actividades prioricen el mantener los grupos burbuja, "es algo imposible". Desde Herrikoa, que agrupa diversas Apymas de Navarra, no entienden "la diferencia de participar en la ludoteca, como extraescolar, o en clase de matemáticas en la jornada partida. No tiene ningún sentido y menos un criterio sanitario".

Asimismo, desde la asociación defienden que la transmisión del virus entre los menores, "que se mantuvo a raya el curso pasado, no se da durante las horas lectivas". En este sentido, desde Herrikoa creen que existen suficientes garantías sanitarias para volver a la organización de cada centro previa a la pandemia. Es por ello que no confían en volver a la jornada partida, tampoco pasadas las Navidades cuando el departamento vuelva a valorar esta posibilidad.

Entre sus reivindicaciones, también volvieron a demandar ayudas para las Apymas, "especialmente porque muchos comedores de los centros son gestionados por estas asociaciones. El año pasado lo soportamos, pero este curso estamos en las mismas y necesitamos el dinero", afirmaron desde Herrikoa.

En la contra, las familias valoran positivamente la flexibilización de algunas medidas, así como que vuelvan los juegos de contacto en el recreo, que no haya que almorzar en el aula o que el alumnado de Infantil no esté obligado a usar mascarilla en el patio. Una reivindicación que se debatió el pasado curso en varias reuniones del comité covid, pero que finalmente no se llevó a la práctica. De esta forma, el alumnado de Infantil sólo deberá usar la mascarilla en las entradas y salidas del colegio, y en los pasillos.

Un mes para organizarse


Para la Asociación de Directores Infantil y Primaria de Navarra (Adipna) la inclusión de las extraescolares en este curso escolar 2021-22 es algo positivo en cuanto a que cubre, en parte, la conciliación familiar. No obstante, su portavoz, Juan Carlos Turumbay, reconoció que "organizar estas actividades, en cuanto a horarios, espacios y personal, no será fácil para los centros que no estaban acostumbrados a hacerlo", a pesar de que Educación les haya dado el margen de un mes para poder ofrecerlas desde el 4 de octubre. "Pedimos que se nos avisara con al menos un mes de antelación, porque sino era imposible, y también que estas extraescolares se ofrecieran cuatro días a la semana y no tres como se planteó en un principio", una demanda que el departamento de Carlos Gimeno ha tenido en cuenta en el protocolo de este año.

A pesar de entender la decisión de mantener la jornada continua, desde Adipna aseguraron que los centros "quieren volver a la normalidad, pero tampoco nos gustaría volver a ella y que Educación se retractara en la decisión". Esta cuestión y el resto de dudas y demandas, "que irán saliendo estas semanas", se pondrán en conocimiento del Departamento de Educación con el que se reunirán las directivas de los centros navarros el próximo martes.

noticias de noticiasdenavarra