Paul Bilbao: "En el tema lingüístico una parte del Gobierno de Navarra se ha buscado otro compañero de viaje: UPN"

07.05.2022 | 00:43
El secretario general de Kontseilua, Paul Bilbao, ayer en el parque de Antoniutti de Pamplona.

Paul Bilbao vincula la norma del PAI al borrador de decreto de uso del euskera y a una política lingüística que sigue condicionando UPN pese a no estar en el Ejecutivo foral

Euskalgintzaren Kontseilua, entidad que agrupa a 30 organizaciones sociales a favor de la normalización del euskera, llama a la ciudadanía navarra a participar en la manifestación convocada esta tarde en Pamplona para denunciar "la actitud euskarófoba" del PSN al frente del Gobierno foral con el respaldo de Navarra Suma. Bajo el lema No menospreciar a la ciudadanía, eskubideak guztiontzat, la marcha saldrá a las 17.30 horas desde el parque de Antoniutti.

¿Qué motivos le han llevado a Kontseilua a salir a la calle?

–En un principio convocamos la manifestación para denunciar el borrador de decreto del conocimiento del euskera en las Administraciones Públicas. Hicimos una lectura muy crítica porque entendemos que supone un retroceso y no responde al verdadero objetivo que debería tener y es que la Administración pública garantice los derechos lingüísticos de las personas vascoparlantes. Y en este impasse ha surgido la normativa del PAI aprobada por el Parlamento con los votos de Navarra Suma y PSN. Creemos que el Gobierno foral, o mejor dicho determinados partidos que lo componen, utilizan la excusa del inglés para poner en práctica medidas euskarófobas.

¿Por qué cree que este decreto del PAI supone un nuevo ataque al derecho a estudiar en euskera?

–Creemos que al Gobierno de Navarra les corresponde fomentar las lenguas propias y después que el alumnado tenga conocimiento del mayor número de lenguas extranjeras. Sin embargo, a día de hoy sigue habiendo miles de alumnos y alumnas que terminan la educación secundaria obligatoria sin tener ninguna noción de euskera. Y teniendo este déficit ahora lo que proponen es un modelo de inmersión en inglés, al que dan todo tipo de facilidades. Todos sabemos que el programa PAI fue creado para frenar la expansión del modelo D, tal como reconoció en su momento la que fuera presidenta del Gobierno de Navarra. Tenía una intencionalidad clara y se mantiene.

Usted hace hincapié en la contraposición euskera-inglés que impulsa el Gobierno foral, algo que parecía superado dada la estabilidad del programa PAI presente en 116 centros educativos. De hecho, los grupos políticos y sindicatos contrarios a la norma se han referido más a la inseguridad jurídica que a otras cuestiones...

–Nosotros no hemos entrado en el aspecto jurídico sino que hacemos una valoración política. Creemos que, más allá de las lagunas jurídicas que las tiene, esta legislación del PAI, sumada al borrador de decreto del conocimiento del euskera en la Administración, tiene una intencionalidad política clara. Este programa nació con una función y la sigue teniendo. Nosotros lo encuadramos en la política lingüística de una parte del Gobierno foral. Se ha visto que ha sido un tema de desacuerdo entre socios. Es cierto que en Navarra hay un Gobierno de progreso pero en el tema lingüístico se están buscando otro compañero de viaje que es UPN.

¿Cree que la conversión del programa PAI en modelo y la nueva normativa que han aprobado, según dicen, para estabilizar plazas docentes puede perjudicar al modelo D?

–Sí porque según en que zonas de la Comunidad Foral matricular a tus hijos o hijas en el modelo D es una decisión muy consciente porque supone mucho esfuerzo para las familias (dificultades para el transporte, inseguridad...). En esta última legislatura, por ejemplo, el Departamento de Educación ha puesto muchos obstáculos al modelo D. Se vio en Mendigorria donde sudaron sangre para que les abrieran una línea. Sin embargo, el PAI te lo ponen en bandeja. Y eso repercute, como es lógico. Por eso crearon ese programa en su día, para frenar la expansión del modelo D, y ahora lo que están haciendo es recuperar esa forma de actuar, de anteponer el inglés al euskera como si fueran elementos antagónicos, como si hubiera que elegir entre el inglés y el euskera. UPN, bueno Navarra Suma, sin estar en el Gobierno, está condicionando las políticas lingüísticas de la Comunidad Foral.

Ustedes vinculan esta normativa del PAI con el borrador de decreto de uso del euskera en la Administración, que consideran un "retroceso" en los derechos de las personas vascoparlantes.

–Así es. ¿Cómo consigues que el modelo PAI sea exitoso? Haciendo que saber euskera no tenga valor en la Administración. Si para trabajar en la Administración Pública no se puntúa el conocimiento del euskera y lo que se valora es saber inglés desde una perspectiva pragmática las familias apostarán por matricular a sus hijos e hijas en el PAI. Y hay algo que me sigue asombrando y es que haya sectores a los que les parece discriminatorio que se valore el conocimiento del euskera y, sin embargo, no les parece discriminatorio valorar el inglés, francés o alemán cuando no son lenguas propias de Navarra. A ningún ciudadanos se le reconoce el derecho a usar esas lenguas en la Administración Pública y no se ve discriminatorio. Me parece surrealista. Y quiero aclarar un asunto. Desde diferentes sectores se quiere ver el conocimiento del euskera como un privilegio a la hora de entrar a la Administración Pública pero nosotros no lo hacemos desde la perspectiva del trabajador sino que ponemos el foco en el servicio que esa persona ofrece y con el que se garantiza los derechos lingüísticos de la ciudadanía vascoparlante. Sin embargo, este borrador de decreto no sólo supone un retrosceso con respecto al anterior, aprobado por el Gobierno del cuatripartito, sino también con respecto a la normativa que aprobó UPN en 2004.

Un decreto que, por cierto, sigue sin aprobarse y ya han pasado tres años...

–Sí es algo que ya hemos denunciado. Los tribunales anularon algunos artículos hace casi tres años y aún seguimos en fase de borrador. Al principio de la legislatura nos dijeron que estaba preparado pero seguimos sin normativa. Y en estos años ha habido muchas OPE pero como había un limbo jurídico y varios artículos anulados en ninguna se ha valorado el conocimiento del euskera. Nos sorprende las distintas velocidades del Gobierno foral ya que con este decreto llevan tres años y la normativa del PAI se la han ventilado en tres semanas. Primero alegaron que era para estabilizar plazas, ahora se va a pedir el nivel C1 de inglés para acceder a las nuevas plazas y, para contentar a Navarra Suma, van a dar pasos para convertir el programa PAI en modelo.

"¿Cómo consigues que el PAI sea exitoso? Haciendo que el conocimiento del euskera no se valore para trabajar en la Administración"

"Me sorprende que haya gente que ve discriminatorio valorar el euskera y no el inglés o francés, que no son lenguas propias de Navarra"


noticias de noticiasdenavarra