La presidenta de la CHE dice que las obras de recrecimiento no acabarán hasta el año 2027

María Dolores Pascual defiende la presa como segura y la obra como rentable, aunque “conflictiva y técnicamente compleja”

11.03.2022 | 00:30
La presidenta de la CHE, entre la consejera Gómez y Remírez. Foto: Aguinaga

pamplona – La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), María Dolores Pascual, manifestó que "no hay presa en todo el país con más controles y recursos disponibles para garantizar la seguridad" que la de Yesa y defendió que el recrecimiento fue una buena idea, ya que "es una obra rentable desde todos los puntos de vista". Pascual afirmó, en una entrevista en el programa Cara a cara de Navarra Televisión, que se trata de "una obra conflictiva y técnicamente compleja" y señaló que "ha habido mucha oposición y muchos cambios en la obra tal y como fue diseñada en un principio buscando también menores afecciones ambientales y sociales". "Ha habido complicaciones técnicas como los movimientos de ladera que hubo en 2014, pero se espera acabar antes de 2027", aseguró. Durante la entrevista, Pascual refrendó que el planteamiento futuro en cuanto a energía se basa en "energías renovables como la fotovoltaica y la eólica, pero desde luego también en la hidroeléctrica".

Según señaló, el sistema eléctrico nacional necesita una garantía y una base de generación de energía rápida y eficaz y "esa desde luego es la hidroeléctrica". Por tanto, "se trata de conservar esta energía hidroeléctrica para que sea perfectamente operativa y plantear el desarrollo de aprovechamientos reversibles como balsas, circuitos cerrados, aunque requieran de inversiones importantes".

Por otro lado, María Dolores Pascual afirmó que "el cambio climático es el desafío ambiental más importante al que se enfrenta el planeta, sus efectos se están dejando ya sentir, es una evidencia y todo el mundo es consciente de ello". "Tenemos que prepararnos y anticiparnos para llegar a ese equilibrio que nos permita mantener el nivel de vida con un respeto y protección al recurso hídrico para garantizar la vida del ser humano y de la biodiversidad", expresó.

reservas de sobra en Navarra Pascual reconoció que la falta de lluvias está afectando, pero subrayó que "las precipitaciones en los últimos tiempos nos han permitido tener en la zona norte reservas en los embalses suficientes para garantizar los usos comprometidos del agua dentro de la Cuenca". "Todavía queda abril y mayo para que la Cuenca del Ebro pueda recuperarse con lluvias", dijo la presidenta de la CHE. Mirando a Navarra, tiene claro que la Comunidad Foral "tiene reservas de sobra".

Sobre el uso que la ciudadanía hace del agua, Pascual cree que es una "cuestión de actitud y respeto también por nuestros mayores que han sufrido esa escasez de agua" y el control sobre el consumo es "clave". "En las últimas décadas se han mejorado los sistemas de abastecimiento y saneamiento", afirmó la presidenta de la CHE. Del 1 al 10, Pascual marca con un 6 o 7 la calidad del agua. "Se ha avanzado mucho en la depuración en las últimas décadas y eso ha permitido una mejora de la calidad del agua. Tenemos que seguir trabajando para seguir mejorando en la contaminación", señaló. Pascual defendió que "la CHE garantiza la disponibilidad del agua, pero no la calidad". "El abastecimiento es siempre prioritario a cualquier otro uso", afirmó.

noticias de noticiasdenavarra